Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Bronca entre el monarca español y Urdangarín para que el yerno del rey exculpe a la infanta Cristina ante el juez

In Actualidad on 23 noviembre, 2011 at 11:15

El yerno del rey español, Iñaki Urdangarín, viajó a Madrid el pasado 11 de noviembre, por orden expresa de su suegro, una semana después de que la policía registrase la sede del Instituto Nóos en Barcelona. El monarca lo llamó a capítulo tras conocerse su implicación en el caso de desvío de fondos públicos a un entramado empresarial del que también forma parte su esposa, la infanta Cristina Borbón.

El duque de Palma aterrizó en Barajas a primera hora del viernes 11 a bordo de un vuelo comercial procedente de la capital estadounidense. Desde el aeropuerto se trasladó directamente al palacio de La Zarzuela, donde le aguardaban Juan Carlos Borbón y su equipo de confianza, encabezado por el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno.

La reunión, que según la prensa española tuvo momentos de gran tensión, se centró en un punto fundamental: cómo levantar un cortafuegos para proteger judicialmente a la hija menor del rey, también salpicada por las sospechas de corrupción que se ciernen sobre Urdangarín. La infanta Cristina figura como secretaria del Consejo de Administración de Aizoon S. L., una de las empresas investigadas por el juez. Su marido es el presidente y administrador único de la sociedad, a la que desvió presuntamente una parte de los fondos públicos concedidos de forma fraudulenta por los gobiernos autonómicos de Baleares y la Comunidad Valenciana, ambos del PP.

Cristina Borbón también formaba parte de la junta directiva del Instituto Nóos, epicentro de la presunta trama, una entidad supuestamente sin ánimo de lucro que captó los fondos públicos cuyo origen y destino final investigan ahora Castro y la Fiscalía Anticorrupción. El ex número dos de Urdangarín en Nóos, Diego Torres, que ya está imputado en la causa, declaró al juez que la infanta fue vocal de la Junta de la sociedad entre 2003 y 2006, periodo en el que su marido ocupó el cargo de presidente y Torres el de vicepresidente.

La Casa Real da por descontado que el juez citará a declarar a Urdangarín en calidad de imputado. Pero quiere evitar a toda costa no sólo que la infanta Cristina corra la misma suerte, sino incluso que acuda a prestar declaración como testigo. Por esa razón, el rey exigió a su yerno que asuma toda la responsabilidad y deje claro al juez que su esposa siempre estuvo al margen de las decisiones empresariales adoptadas por Urdangarín y sus socios, entre ellos el actual jefe de Responsabilidad y Reputación Corporativas del BBVA, Antonio Ballabriga.

El rey le dejó muy claro a Urdangarín que no va a quemarse por él ni va a comprometer a la Corona para salvarle, y que lo más importante es evitar que el caso acabe arrastrando a la infanta Cristina. La estrategia diseñada por La Zarzuela pasa por que el duque de Palma, si es citado por el juez, exculpe de cualquier responsabilidad a la hija menor del Borbón, insistiendo en que ésta nunca ocupó cargos ejecutivos en las empresas investigadas ni participaba en las reuniones de sus órganos de dirección.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: