Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 16/10/11|Daily archive page

Manifiesto 22 de Octubre: Día de la Bandera Nacional Canaria

In Actualidad, Comunicado on 16 octubre, 2011 at 0:02

Azarug
Inekaren
Unidad del Pueblo


Estamos viviendo épocas de grandes cambios propiciados desde los centros financieros mundiales. Los estados han perdido su soberanía, lo que convierte a Canarias, en colonia de una colonia. El capital mundial chantajea a los gobiernos para realizar reestructuraciones socio-económicas, para que les favorezcan aún más.

El estado español ha obedecido ciegamente llevando a cabo políticas neoliberales como la liberalización del mercado de trabajo, recortes de servicios públicos, privatización de servicios esenciales y la impulsión de un artículo constitucional que sellará el destino del capitalismo más salvaje como sistema económico.

Canarias no se queda al margen de todo esto. Como colonia que siempre ha vivido por debajo de las posibilidades del resto del estado, lleva años rozando el 30% de paro, y con unas ínfimas condiciones sociales que se han visto agravadas por la crisis a las cuales se suma todas estas reformas estatales.

Estas medidas solo vienen a agravar la actual situación canaria, teniendo a miles de familias perdiendo sus hogares por impagos hipotecarios a los bancos y otras miles obligadas a recurrir a comedores sociales o programas de reparto de alimentos. A todo esto tenemos que sumar las más de 700.000 familias canarias que viven en situación de pobreza mientras el 0.02% de la población posee el 40% de la riqueza, observamos como unos pocos acaparan miles de millones en fabulosos beneficios, en la R.I.C., en las subvenciones, privatizaciones, licitaciones, etc., los más de 400.000 trabajadores/as desempleados, la cifra superior de 330.000 canarios y canarias con contratos en precario, tenemos los salarios más bajos del Estado (un 20% inferiores) y la jornada laboral más larga. Todavía a todo esto, podríamos añadir que hay casi 190.000 viviendas vacías, un fracaso escolar estrepitoso y obsceno o la privatización en un 30% de la sanidad pública.

Vemos como la Europa social se destruye y desmorona cada día. En 10 años las transformaciones se han acelerado para adoptar el modelo de estado y económico norteamericano, y Canarias no queda excluida de esta ofensiva imperialista. Es necesario combatir postulados neoliberales que intentan calar en la sociedad canaria, ya que ese viene a ser el primer frente de avance del imperialismo, pues la presencia de petróleo en nuestro entorno nos convierte en objetivo de los intereses energéticos norteamericanos. También, hemos ido escuchando como Canarias se pretende configurar como plataforma de negocios, como base para la dominación económica de nuestro continente, África, y como plataforma militar del AFRICOM para su dominio militar y para el expolio del continente africano.

Por todas estas razones, este 22 de octubre del 2011 volveremos a expresar nuestros esfuerzos de desarrollar un proyecto político para Canarias basado en la liberación nacional y social. Sólo una Canarias libre y socialista, al servicio de los intereses del pueblo, supone el fin de este sistema inhumano y destructivo. La independencia como fin no supone un avance para Canarias si no se conquista el poder político para realizar las transformaciones socio-económicas que permitan erradicar la desigualdad y la explotación de la clase trabajadora.

El colonialismo español se expresa en nuestra clase dominante. Son los actuales políticos y caciques canarios en el poder los que intermedian entre el estado español y el pueblo canario para mantenerse en él, por lo que si la independencia no supone derrocar a esta clase burguesa, no habremos cambiado las actuales relaciones de poder. Por tanto la independencia no se configura como un fin en sí mismo, sino como medio para la conquista del poder político para la clase trabajadora…

En resumen no existe una sola independencia, hay un proyecto independentista que busca el cambio, el progreso social, la defensa de los intereses del pueblo canario trabajador y hay otro proyecto de independencia que busca que la actual clase caciquil perpetúe su poder a cualquier precio, aunque ello suponga venderse a otra potencia. Son proyectos enfrentados, y aquí defendemos un proyecto de independencia que lleva al pueblo a la soberanía, a la liberación social. Hemos convertido el 22 de octubre en un día de reivindicación política, un día de lucha que va más allá de homenajear una bandera.

De nosotros depende el futuro de nuestro pueblo.

¡Viva Canarias libre y socialista!






Anuncios

Cómo diferenciar una invasión de la OTAN de un movimiento social

In Actualidad, África on 16 octubre, 2011 at 0:01

Luis Britto García


Algunos medios presentan la invasión de la OTAN y Estados Unidos contra Libia como un movimiento social. Para quienes no saben distinguir entre una cosa y otra, sugerimos algunas pistas:

Un movimiento social mayoritario triunfa solo, y no necesita que una coalición imperialista de 42 países saqueadores invada durante más de seis meses sin poder imponerse.

Un movimiento social está integrado por personas de carne y hueso, y no por víctimas imaginarias de supuestos bombardeos no confirmados por los periodistas del Telesur ni por la vigilancia satelital rusa ni por la del Pentágono.

Un movimiento social surge espontáneamente del pueblo, y no de los planes del Pentágono de invasión de Libia denunciados desde 2001 por el general Wesley Clark.

Un movimiento social no obtiene la protección de esa mafia de las potencias hegemónicas denominada ONU.

Un movimiento social no está dirigido por monárquicos, terroristas fundamentalistas, mercenarios extranjeros ni ex ministros del gobierno al cual se opone.

Un movimiento social no es presentado por Barack Obama como “modelo para las relaciones internacionales”, ni apoyado por el ejército de ocupación de Europa llamado OTAN.

Un movimiento social no se inaugura asesinando a su propio jefe, como hizo el CNT con su primer presidente, Abdel Younis.

Un movimiento social no dispone de portaaviones, acorazados, bombarderos, cohetes teledirigidos, helicópteros de combate y aviones no tripulados.

Un movimiento social no desata contra sus compatriotas la estrategia de bombardeo terrorista de la población civil que inauguró la Luftwaffe nazi contra Guernika.

Un movimiento social no repite ese genocidio en 20.000 misiones aéreas contra su propio país.

Un movimiento social no bombardea sistemáticamente hospitales, acueductos, escuelas, residencias ni medios de comunicación.

Un movimiento social no secuestra a periodistas independientes ni los expulsa para impedirles testimoniar lo que ocurre.

Un movimiento social no practica el asesinato selectivo de los dirigentes de su país, ni fija recompensas de millón y medio de euros por sus cabezas.

Un movimiento social no maneja bufetes, lobbys ni influencias para que la Corte Penal Internacional dicte autos de detención contra sus adversarios.

Un movimiento social no causa un genocidio de 60.000 víctimas entre su propio pueblo.

Un movimiento social no tiene cómplices financistas internacionales capaces de confiscar 270.000 millones de dólares de las reservas de su país.

Un movimiento social no somete los recursos de su patria a la rebatiña de mandatarios y consorcios extranjeros.

Un movimiento social nunca es apoyado incondicionalmente por monopolios mediáticos y transnacionales de la información.

Un movimiento social no dispone de camarógrafos, escenógrafos, maquilladores, actores, vestuaristas y directores para escenificar y grabar fraudulentamente en Qatar las victorias que todavía no ha obtenido.

Un movimiento social no destruye y saquea las sedes diplomáticas de países amigos.

Un movimiento social no mata sistemáticamente compatriotas por tener piel oscura, como lo hacen las fuerzas de la CNT.

Un movimiento social no está dirigido por Berlusconi, Sarkozy, Cameron, Merkel y Rassmussen.

Un movimiento social no inicia operaciones fundando un Banco Internacional y una Compañía transnacional para entregar los recursos de su patria.

Un movimiento social no es reconocido prematuramente como gobierno por las potencias imperialistas sin haber ni siquiera obtenido el control del territorio.

Más fácil que diferenciar una invasión de la OTAN de un movimiento social es distinguir entre un bobo y un canalla. Un bobo ignora los hechos antes señalados. Un canalla los conoce, e insiste en que la invasión contra Libia es un movimiento social.


[Fuente: blog de Luis Britto García]






Paquistán es el próximo objetivo

In Actualidad on 16 octubre, 2011 at 0:00

Wayne Madsen


Parafraseando la vieja canción contra la guerra de Vietnam:

«Y uno, dos, tres, 
Por qué luchamos? 
Ni preguntes, ni me importa, 
Paquistán es el próximo».

Al parecer, algunos funcionarios del Pentágono, incluyendo al Secretario de Defensa Leon Panetta; al General David Petraus, director de la CIA, ex-jefe del antiguo Comando Central y comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán; destacados políticos —tanto demócratas como republicanos—, consideran que en realidad Paquistán debe ser el próximo objetivo en la lista de países que habrán de sentir la fuerza de la agresión militar de los EEUU.

A diferencia de otras naciones islámicas, que han sido objeto de la intervención militar estadounidense, y esto incluye a Afganistán, Irak, Somalia, Yemen y Libia, el más preciado botín para Occidente de esta futura cruzada consistiría el arsenal paquistaní de armas nucleares.

Varios observadores, como ex-funcionarios de alto nivel en los Servicios de Inteligencia paquistaníes, no ocultan los planes de contingencia de Occidente, que parecen estar en camino para hacerse con las armas nucleares de Paquistán y así hacer que este país desaparezca como potencia nuclear. Estos planes se han coordinado entre la CIA, los servicios de inteligencia del Centro de Análisis e Investigaciones de la India (RAW), y el Mossad, de Israel.

El presidente Obama parece haber decidido incrementar las tensiones con Paquistán después de haber instado aparentemente al presidente Asif Ali Zardari a que asistiera a la tan proclamada Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, en abril de 2010.

Obama envió personalmente una carta a Zardari que fue entregada a la oficina del presidente paquistaní en Islamabad, el 16 de febrero de 2010, junto con otra enviada por la embajadora estadounidense Anne Patterson en Paquistán.

Esta carta fue el asunto de un cable del Departamento de Estado revelado con información «sensible» el día 17 de febrero de 2010, y que fuera emitido desde la embajada de los EEUU en Islamabad hacia el Departamento de Estado.

Este documento a su vez hace referencia a otro cable del 10 de febrero transmitido por la Casa Blanca a la embajada en Islamabad. Copias del cable que procedía de Islamabad fueron entregadas a la CIA, la Junta de Jefes de Estados Mayores en el Pentágono, y al Comando Central, (CENTCOM) en Tampa, Florida, así como a los consulados de EEUU en Lahore, Peshawar, y en Karachi— a las diversas estaciones de la CIA en Paquistán— y además a las embajadas de EE.UU. en Londres y Kabul.

¿Qué decía el cable emitido de Islamabad a Washington?

«(SBU) para entregar carta POTUS sobre la Cumbre de Seguridad Nuclear a la Oficina del Presidente Asif Ali ZARDARI, febrero 16, con carta adjunta de embajadora Anne Patterson. Los paquistaníes no nos han confirmado aún si ZARDARI asistirá. 
PATTERSON»

Zardari no asistió a la cumbre, sino que envió al Primer Ministro Yusaf Raza Gilani en su lugar. Poco después, Washington comenzó a lanzar alarmas sobre los vínculos entre Paquistán y elementos talibanes en la provincia de la frontera noroccidental del país, así como en Afganistán.

Es curioso el hecho de que Israel, que oficialmente dice no poseer armas nucleares, aunque se estima que tenga unas 400 ojivas, haya enviado al vice primer ministro Dan Meridor, que intencionalmente se hace el de la vista gorda ante el Mossad, y que la India haya enviado a su Primer Ministro Manmohan Singh.

Arabia Saudita, que ha sido utilizada por Washington como interlocutor con los Talibanes de Afganistán, envió al jefe de sus Servicios Generales de Inteligencia, el príncipe Muqran bin abdul Aziz.

Una semana después de que Zaradari recibiera la carta de invitación a la cumbre de Washington, un cable del tipo NOFORN (no revelar en el extranjero), fechado el 23 de febrero, fue enviado desde Islamabad al Departamento de Estado, con copias a la CIA, a la Junta de Jefes de Estados Mayores, a CENTCOM, a las embajadas estadounidenses en Londres y Nueva Delhi, a los consulados de EE.UU. en Lahore, Peshawar, y Karachi, así como al Departamento de Energía (lo que indicaba que se trataba de asuntos de seguridad nuclear), y a los departamentos del Tesoro y de Comercio— con autoridad de imponer sanciones. El cable trata de una reunión efectuada el 17 de febrero entre Zardari y el enviado especial para Afganistán y Paquistán, el desaparecido Richard Holbrooke, justamente un día después de que Zardari recibiera la invitación de Obama para asistir a la cumbre nuclear.

En la reunión, Holbrooke agradeció a Zardari por la ayuda de Paquistán en la lucha contra los Talibanes particularmente por la captura del líder militar talibán-afgano Mullah Beradar. Pero, Holbrooke aún no estaba satisfecho. Echó un cubo de agua fría sobre los esfuerzos para lograr la reconciliación por parte del Presidente afgano Karzai y del representante especial del Secretario de las Naciones Unidas en Afganistan Kai Eide de un lado, y del otro, los máximos líderes talibanes.

De acuerdo con el cable secreto, Holbrooke le comunicó a Zardari que «los Estados Unidos y Paquistán habían debilitado el liderazgo talibán, pero aclaró que esto sólo era la primera fase, ya que el éxito dependía de lograr que la población local se tornara contra los Talibanes.»

Holbrooke puntualizó que «la percepción por parte del pueblo sobre los esfuerzos de los Estados Unidos para la reintegración y la reconciliación con los Talibanes han enfatizado excesivamente la posibilidad de la reconciliación, explicando que dicha reconciliación con los líderes talibanes era menos posible que la reintegración de los talibanes de base que habían abandonado la lucha.» Zardari confesó a Holbrooke que el jefe de inteligencia saudita, príncipe Muqran bin abdul Aziz, había considerado posibles conversaciones con Karzai y los altos oficiales talibanes en Arabia Saudita, pero que no había «garantías» de que se realizaran.

Las otras partes del cable, las secciones dos y tres, extrañamente faltan de lo que supuestamente fue filtrado a Wikileaks.

En abril, se efectuó una reunión en Washington para discutir el tema de la proliferación y seguridad nuclear con la participación de Muqran bin abdul Aziz, Meridor, Singh y sus asesores de inteligencia, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Nicolás Sarkozy, el presidente de Georgia Mijaíl Saakashvili, y el Primer Ministro canadiense Stephen Harper; con quienes se podría contar para «ocupar» [conquistar] las armas nucleares de Paquistán e impedir que cayeran en manos de «islamistas radicales».

Ahora, una estrategia era utilizar a Obama, Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos contra la proliferación nuclear, Obama era la pieza frontal y ostentadora perfecta para crear una coalición secreta que conllevara a la desnuclearización de Paquistán. Sólo había que ejercer influencia adecuada en la opinión pública de manera que se pudiera justificar una intervención multinacional en Paquistán.

Los medios y funcionarios paquistaníes, como el ex-Jefe de Estado Mayor, General retirado Mirza Aslam Beg y el ex-Jefe del ISI (servicios de inteligencia), General Hamid Gul, comenzaron a revelar las actividades extraoficiales de contratistas militares privados de EEUU en Paquistán, especialmente en Peshawar, Lahore, Karachi e Islamabad, y esto incluía la participación de EEUU en cuanto a falsos ataques terroristas que serían después adjudicados a grupos islamistas locales.

En febrero de 2011, la policía paquistaní arrestó a Raymond Davis, jefe interino de la CIA en el país, al haber ultimado a tiros a dos paquistaníes que según él dijo habían tratado de asaltarlo. Sin embargo, pronto se supo que Raymond Davis no había dicho toda la verdad. A Raymond Davis se le encontró equipos de espionaje y armas, así como información grabada en su teléfono que indicaba que había estado en contacto con el talibán paquistaní, conocido también como Tehreek-e-Taliban Paquistán y combatientes del grupo Lashkar-e-Jhangvi en Waziristán del Sur y otras Regiones. Raymond Davis fue liberado después de fuertes presiones diplomáticas ejercidas por Washington.

El 2 de mayo de 2011, cuando las tensiones habían incrementado entre los EEUU y Paquistán, una unidad especial de la Marina estadounidense llevó a cabo un ataque aéreo sobre la ciudad de Abbotabad, una localidad conocida por ser una base militar sólidamente apertrechada en Paquistán, donde se afirmó que Osama bin Laden supuestamente había sido aniquilado. La Operación Neptuno Spear (Lanza de Neptuno) fue envuelta de misterio, silencio y secreto.

El cuerpo de Bin Laden fue lanzado al mar sin haberse realizado una identificación que determinara que el cadáver era realmente el de Bin Laden, personaje que fue localizado justamente en una residencia a escasos metros en donde vivían una gran cantidad de militares paquistaníes activos y retirados, de oficiales del ISI [servicios secretos paquistaníes], que también vivían allí, en Abbotabad, todo esto cerca de la Academia Militar Paquistaní.

Los militares y oficiales de inteligencia de India y de EEUU dijeron que militares paquistaníes mantenían vínculos con Bin Laden. Quince miembros del Gold Squadron del Grupo de las Fuerzas Especiales de la Marina de EEUU (DEVGRU), anteriormente llamados Equipo SEAL 6, y conocidos todos por haber participado en la operación para eliminar a Bin Laden en Abbotabad, murieron poco después cuando su helicóptero, un aparato Chinook fue abatido por un misil en Afganistán.

El Pentágono negó que alguno de los hombres de SEAL muertos hubiera participado en el ataque contra Bin Laden, pero otros miembros del equipo SEAL desmintieron las afirmaciones del Pentágono con fuertes y serios argumentos.

Holbrooke, que murió de un sorpresivo ataque al corazón el 13 de diciembre de 2010 era, tal como su sucesor Marc Grossman, un personaje destacado por su participación en las aventuras diplomáticas secretas de EEUU, así como por sus posiciones pro-israelíes. Después de que Petraeus asumiera el mando de la CIA, el Jefe de la Junta de Jefes de Estados Mayores, el militar estadounidense Michael Mullen y el Secretario de Defensa, Leon Panetta,—predecesor de Petraeus en la CIA— acusaron a Paquistán de dar asistencia a los grupos guerrilleros islamistas afganos. Mullen dijo que el ISI de Paquistán apoyó a la red afgana conocida como Haqqani a realizar ataques contra la embajada de EE.UU. en Kabul y contra las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán.

El talibán paquistaní fue acusado anteriormente de llevar a cabo un ataque terrorista contra la base de operaciones de la CIA en Khost, Afganistán. Se preparaba el terreno para lanzar una política más agresiva por parte de los EEUU contra Paquistán, aunque algunos funcionarios del Pentágono afirmaron que Michael Mullen exageró los hechos contra Paquistán.

El Senador Lindsey Graham, miembro del Comité de Servicios Armados del Senado, sugirió la idea de lanzar una intervención militar contra Paquistán. Las actividades secretas de los EEUU en Paquistán, que incluyen aquellas conducidas por los notorios mercenarios de la entonces Blackwater —actualmente Xe— se convertían ahora en acciones declaradas y abiertas. Tal como ha sido en los últimos años, el botín codiciado es ahora el arsenal nuclear de Paquistán.

Paquistán es el próximo objetivo.


[Fuente: Voltaire net]