Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Escapemos de la “paradoja de Huntington”

In Actualidad on 1 agosto, 2011 at 0:00

Ye Xiaowen


La modernización es una tendencia del desarrollo de la historia de la humanidad, es un proceso histórico a nivel mundial”, aunque “engendra estabilidad, sin embargo, el proceso de modernización provoca disturbios. La razón de la producción de desorden no está en la falta de modernidad, sino en el esfuerzo por realizar esa modernidad. Si en un país se producen disturbios, no se debe a que sea pobre, sino a que quiere volverse rico.

Estas palabras son de la famosa “paradoja de Huntington”.

De hecho, si tomamos el ejemplo del Reino Unido, uno de los primeros países en entrar en la modernidad, vemos que su proceso de modernización está plagado de contradicciones y conflictos. “En 1750, la ciudad de Londres estaba atrapada por bandidos que se habían confabulado con las fuerzas del orden.” (Robert Lowie) En cuanto a la modernización “tardía y a partir de modelos extranjeros”, fue aún más caótica. En América Latina, Asia Oriental y el norte de África, numerosos países cayeron en una inestabilidad política con disturbios sociales y la “trampa de la modernización” que causaba crisis interminables.

Sin embargo, el mundo se sorprendió al ver que la “paradoja de Huntington” no es aplicable a China. Desde hace más de 30 años de reforma y apertura, China no sólo se ha desarrollado rápidamente, sino también ha mantenido su estabilidad. Además, está impulsando un “desarrollo sostenible” bueno, rápido y estable.

¿Cómo puede China escapar a la “paradoja de Hungtington”?

China tiene un núcleo dirigente muy fuerte. Hungtington observó que para los países que se consagran a la modernización, “el principal problema no es la libertad, sino construir un orden público legítimo”. “Un partido político poderoso puede reemplazar los intereses individuales de distintos grupos, con un interés público institucional. Puede sentar las bases para ir más allá de un concepto estrecho de lealtad y reconocimiento, y convertirse en el vínculo que mantiene unidas a las diferentes fuerzas sociales”. Esto es verdad. Algunos países en vías de desarrollo han experimentado disturbios políticos y sociales durante su proceso de modernización. En ello han influido factores externos, pero el factor interno surge de la pérdida de confianza en el gobierno o partido gobernante. En China, hay un partido poderoso apoyado por el pueblo: el Partido Comunista, que es el organizador, movilizador y líder de la modernización. El partido proviene del pueblo, tiene sus raíces en el pueblo y sirve al pueblo, porque el derecho le fue concedido por él, por lo cual el pueblo usa ese derecho, el amor conecta al pueblo y el beneficio es para el pueblo. El partido no puede evitar cometer faltas, pero su fin es servir al pueblo, por eso puede descubrir esos errores a tiempo y enmendarlos a conciencia, para cumplir con su función de integrar a la sociedad, movilizar la política, orientar a la comunidad, reunir la voluntad del pueblo, juntar los recursos sociales, mostrar sus ventajas y llevar a cabo objetivos estratégicos, resolviendo constantemente todo tipo de contradicciones y conflicos que surgen durante el proceso de modernización, para lograr que el desarrollo de China sea rápido, estable y saludable.

Hemos encontrado un camino correcto para el desarrollo. La modernización es el sueño chino desde hace cien años. ¡Cuántas personas con ideales lucharon heróicamente para poder abrir las puertas de la modernidad! Cómo enfrentar las nuevas exigencias de un país próspero y poderoso, en el que el pueblo se enriquece en conjunto, y cómo enfrentar las nuevas expectativas de los chinos para la felicidad de sus vidas, es un asunto que el partido comunista está explorando para poder lograr la realización de la modernización china y contruir un camino para el socialismo con características chinas. A lo largo de este camino, no podemos vacilar, sino debemos perseverar y marchar hacia delante.

Siempre conscientes de las dificultades, debemos prever los problemas. El presidente Hu Jintao, en su discurso del 1 de julio, durante el aniversario de la fundación del partido comunista, destacó que el desarrollo es un objetivo importante y la estabilidad es una tarea muy difícil. Si no se tiene estabilidad, entonces no se puede lograr nada y se pueden perder los frutos recogidos hasta el momento. Esta idea no sólo tiene que quedar fija en la mente de los camaradas de todo el partido, sino también en la de todas las personas del país. Si logramos esto, podremos trabajar juntos y concentrarnos en la construcción del país.

¡Escapemos de la “paradoja de Huntington”! En la tendencia de modernización mundial, China tiene una nueva teoría, un nuevo camino, mostrar sus logros y convertirse en una nueva esperanza para la humanidad.


(*) Ye Xiaowen es comentarista de Diario del Pueblo y primer vice decano del Instituto Central de Socialismo de China






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: