Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Cuando se despeja la niebla electoral: carta abierta a Manuel Rodríguez Hernández (II)

In Actualidad on 30 mayo, 2011 at 9:43

Pablo Ojeda Déniz
Militante de base de Izquierda Unida Canaria (IUC)


Las declaraciones del candidato de la coalición progresista X Tenerife a la alcaldía de La Laguna, Santiago Pérez, referentes a una política de pactos completamente abierta en el Ayuntamiento de La Laguna, para resolver la situación de carencia de mayoría absoluta de CC, rompen la situación de espera de acontecimientos en IUC, al tiempo que pueden agravar la crisis interna de esta organización, de forma irreversible.

Santiago Pérez propone una alternativa progresista en La Laguna conformada por PP, PSOE, X Tenerife y ASSP (Revista Digital San Borondón, 13 de mayo de 2011), para desalojar a CC en el consistorio lagunero. Santiago Pérez contempla, además, en una información a El Día (14 de mayo de 2011), no descartar ninguna opción, “ni siquiera pactar en solitario con CC”.

Estas declaraciones dibujan un escenario similar al de ICAN en 1991, cuando uno de sus dirigentes (José Carlos Mauricio) expuso, poco después de las elecciones locales, una amplia política de alianzas, que le llevó primero a pactar con el PP en el Ayuntamiento de Las Palmas G. C. y en el Cabildo de Gran Canaria, y a conformar poco después una alianza permanente con ATI para dar lugar a Coalición Canaria.

En este contexto, el coordinador insular de IUC en Tenerife, Ramón Trujillo, se limita a constatar que las declaraciones de Santiago Pérez son “supuestos teóricos”. Como entenderá, Sr. Rodríguez, esto puede ser la gota que colme el vaso.

Respecto a lo que ha pasado en Tenerife se confirman los peores presagios. He hablado con militantes de IUC con relación a los problemas internos de la organización; algunos me han escuchado y otros no me han escuchado. Me limitaré a plantearle las siguientes preguntas, sr. Rodríguez, sin ninguna acritud:

A. ¿Por qué una parte de la militancia de IUC no conoce el artículo de Ramón Trujillo Pacto por la democracia en Canarias?

B. ¿Por qué una parte de la militancia de IUC no sabe ahora, o no quiere saber, que existe en Canarias un tope insular del 30% y otro del 6% para acceder al Parlamento de Canarias?

C. ¿Por qué una parte de la militancia de IUC ignora que IUC no se ha presentando en Tenerife al Parlamento de Canarias y que Santiago Pérez ha sido candidato al Parlamento de Canarias por Nueva Canarias y al Ayuntamiento de La Laguna por IUC, con Socialistas por Tenerife haciendo de enlace?

Considero que la información que se desprende de estas preguntas es relevante para clarificar el debate interno de IUC y, particularmente, cuando tenemos un problema que hay que abordar en el análisis de los resultados electorales, que para IUC pueden ser buenos, pero que también arrojan sombras amenazantes. Por ejemplo, IUC obtiene el 2,47% y 22.695 votos en las municipales en toda Canarias, pero sólo el 0,76% y 6.889 votos al Parlamento de Canarias. Sucede que con Nueva Canarias hay un caso peculiar: Nueva Canarias suma 51.230 votos y el 5,56% en las municipales en toda Canarias, mientras que al Parlamento de Canarias sube a 82.318 votos y al 9,08%.

El desajuste se explica porque cerca de veinte mil votos de IUC y sus aliados en Tenerife se han desplazado a Nueva Canarias en las autonómicas; por tanto, IUC en Tenerife ha aportado una reserva importante de votos para que Nueva Canarias y el PIL estén en el Parlamento de Canarias, superando conjuntamente la barrera del 6%, porque ambas fuerzas quedaron bien lejos del 30% insular en Gran Canaria y Lanzarote. Éstos son los hechos. Gracias a nuestro voto en Tenerife el PIL está en el Parlamento autonómico.

Sr. Rodríguez, el proceso de autocrítica en IUC será largo, duro y difícil, y sin descartar el peligro de una ruptura definitiva. Se ha impuesto sin debate a la militancia el modelo de pactos de IUC en Tenerife, por parte de los dirigentes federales de IU Enrique Santiago y Miguel Reneses, y éstos han dicho que ese modelo es un “prototipo” para IU en todo el Estado. El propósito no es otro que convertir a IU en un proyecto similar a Los Verdes de Alemania, ubicado en el centro, y con una política de alianzas totalmente abierta a pactos a derecha e izquierda.

Los procesos revolucionarios, por duros que hayan sido, siempre tuvieron una constante a lo largo de la Historia: la depuración de los elementos vacilantes, cuestión que parte de una necesidad objetiva: que el movimiento avance para que la gente viva mejor. En un momento de recrudecimiento de lucha de clases en España y en el mundo es absurdo llegar a esta situación en IUC. Es insólito pedir el voto de este nuevo movimiento juvenil que ha surgido en toda España, al tiempo que se trata de colaborar con fuerzas políticas objetivamente neoliberales en las instituciones canarias.

Las fuerzas de la izquierda alternativa en Europa durante los últimos cincuenta años participaron en la construcción del Estado del Bienestar, que combinaba derechos sociales con formas de participación democrática. Pero al abandonar progresivamente la tensión anticapitalista, se fueron incorporando a la élite política, que en Occidente es una facción de la clase dominante: la oligarquía financiera. Al interior de esas fuerzas políticas, se fue generando una fuerte resistencia de la militancia de base, con mayor o menor efectividad, y la burguesía, que se fue incrustando en nuestras estructuras partidarias, creó un armazón de poder fundamentado en el burocratismo, el verticalismo y el electoralismo.

Como afirman dos teóricos marxistas de la democracia participativa (MACPHERSON, INGRAO), la democracia representativa por sí sola, excluyendo las formas de democracia directa (referéndum, revocación de cargos ejecutivos, presupuestos participativos, asambleas populares…), no es más que la legitimación que necesita la burguesía, cada cierto tiempo, de un orden capitalista desbocado que actualmente se ha embarcado en una carrera de destrucción de derechos de las personas y que ha llevado al planeta a una situación alarmante desde el punto de vista ecológico.

Por tanto, la estructura interna de las organizaciones anticapitalistas debe ser democrática, con libre información, y la política de alianzas debe estar en consonancia con un proyecto de ruptura socialista del sistema.

Sr. Rodríguez, le puedo asegurar que no me doblego ante sus amenazas y las amenazas de la dirección federal de IU. Si algunos pretenden traicionar la confianza que doscientos mil nuevos votantes han depositado en las candidaturas de IU que lo intenten, pero deben saber en todo momento que la liquidación interna de IU pasará por la inevitable expulsión de miles de militantes en todo el Estado, proceso que ya está en marcha. Si la dirección federal tratara de imponer a IUC otro acuerdo electoral con la neoliberal Nueva Canarias para las legislativas, sepa usted que nunca más volveré a votar por IUC.

Sin otro particular, atentamente,

Pablo Ojeda Déniz, militante de base de IUC



No en mi nombre: carta abierta a Manuel Rodríguez Hernández





Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: