Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Rusia necesita una “revolución” para conservar el liderazgo en el mercado mundial de carros de combate

In Actualidad on 22 abril, 2011 at 0:00

Armando Pérez


A mediano y largo plazo, Rusia puede perder el liderazgo en el mercado mundial de tanques y vehículos blindados si su industria no desarrolla una gama más amplia de productos modernos, de características operaciones más flexibles, y por supuesto, precios más competitivos. Por un lado, se puede afirmar que la exportaciones de tanques de fabricación rusa marcha viento en popa, porque en la actualidad, Rusia ocupa el primer lugar por la cantidad de carros de combate vendidos en el mundo.

Pero al mismo tiempo, en los últimos años, las empresas rusas han perdido una tras otra, varias licitaciones importantes para la venta de tanques y vehículos blindados, señal que ha despertado justos recelos en ciertos sectores del complejo industrial bélico ruso.

Según un informe reciente elaborado por el Centro de Análisis de Moscú, entre 2006 y 2009 Rusia exportó 482 tanques por un monto de 1.570 millones de dólares, ocupando, por unidades, el primer lugar en el mercado mundial.

El segundo lugar fue para Alemania que vendió 292 tanques por un monto de 3.030 millones de dólares, y el tercer lugar le correspondió a Estados Unidos que exportó 209 unidades con un reembolso de 1.500 millones de dólares.

De lo anterior se deduce que en el mercado de tanques pesados, la ventaja principal de los carros de combate ruso es su bajo precio.

A corto plazo, las perspectivas son optimistas, pues entre 2010 y 2013, la cuota de tanques rusos en el mercado mundial comprende al menos de 859 unidades por un valor de 2.750 millones de dólares.

Este pronostico incluye el cumplimiento de contratos ya firmados y también los planes anunciados oficialmente por los gobiernos de ciertos países de comprar y fabricar bajo licencia tanques rusos.

La mayor parte del aumento de las exportaciones de tanques rusos en los próximos años se realizará por pedidos hechos por India.

Según fuentes oficiales, el ejército de tierra de India planea contar con al menos 2.000 tanques rusos T-90S. Según un contrato suscrito en 2001, India ya recibió 310 de estos tanques, en 2007, compró 347, y entre 2014 y 2019 adquirirá otras 600 unidades.

Además de India, entre 2006 y 2009 firmó contratos para la venta de tanques a Argelia, Venezuela, Azerbaiyán, Chipre, Uganda y Turkmenistán. Según los contratos estos países recibirán tanques T-55, T-72 MIM, T-80U y T.90S.

Pero después de que concluyan los contratos con India y Argelia, Rusia quedará son clientes importantes y la venta de tanques puede disminuir considerablemente en momentos cuando su industria militar carece de modelos de tanques y vehículos blindados modernos y competitivos.

Según un informe elaborado por expertos del Centro ruso de Análisis Estrategia y Tecnología, la industria nacional de tanques, tecnológicamente se vuelve obsoleta porque no puede reaccionar de forma adecuada a las necesidades del mercado mundial.

Durante un simposio celebrado a comienzos de abril en Moscú, los expertos destacaron que los procesos de modernización de los modelos actuales de tanques rusos avanzan muy lentamente mientras que otros países a partir de modelos de tanques soviéticos antiguos con más éxito han logrado desarrollar ofertas nuevas que por sus características y precio, suponen una competencia muy seria frente a los tanques rusos.

Así en 2002, con el tanque T-90S Rusia perdió un concurso convocado por el gobierno de Malasia para la comprar de 48 tanques al final fue adjudicada a Polonia que presentó su tanque RT91M, una versión modernizada del tanque soviético T-72.

Entonces, los expertos rusos explicaron el fracaso con el hecho de que para el concurso, los T-90 no pudieron incluir mejoras en blindado y en ciertos sistemas de control.

La lenta modernización de los T-90S y el alza de su precio, influyó en que China con su tanque TV1A/MVT2000 desplazara a Rusia en la licitación para la compra de 150 carros de combate convocada por el gobierno de Marruecos.

El descalabro sufrido por Rusia en la licitación marroquí dejó pasmados a fabricantes y funcionarios rusos responsables de la venta de armas porque nunca pudieron imaginar que perderían el concurso ante el tanque chino.

Lo que pasa es que tanto el T-90S ruso como el TVA1 chino son modelos fabricados a partir del tanque soviético T-72, y desde el punto de vista operativo, el T-90S es un tanque muy superior al TV1A, que tiene con características similares a tanques rusos T-80 UMS.

Según expertos rusos, las empresas chinas han modernizado su cadena de producción de forma que pueden satisfacer las exigencias de sus compradores al momento de establecer los parámetros tácticos operativos de los tanques, teniendo en cuenta necesidades concretas.

Como resultado, los chinos actualmente ofrecen en el mercado una amplia gama de modelos cuyas desventajas tácticas se compensan con los bajos precios y viceversa, multiplicando las posibilidades de elección al cliente.

Es decir, en las condiciones actuales, la capacidad del productor de satisfacer las necesidades concretas del comprador supone un criterio prioritario a la hora de adquirir carros de combate y carros blindados en capacidad de instalar una amplia gama de armamento, autonomía de funcionamiento, velocidad y otros parámetros.

Tal vez eso explica otro fiasco sufrido por Rusia en la licitación convocada el pasado mes de marzo por el ministerio de Defensa de Tailandia para la adquisición de 200 tanques para sus fuerzas armadas por un monto de 231,1 millones de dólares.

En esta ocasión, el gobierno de Tailandia apostó por los tanques ucranianos T-84U “Oplot”, con características tácticas y de combate inferiores al ruso T-90S.

Según expertos, el criterio para rechazar el tanque ruso no es precisamente el precio. En dependencia del armamento y otros equipos, el costo de un T-90S oscila entre los 2-2,5 millones dólares y en la categoría de este tipo de tanques, el único vehículo realmente más barato es el VT1A chino cuyo precio fluctúa entre 1,4-1,8 millones de dólares.

Aunque con características diferentes, el tanque polaco RT91M cuesta entre 2,7 – 3 millones de dólares y el ucraniano T-84U 2,5 y 4 millones, aunque ciertas fuentes aseguran que para ganar el contrato tailandés, Ucrania tuvo que hacer un descuento excepcional y entregar sus tanques a 1,2 millones de dólares cada uno.

Al analizar la situación, círculos gubernamentales y empresas del sector se pronuncian por una verdadera revolución en el sector bélico industrial ruso que permita la pronta implantación de proyectos de modernización de los modelos actuales de tanques.

La reforma también incluye la creación de una red fiable y eficaz de mantenimiento, venta de piezas de recambio y garantía de funcionamiento de los tanques vendidos, una componente que las empresas prácticamente desconocen y que en el mercado mundial es tan importante como la compra misma de carros de combate.

Las empresas responsables de la exportación de armamento también deben de actualizar la gestión de mercadeo y ofrecer al cliente todas las variantes posibles al momento de adquirir tanques y carros de combate.

Solo en estas condiciones, Rusia podrá conservar el liderazgo en el mercado mundial de carros de combate.


[Fuente: RIA Novosti]




Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: