Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

China debe ser cuidadosa al ampliar su presencia económica en Europa

In Actualidad, Economía on 4 octubre, 2011 at 0:00

Zhao Kejin


Mucho se ha debatido recientemente acerca de si China debe seguir comprando la deuda pública europea. Un gran número de personas creen que, dado el lento crecemiento económico de Europa hoy, China debe asumir su responsabilidad global, y aprovechar el apoyo financiero para expandir su presencia económica en Europa, preparando así el camino para su ascenso. Una pregunta que surge inmediatamente es si ha llegado el momento de que China incremente considerablemente las inversiones en Europa.

Lo que realmente pesa no es si China debe comprar más bonos del gobierno italiano o expandir su presencia económica en Europa, sino la posibilidad de comprender a cabalidad la actual situación en Europa. La crisis de la deuda europea es, en esencia, una continuación de la crisis financiera mundial de 2008, que fue ante todo una crisis de crédito. La historia ha demostrado que es simplemente imposible reconstruir un sistema de crédito en dos o tres años.

Si se analizan los distintos índices de desempeño económico de Europa, se podría predecir que la crisis de la deuda europea puede durar un período muy largo y que la crisis de la deuda puede convertirse en una severa crisis financiera en algunos países. En primer lugar, el alivio de la crisis de la deuda depende fundamentalmente del incremento de los ingresos fiscales y el crecimiento económico. Sin embargo, afectado por la crisis de la deuda y las turbulencias en el mercado financiero, el crecimiento de la economía europea ha mostrado señales de desaceleración. La demanda interna de Europa es débil y el medio ambiente externo es difícil, y ya hay señales que indican una perspectiva aún menos halagueña.

En segundo lugar, incluso si la economía de Europa muestra señales de recuperación, no será labor corto plazo para Europa recuperar su sistema de crédito financiero, conocido como el motor económico. La crisis financiera se originó en Estados Unidos y el poder de reparar el sistema financiero no está dominado por los europeos. Pero incluso si Europa y EEUU unen fuerzas para poner en marcha el proyecto de restauración económica, sus esfuerzos serán limitados y no serán capaces de resolver el problema a fondo.

Además, desde un punto de vista de geopolítica, es posible observar que las turbulencias persistentes en el Medio Oriente y África del Norte probablemente bloquearán la “ventana de oportunidades”, deteniendo la entrada de los europeos a la región de Asia y el Pacífico con un vigor económico más dinámico.

En la actualidad, las oportunidades de inversión y el espacio para el desarrollo son más importantes para China que los rendimientos de los bonos del gobierno a prueba de inflación. Si los países europeos logran reducir las barreras comerciales, mejorar su ambiente de inversión, relajar los controles económicos, y adoptar otras medidas para atraer inversiones chinas, tanto privadas como gubernamentales, China de seguro comprará más bonos a los gobiernos europeos, a la vez que ampliará y profundizará la cooperación estratégica con las economías europeas.

En una palabra, siempre y cuando China y Europa se adhieran al principio de beneficio recíproco, ambas podrán negociar y cooperar en cualquier campo, ya que ello no sólo responde a los intereses comunes de China y Europa, sino que es asimismo una demanda objetiva de los tiempos de la globalización.


(*) Zhao Kejin es profesor asociado en el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Tsinghua.


[Fuente: Diario del Pueblo]






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: