Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 30/08/11|Daily archive page

El comunista Baburam Bhattarai nuevo primer ministro de Nepal

In Actualidad on 30 agosto, 2011 at 0:02

El parlamento nepalí eligió el pasado domingo como primer ministro a Baburam Bhattarai, del Partido Comunista de Nepal – Maoísta (PCN-M), en una inesperada primera ronda de votaciones. El camarada Bhattari  aventajó por 340 a 235 votos al candidato del centro-derechista Partido del Congreso Nepalí, Ram Chandra Poudel, gracias al apoyo de los partidos más pequeños del sur del país.

El antiguo guerrillero  y nuevo primer ministro, de 57 años, prometió completar el dilatado proceso de paz en que está inmerso el país desde el 2006 (cuando los comunistas llegaron a un acuerdo con el gobierno en el que renunciaban a la lucha armada a cambio de la deposición de la monarquía, la proclamación de la república y la celebración de elecciones libres), así como adelantar el proceso de redacción de una nueva Constitución.

Su predecesor, Jhalanath Khanal, del reformista Partido Comunista de Nepal (Unificado Marxista-Leninista), renunció a principios de agosto tras siete meses de infructuosos esfuerzos en el puesto por alcanzar aquellos objetivos.

Uno de los empeños más difíciles de Bhattarai consistirá en dar salida a los 20.000 combatientes del Ejército Popular de Liberación que aún esperan en sus campamentos, sin abandonar las armas, las garantías de una existencia digna y segura. El PCN-M es partidario de integrar a la mayoría de ellos a las Fuerzas Armadas regulares, una propuesta a la que se resisten los altos jefes militares del país y de cuya solución depende en gran medida o el éxito o fracaso del proceso de paz.

El flamante primer ministro también deberá maniobrar para llevar a buen puerto la nueva Constitución, pero de seguro solo podrá hacerlo en una fecha posterior al 31 de agosto, cuando expira la vigencia de la Asamblea Constituyente.

Pese a las complejas tareas que se le avecinan, al conocer su triunfo el camarada Bhattari dijo que el país tiene un futuro brillante y aseguró que bajo la dirección del PCN-M podrá completarse el proceso de paz y la redacción de la Constitución.






Anuncios

Libia: ¡contra la guerra imperialista!

In Actualidad, África, Comunicado on 30 agosto, 2011 at 0:01

Comisión Política Nacional del
Partido Comunista Brasileño (PCB)

El Partido Comunista Brasileño (PCB) manifiesta su indignación militante y condena enérgicamente la ocupación de Libia por las tropas de la OTAN, travestida de protección a la población del país y ayuda humanitaria. Se trata de una de las más vergonzosas intervenciones del imperialismo en una nación soberana, lo que demuestra que, dada la crisis sistémica global, la bestialidad y la codicia imperiales no tienen límites. El PCB expresa también su solidaridad con los combatientes y milicianos libios que están enfrentándose heroicamente a la mayor máquina militar del planeta.

Para el PCB, no se trata de defender al gobierno de Gaddafi, sino de combatir el imperialismo. El régimen inspirado en el “Libro Verde” no es socialista ni democrático. Libia fue elegida como el actual objetivo de la codicia imperial a causa de sus inmensas riquezas naturales, de su historia de lucha por la soberanía, de su ubicación estratégica y de una relativa independencia con relación al imperialismo, que ya no se contentan con ser solo socio de esas riquezas.

La ocupación militar de Libia es una seria advertencia no sólo para los pueblos árabes, especialmente Siria e Irán, sino para todos los pueblos del mundo. El imperialismo, herido en sus entrañas, es cada vez más agresivo y no duda en promover una escalada de guerras en todas las regiones del mundo para activar su complejo militar-industrial y zafarse de la crisis global.

La invasión de Libia fue una decisión de los países imperialistas, especialmente Estados Unidos, Francia e Inglaterra, con el fin de controlar el petróleo y el gas libios, además de los recursos del tesoro nacional, que Gaddafi ingenuamente depositó en bancos occidentales, pensando que lo salvaría de la furia imperialista. En esta guerra, estos países se han comportado como verdaderos piratas modernos, congelando los recursos financieros libios invertidos en el exterior y saqueando las reservas de oro depositadas en el Banco Central libio.

La brutal intervención puede ser considerada una de las más bárbaras de la historia moderna ya que, estos meses de guerra, la OTAN efectuó más de 20 000 bombardeos aéreos, de los cuales 8.000 lo fueron con bombas inteligentes guiadas por láser y otras de efecto moral, para crear un clima de pánico entre la población. Además de eso, cientos de helicópteros Apache barren diariamente los cielos de Libia disparando contra todo lo que se mueve. La parafernalia de la guerra se completa con ataques masivos de drones, aviones de guerra no tripulados, que también arrojan toneladas de bombas en el país.

Estos ataques destruyen completamente la infraestructura libia y no discriminan residencias, universidades, hospitales, carreteras, cuarteles, emisoras de radio y televisión, matando a miles de personas y creando así un escenario de tierra quemada, a partir de la cual la OTAN ha enviado tropas especiales del Comando Alfa y decenas de fuerzas especiales de Arabia Saudita y Qatar para tomar los puntos estratégicos del país. Después del servicio prestado, llaman a los “rebeldes” para que hagan de figurantes para la televisión, como si ellos hubiesen tomado las ciudades y los objetivos estratégicos.

En realidad, esos “rebeldes” que no tendrían la menor oportunidad de desplazarse en territorio libio si no estuviesen en la retaguardia de las tropas de la OTAN. Se trata de una banda de lumpen que se aliaron con monárquicos, antiguos exiliados,  mercenarios extranjeros y algunos disidentes del régimen. No tienen una mínima unidad. Lo que mueve a estos bandidos es el reparto del botín de guerra. Fueron  entrenados improvisadamente por la CIA y los servicios secretos de Francia e Inglaterra, pero no tienen habilidades militares, hasya el punto de que les entra el pánico ante cualquier disparo de la resistencia en el interior del país.

No es la primera vez que el imperialismo trata de ganar guerras con pretextos hipócritas, creando ficticiamente “ejércitos rebeldes” para lograr sus objetivos políticos y económicos. Fue así en Yugoslavia, dando como resultado su desmembramiento en varias repúblicas; después fue Kosovo, donde llegaron a crear una “guerrilla”, cuya cúpula estaba constituida por los capos del tráfico de droga, como se demostró más tarde. El imperialismo ha perdido completamente los escrúpulos en esta fase de decadencia.

Ante todas estas evidencias, causa repugnancia y vergüenza que ciertas fuerzas políticas en Brasil, disfrazadas de izquierda, están apoyando esta guerra imperialista, presentando los mismos argumentos que el aparato de manipulación de los medios de comunicación internacionales trata de vender diariamente al mundo. Llegan al punto de para caracterizar los acontecimientos en Libia como una “victoria de una revolución popular”.

Esto significa que estos sectores no sólo se comportan históricamente como la mano  izquierda de la derecha y del imperialismo, sino que también cometen una infamia contra todo el pueblo libio y las fuerzas que en el mundo entero combaten al imperialismo. Objetivamente, hacen que el juego del imperialismo, del que  son agentes de hecho.

La invasión de Libia por la OTAN debe servir de lección para todos los gobernantes y pueblos del mundo: en este momento de crisis imperial, es inútil tratar de conciliar con el imperialismo. Este aprovecha la conciliación y exige más concesiones. Es hora de arremangarse y construir un amplio movimiento mundial antiimperialista y anticapitalista, capaz de poner en movimiento a las masas para derrotar a los enemigos de la humanidad.


26 de agosto de 2011






Sobre las nuevas medidas anticomunistas en Eslovaquia

In Actualidad, Comunicado, Represión on 30 agosto, 2011 at 0:00

Oficina de Prensa del Comité Central del
Partido Comunista de Grecia (KKE)


El KKE denuncia la nueva ofensiva anticomunista que está en desarrollo en esta ocasión en Eslovaquia. Por ley, desde el 1ero de septiembre “cualquier persona que se niega aceptar o intenta justificar los crímenes del régimen basado en la ideología comunista” será procesada penalmente y castigada con encarcelamiento de seis meses hasta 3 años.

Los casos sucesivos de anticomunismo en cada vez más países de la UE, los intentos de declarar el día 23 de agosto como día de equiparación del comunismo con el fascismo son una prueba de que la histeria anticomunista calumniosa está decidida y organizada por la UE y la burguesía de cada país.

La intensidad del anticomunismo es un complemento necesario a las medidas contra los trabajadores que se toman por el capital en condiciones de agudización de las contradicciones y de profundización de la crisis capitalista.

A los capitalistas les preocupa el hecho que amplias masas populares en los antiguos países socialistas sienten nostalgia por el socialismo que habían conocido frente a los impasses del capitalismo, el desempleo, la pobreza, la miseria, la abolición de derechos y conquistas de los trabajadores y del pueblo en general. Sin embargo, los capitalistas tienen una doble preocupación porque los comunistas a pesar de las dificultades juegan un papel dirigente en la organización de las luchas populares, destacando la necesidad de derrocar la barbarie capitalista y construir el socialismo-comunismo.

El KKE expresa su solidaridad con el Partido Comunista de Eslovaquia y se esforzará por el aumento de la presión para que se revoquen las medidas anticomunistas y para que se detengan las persecuciones en Eslovaquia y en el resto de Europa, y el fortalecimiento de la lucha por el socialismo-comunismo.”