Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Kosovo: Crimen sin castigo

In Actualidad on 16 abril, 2011 at 0:01

Elsa Claro


Las primeras pruebas periciales obtenidas en la comarca albanesa Fushë Kruja, cercana al aeropuerto de Tirana, fueron misteriosamente eliminadas hace años. Pese a ello, hay testimonios, obtenidos por investigadores de varias nacionalidades, que usando modernas técnicas forenses lograron obtener huellas de sangre sobre paredes luego pintadas y ocuparon material clínico y anestésicos en una casa de la localidad. Rastros, en definitiva, de que allí fueron ultimados prisioneros serbios a quienes sacaron sus órganos para venderlos en lo que fue un lucrativo y horroroso negocio, a cargo del Ejército de Liberación de Kosovo con cierta connivencia de algunas autoridades del país sede. Es de lamentar que la indagación se frenara y su resultado no fuera tenido en cuenta entonces.

Según Carla del Ponte, la primera fiscal que tuvo el Tribunal especial sobre Yugoslavia, ella recibió esos datos, pero no estaba al alcance del órgano que dirigía, comprometerse en investigaciones sobre el tema, pese a las denuncias realizadas por familiares de las víctimas.

Según afirma en el libro que publicó hace unos 3 años, el jefe de la misión de la ONU, Bernard Kouchner, así como al general francés Valentin, entonces comandante en jefe de la Fuerza de Kosovo (KFOR), la apremiaron a que no indagara nada sobre el comprometedor expediente que involucraba a quines fueron aupados a cargos y reconocimiento inmerecidos.

Quizás para guardarse las espaldas ella afirma en esas memorias: “Estoy segura de que los responsables de la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo e incluso de la KFOR temen por su vida y por la vida de los miembros de sus misiones”. Tales consideraciones, como quiera se miren, indican que no desconocía cuán peligrosos eran los encartados si podían lesionar a las tropas internacionales.

EL INFORME DICK MARTY

Debe quedar claro que este diputado y juez suizo no es un hombre de izquierda ni anti norteamericano. Pertenece al Partido Radical, una formación política conservadora de su nación, pero a juzgar por su actuaciones en otro encargo que le diera la Consejo de Europa, mediante el cual puso al descubierto, de forma abundante y documentada, la existencia de cárceles secretas en territorio del viejo continente, donde se torturaba a personas secuestradas, y la valentía empeñada en sostener el resultado de sus indagaciones, lo califica como persona honesta.

Las pruebas están ahí, sólo hay que ir a buscarlas”, dijo al presentar su informe sobre el tráfico de órganos en Kosovo. Una pesquisa anterior fue realizada por la Fiscalía serbia para Crímenes de Guerra, en el 2003. Entre diferentes elementos figuran los testimonios de ocho ex guerrilleros del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) participantes en el transporte, enterramiento y hasta el traslado mismo de órganos extraídos de prisioneros recién asesinados, al aeropuerto de Tirana, rumbo a Estambul. Esos datos fueron verificados por Marty, quien los adiciona a su dossier.

El rastreo sobre el terreno, a pesar del miedo de muchos a dar alegato, permitió completar los macabros sucesos que estuvieron ocurriendo desde finales de los años 90 y hasta después de que la OTAN o la ONU dispusieran su personal en el enclave. Según el resultado, eran raptados de preferencia serbo-kosovares, pero también gitanos y otras minorías, incluyendo a algunos albano-kosovares que no estaban de acuerdo con el ELK y sus métodos. El total oscila entre más de 100 y hasta 500 víctimas.

Algunas deposiciones de partícipes, dan escalofríos, porque aluden a que antes de establecer esta empresa comercial se les permitía atropellar a los prisioneros, romperles brazos y piernas, abusar de ellos. Después les dieron orden de tratarlos bien y alimentarlos mejor. Eran sometidos a estudios médicos y llegada la hora de una solicitud, que lo mismo podía provenir de Canadá que de Israel, el candidato era ultimado y se le extraían los órganos para trasladarlos incluso en vuelos aéreos regulares.

Es de notar que Serbia pidió que un tribunal independiente se ocupara del caso, pero Estados Unidos usó su veto en el Consejo de Seguridad, negándose a que se removiera la cuestión. De no haber sido promovido por los euro-diputados, bajo presión de las autoridades serbias y de allegados a las desaparecidos, sería uno entre tantos sumarios pendientes que no se cansa de abrir el imperio.

Tras 2 años de trabajo, Marty concluyó que el actual primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, era el “jefe de una red criminal involucrada en el tráfico de armas, drogas y órganos humanos”. Ese tráfico de órganos fue organizado por el “grupo de Drenica”, como llamaron a un clan del ELK dirigido por Hashim Thaci, y su asesor en materia de salud Shaip Muja.

El 21 de diciembre pasado el rotativo serbio Politika, publicó declaraciones del capitán canadiense Stu Kellock, quien se había desempeñado como jefe del Departamento de Policía de la MINUK y quien dijo a ese diario: “No puedo afirmar que Kouchner conocía el tráfico de órganos, pero es imposible que no haya tenido información sobre el crimen organizado en Kosovo” pues entre las tareas principales de las misiones que nos asignaron, estuvo o está la lucha contra el crimen organizado. A todas luces sin el menor éxito.

¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

Por estos días se anunciaba con escasa prosopopeya el nombramiento de una mujer, Atifete Jahjaga, vicejefa de la policía, como presidenta de Kosovo. Con eso concluía una batalla interna que se iniciara con denuncias de fraude tras los comicios parlamentarios recientes. Es de notar que en las deliberaciones a coto cerrado para la designación, estuvieran el embajador norteamericano en Prístina, Christopher Dell y el emisario de la UE, Peter Feit, ambos activos participantes en esas negociaciones. Como jefe del gabinete kosovar continúa Hashim Tachi.

Cuando el encartado participó de los comicios de Kosovo en noviembre del 2007, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos aún lo tenía clasificado como terrorista (UMD Terrorist Organization Member Profile: Hashim Thaci) y desde mucho antes, publicaciones norteamericanas habían aludido a la participación de este individuo en altas capas de la mafia albanesa, que desde finales de los años 90 empleó los réditos del narcotráfico en Europa para financiar al ELK, grupo paramilitar elevado a categoría de movimiento de resistencia , por William Clinton.

Más recientemente, e incluso antes de las denuncias que en Diciembre del 2010 expusiera en todo detalle el investigador Dick Marty, los servicios de inteligencia alemanes elaboraron un texto acusando a Thachi, y otras prominentes figuras albano-kosovares de vínculos, anteriores y actuales, con el crimen organizado del enclave autoproclamado independiente y nexos similares con las mafias checa y albanesa.

Pero la historia de Thaci y sus relaciones con Estados Unidos no comenzó a inicios de enero del 2008 cuando asumió el cargo de primer ministro. Aunque eran otras las figuras opositoras a Milosevich por aquella época, Thaci fue presentado por Washington como principal interlocutor en las negociaciones de Rambouillet, Francia, aunque el nacionalista albanés registrado hasta entonces fue Ibahim Rugosa. Eso ocurre en 1999, poco antes de darle inicio a los sabidos bombardeos sobre la ya troceada pero todavía República de Yugoslavia.

La intervención del gobierno estadounidense en los asuntos serbios, seguido por los europeos, se basó -como fue comprobado más tarde- en una reiterada maña: manipulación de datos y cifras, en esta oportunidad, partiendo de una hipotética limpieza étnica a cargo del ejército federal. No es lo mismo, pero se parece, al argumento usado para bombardear Libia.

Al término de los golpes aéreos sobre infraestructura y objetivos civiles, Kosovo queda en manos extranjeras. Permitieron que Rugova, ascendiera, solo de momento, como controvertida representación, subordinada a las tropas ocupantes. Rugova muere (algunos dicen que fue asesinado, junto con algunos de sus cercanos) y se realizan otros movimientos políticos hasta que Thaci obtiene el poder.

Los dirigentes de la Unión Europea le habían advertido que no proclamara la soberanía de la provincia serbia sin previa consulta con ellos, pero apenas un mes después de asumir un mandato logrado con apenas el 32% de los votos ciudadanos, el 17 de febrero de 2008, anuncia la secesión.

Todavía se discute la legitimidad de ese acto que, pese a los reclamos de Belgrado, concluyeron con la santificación del hecho por la corte de la Haya, para una separación con apoyo, como todo lo demás, de EE. UU. pero que no aceptaron todos los países.

No es fácil explicar que Thaci se mantenga en el cargo cuando Eulex (Misión Europea de Policía y de Justicia en Kosovo) detuvo a ocho albaneses ahora en abril, todos viejos miembros del ELK, entre ellos varios altos funcionarios, bajo sospecha de cometer crímenes de guerra. Ya se sabrá si como consecuencia del Informe Marty y vinculados a los citados asesinatos. No es imposible que salgan a la luz delitos más recientes. Digo, si no ocurre como con el Tribunal que inaugurara la del Ponte, donde todos los albano-kosovares procesados salieron libres porque los testigos en su contra no fueron a la corte a declarar o murieron. La casualidad excesiva resulta increíble. Sobre todo cuando son absueltos criminales confesos y a otros, como puede verse, ni siquiera les llevan a juicio.


[Fuente: CubaDebate]




Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: