Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

El pacto de pensiones es pauperizacion de la vejez

In Actualidad, Laboral on 21 abril, 2011 at 0:02

Juan Rafael Lorenzo
Secretario Político del Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC)


POR UN 1º DE MAYO QUE ORGANICE FUERZAS PARA GANAR PAN, TRABAJO Y DERECHOS

Podríamos decir que, en el capitalismo, la correlación de fuerzas se mide por la mayor o menor capacidad que tiene el poder de la burguesía para aumentar las rentas de capital y disminuir las rentas de trabajo, la mayor o menor capacidad para acrecentar la tasa de plusvalía que se apropia el capital. La lucha de clases es, por tanto, constante e implacable. En esa lucha interviene, como factor determinante, el posicionamiento ideológico y la dirección política.

El pacto firmado el 2 de febrero revela la debilidad ideológica y política a que ha sido conducida la clase obrera del Estado Español desde los pactos de la Moncloa (1976). Junto a éstos, el pacto del 2 de febrero es un punto culminante del despojo causado a la clase obrera y los sectores populares. Es otro significativo resultado de la transición monárquica española.

La matriz política del llamado pacto de pensiones la puso el Banco Mundial, institución al servicio del gran capital transnacional, que, en 1994, trazaba línea de acción con esta claridad: “El primer paso es reformar el pilar público retrasando la edad de jubilación y recortando el nivel de prestaciones… El segundo paso es crear el pilar privado” comenzando por “empequeñecer el pilar público de forma gradual”. Matriz política para el objetivo económico de concentrar en manos privadas –planes de pensiones- la enorme masa de capital generada por las cotizaciones.

La OCDE, en su informe sobre el Estado Español de diciembre de 2010, expresaba así la directriz privatizadora: “El bajo nivel de contribuciones a las pensiones privadas podría ser una consecuencia de las generosas dotaciones que ofrece el sistema público”. El pacto del 2 de febrero levanta los obstáculos al achicamiento del sistema público y abre la puerta grande al engorde de los fondos privados de pensiones. Dada la inevitable tendencia especulativa del capitalismo financiero y la inherente volatilización de capitales que conlleva, lo que CCOO y UGT han firmado es la pauperización de la vejez, que tendrá un impacto brutal sobre la actual juventud obrera y sobre otros sectores obreros sometidos al empleo intermitente, jornadas parciales e incorporación tardía al empleo.

Un mayor empobrecimiento es el futuro de las pensiones que garantiza el pacto del 2 de febrero. Por ello, es urgente cambiar la correlación de fuerzas: o sea, fortalecer ideológica y políticamente a la clase obrera de la única manera que la experiencia certifica: ganando el Partido Comunista influencia de masas.




Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: