Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Las “deficiencias” de la eurozona

In Actualidad, Economía on 26 agosto, 2011 at 0:01

Zhang Zhixiang y Zhang Chao


Diez días después del “lunes negro” del 8 de agosto, las bolsas de valores de todo el mundo vuelven a mostrar un panorama sombrío. Sin embargo, el protagonista de esta vez no es Estados Unidos, sino su socio del otro lado del Atlántico: los países de la zona euro, donde los principales índices bursátiles registraron caídas de más del 4%.

Ya han pasado dos años desde que comenzó la crisis de la deuda en Europa, la cual se ha ido expandiendo por Europa como la peste negra del siglo XIV. Comenzando por Grecia, gradualmente se extendió a Irlanda, Portugal, España y otros países periféricos de la unión, hasta amenazar a países centrales como Italia. Después de que los mercados recibieran el golpe de la pérdida de confianza en la deuda estadounidense, los inversores se han espantado de la deuda de los países periféricos de la zona euro. Aunque Europa intente por todas las fuerzas restaurar el crédito en la deuda europea, las largas negociaciones internacionales han dañado las expectativas de los inversores.

Todo esto ha causado un nuevo colapso de la confianza de los mercados. Además, los EEUU probablemente lancen una política de flexibilización cuantitativa por tercera vez. Si fuera ese el caso, representaría un golpe a la ventaja de los precios de los productos de exportación de los países de la eurozona, que verían empeorar la situación.

Al observar la evolución de la crisis desde cierta distancia, podemos decir que la falta de organización y supervisión en el sistema económico-financiero de la eurozona hizo que la extensión de la crisis fuera inevitable. La eurozona es una economía compacta, la segunda en todo el mundo, que sólo puede compararse con EEUU. Sin embargo, comparados con la relación económico-fiscal entre los países miembros, los vínculos financieros son mucho menos estrechos.

Si bien existen límites estrictos en las finanzas para los países que desean ingresar en la zona euro, esta crisis ha sido resultado directo de la falta de regulación una vez dentro de ella. En el período de estabilidad económica, el funcionamiento de la zona euro se mostraba normal, sin embargo, durante la turbulencia económica de los mercados financieros internacionales y la creciente amenaza de la caída económica, esos vínculos poco estrechos impidieron la implementación de muchas medidas para paliar la crisis y los países miembros se achacaban la culpa entre ellos. Todas esas disputas hicieron que se perdiera el momento propicio para introducir medidas eficaces.

Justo el día antes de la caída de las bolsas, los líderes de Alemania y Francia se negaron a emitir un bono común europeo, pues no estaban dispuestos a sacrificar las ventajas financieras de sus países para cargar con la deuda de otros países de la eurozona. Esta decisión confirmó directamente que en la zona euro, a pesar de tener una unidad monetaria, todavía existe una gran brecha en la unión económico-financiera. Aunque todos los países usan la misma moneda, todavía no se han unificado las finanzas. La posición política e ideológica de los países miembros va cambiando según los partidos gobernantes, y por eso no se puede idear un plan adecuado para el desarrollo económico integral de la zona euro a largo plazo.

Otra de las razones importantes que han causado la extensión y la profundización del impacto de la crisis, ha sido el hecho que la eurozona carece de una regulación unificada de las finanzas de los países miembros. Por eso, cada vez que uno de ellos tiene problemas, faltan las medidas correspondientes. Además, existen grandes diferencias en el tamaño, estructura y modelo de desarrollo de las economías de la zona euro, a lo cual se le suman fenómenos sociales complejos como el envejecimiento de la población, altas prestaciones sociales y bajos salarios, entre otros. Todas estas son las “deficiencias” de la zona euro.

El impacto de la propagación de la crisis de la deuda europea sobre los activos chinos en monedas extranjeras no ha sido tan grande como el descrédito de la deuda soberana de EEUU, porque las reservas en euros de China son menores que las en dólar. Sin embargo, la caída de demanda real causada por la crisis de la deuda europea tendrá un impacto a largo plazo en la economía real de China.

Siendo la única economía del mundo que es producto de la integración de varios países, la zona euro debe reformar los obstáculos institucionales que restringen el desarrollo económico, y tratar con responsabilidad el desarrollo económico de la región y de cada país, en relación con la estabilidad financiera y económica mundial, para poder restaurar la confianza de los mercados en la eurozona y sus países miembros a través de la toma de medidas concretas.



(*) Zhang Zhixiang es profesor de la Facultad de Finanzas de la Universidad Renmin y ex director de la división internacional del Banco Popular de China; Zhang Chao es economista del Departamento de Gestión de Inversiones de la Oficina fondos del Banco Nacional de Desarrollo.


[Fuente: Diario del Pueblo]






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: