Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

La rebaja crediticia de EEUU tendrá graves consecuencias

In Actualidad, Economía on 9 agosto, 2011 at 0:02

Shi Jianxun


La firma Standard & Poor’s, una de las tres más importantes instituciones de evaluación crediticia de EEUU, rebajó este fín de semana la clasificación de la deuda soberana de EEUU, de AAA a AA+, y consideró como “negativas” sus perspectivas. Se trata de la primera pérdida que sufre EEUU de la más alta clasificación, que había disfrutado durante un siglo. Lo ocurrido ha llamado la atención a escala global.

Según la S&P, la rebaja se debe principalmente a la falta de medidas destinadas a mantener estable la deuda a plazo intermedio, con vistas a alcanzar un acuerdo sobre la elevación del techo de endeudamiento entre la Casa Blanca y el Congreso. Anteriormente la China Grand International había rebajado de A+ a A la clasificación de la deuda soberana estadounidense, y también clasificó de “negativas” sus perspectivas. La compañía china cree que la elevación del techo de endeudamiento no podrá cambiar la situación de que la deuda soberana estadounidense se incremente más rápidamente que el ingreso económico y financiero.

Esta clasificación también tiene carácter político y ha puesto en duda la habilidad de los líderes estadounidenses y su moralidad política. Antes del 2 de agosto, los republicanos y demoócratas estadounidenses desatendían el prestigio estatal y persistían obstinadamente en sus esfuerzos por ganar los comicios. A ese tenor, montaron una farsa política vinculada al techo del endeudamiento. Aunque llegaron a un compromiso en el último momento, perdieron una aportunidad por el mencionado retraso, con lo cual dieron señáles al mundo de que EEUU podría violar el acuerdo sobre la deuda soberana.

El recorte en la clasificación crediticia estadounidense ha generado graves consecuencias para el país y los mercados económicos y financieros del mundo:

En primer lugar, la rebaja crediticia estadounidense ha asestado un duro golpe a la confianza de los inversores, agregando más peligrosos factores inestables al ya vulnerable mercado financiero. La semana pasada, las bolsas experimentaron una venta febril. Se vislumbra una posible retirada de capital por parte de los tenedores de la deuda estadounidense, lo cual generaría mayor agitación en el mercado.

Segundo, es posible que este recorte crediticio conduzca una elevación continua del nivel global de la prima de riesgo. La rebaja crediticia no solo causará pérdidas a EEUU, obligándole pagar más caro por la financiación, sino que también profundizará la preocupación por la crisis de deuda de Europa y hará más vulnerable la economía de la Eurozona. Los diversos efectos de desbordamiento se ampliarán y se transmitirán a todo el mundo, profundizando la crisis del crédito de EEUU y Europa.

Tercero, el recorte creditico causará influencias negativas para la recuperación de la economía global. El mismo redundará en mayor pesimismo sobre el crecimiento económico estadounidense. El incremento del costo para contraer empréstitos impedirá el desarrollo económico mediante la emisión en gran cantidad de bonos de deuda y del dólar, lo que someterá a EEUU en un círculo vicioso: la cada vez más difícil contracción de empréstitos impide el desarrollo económico, lo que hará más grave la crisis criditicia. El creciente costo de contraer empréstitos hará bajar el poder adquisitivo de los estadounidenses, cuyo país va dejando de desempeñar el papel de “consumidor definitivo”. La disminución de pedidos de EEUU desacelerará el crecimiento económico de los países que dependen de esas órdenes.

Y por último, el recorte crediticio estadounidense causará pérdidas a los acreedores de la deuda soberana estadounidense, considerada por los inversores como el último puerto en medio de la tormenta financiera. Hoy la clasificación crediticia estadounidense está por debajo de la de Gran Bretaña, Alemania, Francia y Canadá. Al perder su estatus quo internacional de antaño, el dólar se devaluará en gran margen, y los tenedores de grandes cantidades de la deuda soberana estadounidense tales como China, Japón y Rusia sufrirán desastrosas pérdidas.

Es imperativo que los líderes estadounidenses consideren los intereses de largo alcance para elaborar un proyecto de recorte de los déficits y un plan de recuperación económica y que tomen medidas efectivas para salvaguardar el crédito internacional de su país y de su deuda soberana, garantizando así la seguridad de los bienes en EEUU de otros países.

Los países tenedores de bonos del Tesoro de EEUU deben coordinar su posición y acciones y presentar sus demandas en lo referente a la seguridad de la deuda, la garantía de los beneficios y la recompensa de las pérdidas. Es necesario proponer un adelanto en la convocatoria de la cumbre G20 para coordinar la posición y tomar acciones conjuntas ante la agitación del mercado causada por los problemas de las deudas de Europa y EEUU y de la crisis crediticia del dólar , con el fin de evitar crisis mayores.


(*) Shi Jianxun es comentarista especial del Diario del Pueblo y catedrático del Instituto de Economía y Administración, subordinado a la Universidad Tongji.


[Fuente: Diario del Pueblo]






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: