Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

La espada de Damocles del déficit fiscal estadounidense

In Actualidad, Economía on 18 abril, 2011 at 0:00

El déficit fiscal estadounidense, cercano al 11% del Producto Interior Bruto (PIB), cual espada de Damocles, pesa sobre las cabezas y quita el sueño a demócratas, republicanos y a la población del país en general. Largo fue el debate entre el presidente Barack Obama y líderes republicanos para llegar a un acuerdo sobre recortes de gastos en el plan 2011 y están a la vista mayores discordias en torno al presupuesto del año fiscal 2012 y la elevada deuda federal.

Durante tres semanas las propuestas por acápites de gastos del año actual ascendieron y descendieron en prolongados debates en el Congreso. La Casa Blanca mantuvo la propuesta de una poda de 33.000 millones, vetada por la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, que a última hora apostó por 40.000 millones de recortes. Al final hubo consenso a favor de 38.500 millones de dólares, ello frenó una parálisis del Gobierno y propinó fondos al Estado para funcionar hasta el 30 de septiembre, cuando concluya el año fiscal 2011. Según Obama esa cifra constituye el mayor recorte en la historia de Estados Unidos.

Estos días comenzará otra batalla sobre el proyecto fiscal 2012 -que regirá a partir del 1 de octubre- y tanto Obama, como el republicano Paul Ryan, líder Comité de Presupuesto, hicieron públicas sus respectivas propuestas.

La directiva política presidencial asume recortes de 1,1 millones de millones de dólares en 10 años, según la televisora CNN, contra cuatro millones de millones presentado por los representantes republicanos para igual periodo. Obama busca, según dijo, “un equilibrio entre el dolor de la reducción del déficit y la necesidad de impulsar la inversión“, en tanto Ryan alega que la intención es “frenar la inminente crisis de deuda estadounidense“.

El plan republicano, que de cierta forma es el reverso del proyectado por los demócratas, persigue reducir impuestos a empresas y a los ciudadanos más ricos. Presiona, además, sobre gastos en salud y modifica programas de seguro de enfermedad para personas de la tercera edad (Medicare) y los más pobres (Medicaid).

Los liberales del Congreso consideraron la idea republicana como un “asalto a los pobres, a los discapacitados y los ancianos“. Pero también la deuda pública, superior en 14 millones de millones de dólares, doblegará voluntades en el Congreso la próxima semana, para lograr un acuerdo que eleve el límite de endeudamiento antes el 16 de mayo próximo, para evitar al gobierno caer en una cesación de pago.

Los ajustes de gastos, en medio de una recesión económica todavía presente, y elevado desempleo, explican las protestas populares desatadas desde el inicio del año a instancia de los sindicatos. Brotaron en Wisconsin y se extendieron a una veintena de estados de la Unión para exigen “políticas para los más y no para los menos“. El descontento surge porque los ajustes fiscales pesan sobre grandes multitudes -trabajadores públicos, maestros, policías, bomberos, personal de servicios- en seguro de salud, prestaciones y pensiones.

Desde estas mayorías los debates también son arduos y extensos, y abundan comentarios de expertos y observadores de que ni a Obama ni a los republicanos importa mucho el déficit y la deuda. Al presidente le preocupa su reelección en las elecciones de 2012 y para proyectar una mejor imagen debe trabajar en el saneamiento fiscal. En su artículo “Todo de un tiro sobre el déficit fiscal de Estados Unidos”, The Financial Times señaló que los republicanos apuntan a reducir el gasto más allá del costo social, coartar intentos de subir impuestos, y con ellos, levantar a Obama de la silla presidencial.


[Fuente: Prensa Latina]




Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: