Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

No a la intervención en Siria

In Actualidad on 29 agosto, 2011 at 0:00

Editorial de
Diario del Pueblo


Ahora que parece cercano el fin de la crisis en Libia, no es de extrañar que los ojos del mundo se concentren en Siria. El país de Asia occidental ha experimentado turbulencias similares desde mediados de marzo, y ya se especula en el sentido de que la victoria de la oposición libia otorgará nuevos impulsos a las protestas contra el Gobierno de Siria, lo que a su vez se traducirá en un incremento de las tensiones regionales, propiciando que las potencias occidentales adopten medidas más drásticas contra Damasco.

La pasada semana, EEUU y los países europeos intensificaron las sanciones contra Siria y sus llamamientos a la renuncia del presidente sirio, Bashar Al-Assad. También han tratado de buscar una resolución de condena al régimen de Al-Assad en Naciones Unidas.

Todas estas medidas, que parecen similares a las adoptadas por Occidente antes de lanzar su intervención militar contra Libia, han despertado la preocupación de que Siria pronto podría correr la misma suerte del país norafricano. De ser así, la región no hará más que hundirse en un torbellino de inestabilidad prolongada.

En comparación con Libia, aunque mucho más pequeña en tamaño, Siria tiene una población tres veces mayor. Meses de intervención militar en Libia, dirigida por las potencias occidentales, han causado graves desastres humanitarios. Si una situación similar se repite en Siria, las consecuencias serán inimaginables.
Un vacío político ha surgido en varios países del norte de África y Asia occidental a raíz de los cambios de régimen ocurridos allí desde finales del año pasado. Nada garantiza que el orden social y la estabilidad se restaurarán pronto en Libia tampoco.

Bajo tales circunstancias, la mediación internacional y las iniciativas destinadas a resolver la crisis siria deben ser un objetivo primordial, con vistas a asegurar la estabilidad regional y el bienestar del pueblo sirio. Es preciso consolidar el consenso de que el futuro de Siria sea determinado por su pueblo, no por fuerzas externas.

China es un firme partidario de las soluciones pacíficas. A este tenor, insiste en que un proceso político dirigido desde adentro con espíritu incluyente sea la única manera de salir de la crisis actual.

Para evitar una escalada de violencia y derramamiento de sangre, y para restablecer la estabilidad y el orden en el país lo más pronto posible, hacemos votos por que todas las partes de Siria muestren el máximo de moderación y se abstengan de ejercer la violencia, a la vez que buscan una solución política mediante el diálogo y la consulta.

También instamos al Gobierno sirio a cumplir con las prometidas reformas.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: