Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

El movimiento obrero-popular tiene la fuerza para hacer frente a los mecanismos de provocación del sistema burgués

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 27 octubre, 2011 at 0:02

Sección de Relaciones Internacionales del
Partido Comunista de Grecia (KKE)


El ataque asesino desatado por grupos anarco-fascistas contra la gran manifestación organizada por los sindicatos de orientación de clase que se agrupan en el Frente Militante de todos los Trabajadores (PAME) contra las nuevas medidas antipopulares del gobierno, es la noticia que dio la vuelta al mundo. Sin embargo, los medios de comunicación burgueses hicieron muchos intentos de distorsionar los hechos.

De hecho, en este esfuerzo han utilizado como argumentos las fabricaciones y las mentiras extraídas de las fuerzas del oportunismo y sitios web trotskistas.

Como es sabido, los días 19 y 20 de octubre cientos de miles de trabajadores participaron en la gran manifestación de huelga, en la que los sindicatos de orientación de clase del PAME desempeñaron un papel principal junto con las demás fuerzas de la alianza social (MAS, PASEVE, PASY, OGE). El éxito del primer día de la huelga y la manifestación masiva en la plaza central de Atenas frente al parlamento, donde destacó el PAME, envió un mensaje fuerte al gobierno, a la UE, al capital: ¡Ningún sacrificio para la plutocracia! Los trabajadores no son los responsables de la crisis capitalista. La lucha por objetivos que están conectados con las necesidades contemporáneas, en ruptura con el sistema capitalista, la concentración de fuerzas por el poder popular y la economía popular.

Los incidentes fabricados, el “escondite” con los policías antidisturbios, los daños a comercios y edificios, organizados por pequeños grupos provocadores, no han podido eliminar el mensaje de la enorme manifestación popular del PAME. Algunos medios de comunicación internacionales, tratando de desorientar a los trabajadores en sus países, hablaron de ataque e intento de los manifestantes de ocupar el parlamento. Por supuesto, esto no tenía nada que ver con la realidad.

El segundo día de la huelga las fuerzas del capital intentaron suprimir el mensaje político de los trabajadores. El PAME había anunciado el cerco del parlamento el día de discusión de las medidas antipopulares y de votación nominal por artículo, a petición del KKE. Por esta razón fueron movilizados y desatados de modo planificado grupos organizados con órdenes específicas y grupos anarco-fascistas que intentaron dispersar la gran manifestación de obreros y del pueblo en la plaza Sintagma y en especial en el área donde se concentró el PAME con cócteles molotov, piedras y armas utilizadas por la policía como gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento. El ataque a los bordes de la manifestación tenía como resultado 80 manifestantes del PAME heridos y la muerte del trabajador en la construcción-sindicalista del PAME, Dimitris Kotzaridis. Sin embargo, su objetivo, es decir, la dispersión de la manifestación del PAME, la intimidación y represión del torrente popular obrero de contraataque que salió a las calles en la huelga general de 48 horas, fracasó. Las fuerzas de protección de la manifestación repelieron exitosamente el ataque asesino.

Ciertos medios de comunicación burgueses internacionales trataron de presentar estos hechos como un conflicto entre dos corrientes ideológicas-políticas del movimiento popular. Tal aproximación no tiene nada que ver con la realidad ya que en Grecia es bien sabido que estos grupos cubiertos bajo el color negro, la capucha, el “anarquismo” son organizados y formados por fuerzas del sistema político burgués y en estos puede haber gamberros organizados de equipos de fútbol, matones a sueldo de clubes de noche, miembros de organizaciones neonazi y fuerzas de los servicios de seguridad. Del período reciente hemos tenido muchas evidencias (fotos, videos) que revelan las relaciones de estos grupos con los mecanismos del sistema. Se trata de grupos asesinos que sirven el sistema burgués y no tienen ninguna relación con el movimiento popular. El propio sistema desata estas fuerzas para organizar provocaciones (como fue la quema del banco el 5/5/2010 que provocó la muerte de tres trabajadores), para dar un pretexto a las fuerzas de seguridad con el fin de utilizar las armas que disponen para dispersar las multitudinarias movilizaciones populares.

Aún más peligroso y realmente sucio es la calumnia, que el PAME supuestamente protegió el parlamento de los manifestantes, una acusación reproducida por los medios de comunicación burgueses y oportunistas, tanto nacionales como internacionales. Esta acusación sucia pretende presentar el PAME como apoyo del sistema burgués y el KKE como “fuerza sistémica”, como una partido del sistema burgués. Emana de las mismas fuerzas que abogan por lo “espontáneo” presentándolo en oposición al movimiento obrero de clase organizado. Son los mismos que de modo desorientador identifican la revolución y el levantamiento popular con la quema de contenedores de basura y con la rotura de los escaparates, y no con la lucha política organizada del movimiento obrero que tiene sus raíces en las fábricas, los centros de trabajo, los barrios populares, y va a cuestionar el poder burgués y conducir al conflicto con las organizaciones imperialistas de la OTAN y de la UE, al establecimiento del poder popular. El KKE y el PAME no necesitan “credenciales de militancia” como los que dan los medios de comunicación burgueses a los provocadores encapuchados y a los grupos anarco-fascistas. Nuestra historia y actividad tienen el reconocimiento de cientos de miles de trabajadores que participan en las manifestaciones populares, los millones de trabajadores que aprecian la lucha consecuente, inquebrantable del partido, los objetivos firmes por el derrocamiento de la barbarie capitalista y la militancia de sus miembros y cuadros en los lugares donde trabajan y viven. Esta calumnia que supuestamente “el PAME protegió el parlamento burgués de los rebeldes”, no tiene nada que ver con la realidad y además trata de ocultar la verdad, es decir, el hecho que el PAME gracias a su fuerte vigilancia consiguió defender la manifestación y hacer fracasar los planes de su dispersión.

Como decimos en Grecia, “la mentira tiene patas cortas”…

El viernes por la mañana cientos de cuadros y miembros del KKE, numerosas fuerzas del movimiento de clase visitaron centros de trabajo informando a los trabajadores y preparando nuevas movilizaciones. Este trabajo político de masas que continuará diariamente es una respuesta decisiva a todo tipo de anarco-fascistas, a los informantes de la policía, al estado burgués, al gobierno y los partidos del capital, a las formaciones oportunistas.


Atenas 21 de octubre de 2011






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: