Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Los proyectos “hardware” corroboran la sinceridad china en la ayuda a los países africanos

In Actualidad, África on 4 septiembre, 2011 at 0:00

He Wenping


En tiempos recientes he estado de frecuente gira por países africanos, cumpliendo misiones de investigación e inspección. Mis anfitriones de ocasión suelen deleitarse mostrándome las carreteras y otros edificios construidos con la ayuda de ingenieros chinos. Me siento alentada por estos progresos de los pueblos africanos y también emocionada por los fructíferos resultados de los esfuerzos de mis compatriotas, que han ayudado a completar los proyectos.

En momentos en que los países occidentales colocan el peso de su asistencia a Africa en los denominados proyectos de “software”, destinados solamente a “fomentar la capacidad” de los países africanos receptores de ayuda, China ha optado por invertir en mayor medida en proyectos de “hardware”, o sea, en obras infraestruturales como carreteras, puentes y edificios, que benefician directamente a estas naciones. Hasta la fecha, China ha ayudado a países africanos a construir más de 2.000 kilómetros de ferrocarril, 3.000 kilómetros de carretera y 60 hospitales, además de eximir a algunas de las naciones del continente del pago, parcial o completo, de deudas por más de 20.000 millones de yuanes (unos 3.130 millones de dólares).

De acuerdo con un informe de julio de 2008 del Banco Mundial sobre la función creciente de la financiación china en la construcción infraestructural en la zona subsahariana de Africa, China aumentó sus inversiones de 1.000 millones de dólares antes de 2004, a más de 7.000 millones de dólares en 2006, para tendido de ferrocarril y construcción de puentes y carreteras en la referida zona, caracterizada por sus inclementes condiciones naturales. Además, China ha invertido en tiempos recientes 3.300 millones de dólares para la construcción de 10 proyectos hidroeléctricos en la zona, que agregarán una capacidad electrógena de 6.000 megavatios, lo que implicará un aumento del 30 por ciento de la capacidad de suministro de energía eléctrica. El BM afirma en su informe que las inversiones chinas han contribuido a mejorar las instalaciones infraestructurales y el entorno de inversión en la zona, así como a promover el desarrollo económico africano. Las inversiones de China y otras economías emergentes en la región, junto al incremento del flujo comercial con China, se ha revertido en un 6 por ciento de crecimiento económico en los países subsaharianos en los últimos diez años, dotando al desarrollo de la zona de un impulso que la sitúa entre las más dinámicas del mundo en ese sentido.

Como es sabido de todos, las atrasadas instalaciones infraestructurales de Africa constituyen cuello de botella que frena el desarrollo económico de la zona. Sus obsoleto medios de transporte locales, sumados a las pésimas condiciones de las carreteras, han aumentado el coste del comercio en la zona e impedido la introducción de inversiones foráneas. El insuficiente e inestable suministro eléctrico acosa a no pocos países de Africa, denominada por los medios occidentales como “continente en oscuridad”, a causa de la escacez de energía eléctrica destinada a la iluminación nocturna. Africa necesita 2.000 millones de dólares anuales para la construcción infraestructural. La escasez de recursos financieros en Africa coincidió con la estrategia china de “salir al exterior”, generando una oportunidad para la colaboración con las competentes empresas constructoras chinas.

Los obreros chinos han hecho ingentes esfuerzos por superar dificultades inimaginables, con vistas a concluir la construcción de proyectos africanos en zonas remotas y en adversas condiciones naturales. Sin embargo, medios informativos occidentales dedican acres comentarios y críticas infundadas a China, a la que acusan de haber invertido en la construcción infraestructural africana a cambio de recursos naturales. El informe del BM echa por tierras tales infundios, al indicar que sólo el 7 por ciento de las inversiones chinas están dedicadas a proyectos referentes a la explotación de recursos naturales.

Las experiencias chinas, en el sentido de que “para enriquecerse lo primero debe ser construir carreteras”, han corroborado la importancia de la construcción infraestructural para hacer progresos económicos, tras el inicio de su reforma y apertura. China ayuda a Africa en la construcción infraestructural para que ésta alcance el despegue económico en el futuro. Los pueblos africanos y sus líderes están conscientes de la influencia positiva de los esfuerzos chinos. Cada vez que visito la capital de Etiopía, Addis Abeba, encuentro a taxistas que elogian efusivamente la carretera de alta categoría construida con la asistencia china, entre el aeropuerto de Bole y el centro de la ciudad. Dicen que gracias a China hoy disponen de tan buenas vías. Jean Ping, presidente de la Unión Africana, tiene razón cuando afirma que como importante socio estratégico de Africa, China ha hecho extraordinarias contribuciones a la construcción infraestructural africana.


(*) He Wenping es investigadora y directora de la oficina de investigaciones sobre África, perteneciente al centro de investigaciones de Asia Occidental y África de la Academia de Ciencias Sociales de China.


[Fuente: Diario del Pueblo]






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: