Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Culpar a otros no resuelve problemas económicos de EEUU

In Actualidad, Economía on 20 noviembre, 2011 at 0:01

Editorial de
Diario del Pueblo

El presidente estadounidense Barack Obama volvió a culpar a China de los problemas económicos generados por el propio Estados Unidos y se quejó de que Beijing “no ha hecho lo suficiente” para revaluar su moneda. “Ha habido una ligera mejoría respecto al año pasado pero no ha sido suficiente”, declaró Obama en referencia al tipo de cambio del yuan frente al dólar USA, durante una conferencia de prensa ofrecida el domingo luego de la reunión de líderes de economía del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Honolulu, Hawai.

Sin embargo, no mencionó el hecho de que el yuan se ha apreciado alrededor de 30 por ciento frente al dólar en los últimos seis años.

En el comercio internacional, se supone que cada país aprovecha sus ventajas competitivas. China tiene una ventaja en costos labores en su comercio con Estados Unidos. Pero es desconcertante que mientras Washington se queja de su déficit comercial con China, se niega a vender a China productos de alta tecnología, área en la que Estados Unidos tiene ventaja.

Para muchos, la obsesión de Estados Unidos sobre el asunto del tipo de cambio del yuan es simplemente otro acertijo. Con base en los hechos de años recientes, es evidente que forzar la apreciación del yuan sólo generará una quiebra masiva de pequeñas y medianas empresas chinas, y aún asi quedará sin resolver el problema del déficit comercial de Estados Unidos.

El presidente chino Hu Jintao dijo a Obama el domingo que la apreciación del yuan no ayudará a Washington a resolver sus problemas, tales como los déficits comerciales y el desempleo. En realidad, la política de cambio de China es responsable, señaló Hu.

En una cumbre de Directores Generales de APEC, Hu prometió que China otorgará igual importancia a las importaciones que a las exportaciones y centrará más su atención en aumentar las importaciones a la vez que mantiene un nivel estable de exportaciones. Esto probablemente impulsará las exportaciones estadounidenses hacia China, lo cual generará empleos en Estados Unidos.

A Estados Unidos le corresponde poner en orden su casa antes de reprender a otros.

Desde el desencadenamiento de la crisis hipotecaria en Estados Unidos en 2007, los problemas económicos internos estadounidenses fueron los que provocaron una desastrosa crisis financiera que se extendió por todo el mundo.

Muchos años de excesivos gastos aumentaron las deudas. Sumado a eso, las industrias tradicionalmente fuertes como las de finanzas y la automotriz fueron devastadas por la crisis, lo que hizo crecer el desempleo.

Frente a esos graves problemas internos que probablemente podrían generar un nuevo tsunami económico global, muchos políticos estadounidenses parecían preocuparse solamente de cuántos votos podían conseguir, sin pensar en absoluto en el tipo de responsabilidades globales que el país debe asumir.

No debe ser una sorpresa que los enfurecidos manifestantes de “Ocupa Wall Street” pidan la eliminación de los timadores políticos en Washington.

Presionar a China, especialmente sobre el yuan, es una vieja artimaña empleada en época de campaña electoral presidencial en Estados Unidos. La táctica de señalar chivos expiatorios puede atraer la atención de algunos electores, pero definitivamente no responde a los problemas reales de Estados Unidos.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: