Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

No es país para pobres

In Actualidad on 25 julio, 2011 at 0:02

Pedro Flores


Hace poco he visto una película titulada Repo-men (Reponedores) protagonizada por los dos excelentes actores que son Jude Law y Forest Withaker. La película recrea un futuro no lejano, los dos protagonistas trabajan para una multinacional que se dedica, dudosas técnicas publicitarias de por medio, a vender órganos biomecánicos a las personas que los necesitan. Sus clientes firman unos contratos con clúsulas abusivas llevados por la perentoria necesidad de conservar sus vidas. Luego, cuando no pueden afrontar los pagos de dichos órganos es cuando entran en acción los reponedores; localizan mediante un dispositivo electrónico al moroso y allí donde lo pillan le extraen el hígado, el riñón, el corazón o cualquiera que sea el órgano que se adeuda, naturalmente el deudor muere en el acto.

Hace unos días se llevó a cabo un deshaucio en el que una pobre señora, que como tantas otras personas no ha podido hacer frente al pago de una hipoteca, se ha visto en la calle con hijos y enseres. Lo novedoso de ese deshaucio en cuestión es que no se pudo detener, o aplazar, porque cuarenta policías rodearon la casa de la afectada. Cuarenta es un número bíblico y es también el número de los ladrones que guardaban un tesoro en el desierto, pero en cualquier caso el despliegue fue colosal para tan desarmado enemigo.

En el actual sistema el Estado debería funcionar como defensor de la gente ante las tropelías de los bancos, del capitalismo inhumano y devorador, pero es justo al contrario, los intereses, privados al fin y al cabo, de la banca pueden convencer a jueces y políticos de movilizar a un enorme contingente de reponedores, digo de policías (que además paga ese mismo pueblo), para hacer valer sus intereses.

Por otra parte a nadie se le escapa lo injusto de la situación; a pesar de ello la “legalidad” apoya y protege al depredador, al poderoso banco, a la multinacional que engrosa un capital desmesurado y opaco con la vida de aquellos que son para el sistema carne de deshaucio, carne de cañón, carne de beneficencia.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: