Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Julián Conrado, Chávez y la lealtad

In Actualidad, Represión on 15 julio, 2011 at 0:01

Manuel Olate
del Partido Comunista de Chile (PCCh)


COLUMNA SOBRE EL GUERRILLERO VALLENATO

Desde su pueblo Turbaco, desde donde aseguraba se veía Santa Marta hasta La Sierra Nevada, Julián Conrado hizo un largo recorrido. Contaba que antes de terminar la escuela ya lo habían amenazado de muerte y sindicado de comunista. Aseguraba que de tanto señalarlo lo transformaron de simple estudiante con predilección por la bohemia y la música vallenata en un militante de las causas de Tirofijo.

Malo para los tiros, buenísimo para acertar con sus letras sobre los ancestrales enemigos de su Colombia natal. Lo entrevisté en febrero del 2008 en la selva ecuatoriana, no supe más de él hasta hace unas semanas atrás.

Subían a grabar a la montaña los mejores vallenateros de la época, me comentaba. Acordeonistas, guacharacheros y guitarristas grababan clandestinamente sus acordes para que Julián pudiese hacer sus pistas.

Conrado es el más rebelde entre los rebeldes. Cuando en el Caribe le llamaron la atención porque en algunas canciones usaba un lenguaje demasiado coloquial, se rebeló y decidió no grabar si insistían en llamados de atención muy parecidos a la censura. Por supuesto, se resolvió a su favor. El pensamiento crítico y la disidencia en ciertos temas, como en las canciones -y sobretodo en las canciones, tema demasiado serio para tomarlo a la ligera- siempre será bienvenido dentro de cualquier revolución.

Hace unas semanas fue detenido en Venezuela, en la patria bolivariana, el comandante Julián Conrado. Contrariando su naturaleza, no cantó. Se pasó dos días en silencio, seguramente tratando de entender cómo era posible que precisamente ahí, donde desde principio del siglo pasado patriotas venezolanos como Carlos León señalaban que la libertad y la revolución no tienen patria, él perdiera la primera por abrazar la segunda.

Es posible que revolución no sea lo mismo para los chamos que para el resto de la izquierda latinoamericana. Que palabras como compañero, revolución, socialismo o muerte y esa serie de lugares comunes que tanto nos gusta en la izquierda no tengan el mismo significado. Sólo así se podría entender lo que pasa en Venezuela.

Con Julián Conrado sumarán seis compañeros que la revolución bolivariana entrega a Colombia, la democracia más antigua de América según Bush y tercer país del mundo en recibir ayuda militar de parte de los gringos. Saque cada cual sus conclusiones.

El líder de esta patria bolivariana suele compararse con Allende, abusa al decir que su proceso es atacado por la derecha y la izquierda, tal como la UP. Será necesario aclararle a nuestro líder que Allende ni entregó revolucionarios, ni se dejó presionar por las famosas razones de Estado. Para Salvador Allende, su gobierno socialista entraba en abierta contradicción con los intereses del imperio.

El ejemplo más claro es el de los guerrilleros argentinos que llegaron a Puerto Montt en 1972, segundo y frágil año de la UP; la derecha clamó a los cuatro vientos que Chile era refugio de extremistas, pero Allende no transó. Éste es un gobierno socialista, mierda, aquí no entregamos compañeros, dijo. Claro, el Chicho tenía antecedentes: unos años antes, siendo Senador, fue a recibir a los guerrilleros que le sobrevivieron al Ché en Bolivia. No, Allende no transó, como aún se suele cantar en las marchas, y así pasó a la historia nuestro porfiado compañero.

Dirán que eran tiempos diferentes, y por supuesto que sí. En aquella época la solución del imperio eran dictaduras sangrientas y asesinas; hoy asustan con paquetes económicos.

Chávez no es Fidel, ni Marulanda, y definitivamente no es Allende. Espero con sinceridad que la historia le guarde un lugar o que lo absuelva. Mientras tanto, intento explicarme la tremenda distancia entre el discurso y la práctica revolucionaria, y como autocrítica militante reconozco que he guardado un respetuoso silencio más parecido al pudor. Sin embargo, el silencio y la obsecuencia son otras formas de aumentar las distancias entre discurso y práctica, categorías que mi padre me enseñó, siempre van juntas.


NOTA

El cantor Julián Conrado, enfermo, lleva 42 días detenido en Venezuela, y a los abogados se les impide acceder a él. Se pide respeto por el derecho a defensa, el DIH y la Convención de Ginebra que impide entregar a una persona en sus condiciones al estado persecutor. Por respeto a la Convención de Ginebra corresponde que Venezuela le otorgue asilo, o en su defecto lo remita a un tercer estado que sea efectivamente neutral. Por lo pronto se pide el derecho a conocer su estado de salud y el acceso a abogados.


(*) El camarada Manuel Olate es militante del Partido Comunista de Chile que fue solicitado en extradición por el gobierno narcoparamilitar de Colombia, acusado de colaboración con las FARC. En primera instancia, la justicia chilena denegó la solicitud y posteriormente el gobierno de Colombia desistió de su petición, ya que las pruebas que entregó para comprometer a Manuel con las FARC provenían del milagroso computador del asesinado Comandante Raúl Reyes 1º de marzo de 2008, cuando el actual Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos era ministro de Defensa del narco Álvaro Uribe Vélez y ordenó el ataque en territorio ecuatoriano.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: