Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

¿Cómo se libran las reservas chinas del la influencia de la deuda estadounidense?

In Actualidad, Economía on 23 septiembre, 2011 at 0:00

Editorial de
Diario del Pueblo


El poderío económico de un país está inevitablemente vinculado a la posición de su moneda. Las monedas de EEUU y los países europeos, económicamente desarrollados, sirven de divisas de reserva mundiales. Sin embargo, el renminbi, la moneda de China, mantiene un modesto perfil en los intercambios económicos a nivel internacional, a pesar de que el país ostenta el segundo más pujante PIB del orbe.

Sumido en una crisis financiera, el dólar tiene preocupado al mundo y la Eurozona también encara una situación alarmante. Hace dos años, China puso a prueba el uso del renminbi en el comercio transnacional. La práctica se ha extendido a unas pocas ciudades a todo el país. Sin embargo, sus alida al ámbito mundial apenas si rebasa la etapa inicial. Al aumentar continuamente sus reservas, China debe encarar el riesgo de la perseverante devaluación de los activos a su disposición denominados en dólares.

Xiang Songzuo, subdirector del Instituto de la Moneda de la Universidad del Pueblo Chino, afirmó que el problema de las reservas chinas pone de manifiesto el desequilibrio y el desorden sistemático de la economía global. La posición tambaleante del dólar afecta la economía mundial. Cuánto más se dependa del dólar, mayores resultan los riesgos.

Según el estudioso, es imperativo estar consciente de la esencia del comercio y división globales que actúan como bases de la moneda mundial. Es decir, en el Oriente se ubican los centros generadores de riqueza real, y en Occidente, los monetarios y financieros. Oriente elabora productos reales, mientras que a Occidente le toca crear el poder adquisitivo de la moneda. Oriente fabrica productos para el mundo; Occidente fija los precios; Occidente emite grandes cantidades de bonos y crea productos financieros de toda índole; Oriente los adquiere con sus ahorros; Oriente deposita ahorros; Occidente los consume; Orinmete hace economía; Occidente genera despilfarro; Occidente pide prestado dinero al Oriente. De tal suerte, Oriente termina financiando a Occidente.

Se puede regatear, pero los problemas quedan sin resolverse”, dijo el economista Li Caiyuan. “Las grandes cantidades de reservas han puesto a China en un aprieto. Visto a largo plazo, China sufriría pérdidas, como si los intereses de los ahorros nunca alcanzaran el ritmo del ascenso del índice de precios al consumo IPC. Pero antes de descubrir proyectos de inversión más beneficiosos, no se puede abandonar a la ligera esos escasos intereses”, agregó.

China encara dos opciones: utilizar las reservas en dólar para ampliar la demanda interna y reducir las exportaciones a EEUU y aumentar las importaciones, o utilizar más el renminbi para ampliar la escala y esfera de la liquidación con el extranjero, dijo.

Siempre que el Renminbi logre “salir”, ganar terreno en el exterior y “regresar al país”, la economía china se mantendrá al margen de la dependencia del dólar y el euro, y no se encontrará en la alternativa de tener que escoger una monedaa para la reserva. China es un país dotado de industrias y su moneda tiene como base crediticia el arduo trabajo de sus 1.300 millones de habitantes y el potencial de su amplio mercado. Es imposible que una economía grande use exclusivamente una “moneda suave”.

Desde luego, lo que queda por delante es un sendero preñado de abrojos, afirma Li Caiyuan. El rápido ascenso de la posición del dólar tras la Segunda Guerra Mundial hasta devenir la moneda de reserva global, se debe al poderío industrial, científico, tecnológico y militar, junto a la expansión de reservas e inversiones globales realizadas por las empresas y compañías financieras de EEUU. Por su parte, la economía china aún dista mucho de contra con un poderío general para apoyar su moneda.

La economía china debe seguir su propio camino de desarrollo y no podemos hacer una copia del dólar”, dijo. El actual dólar es meramente nominal, ya que las poderosas empresas industriales estadounidenses han salido al exterior de modo mayoritario, a excepción de las militares y financieras. China todavía cuenta con la sólida base de las empresas elaboradoras y la economía real en el país, que sirven como sostén de su moneda. La economía china debe sondear una nueva estrategia de desarrollo en ultramar, en busca nuevo espacio de desarrollo fuera de EEUU y Europa, agregó.

El renminbi necesita crear una nueva circulación, promoviendo el desarrollo de las industrias a cambio de recursos”, afirmó Li Caiyuan.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: