Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

En 2012 el Estado español necesitará 431.500 millones de euros del exterior (40% del PIB)

In Actualidad, Economía on 30 noviembre, 2011 at 0:01

Según explica el Servicio de Estudios del BBVA, las necesidades de financiación de la economía española en 2012 ascenderán a nada menos que 431.500 millones de euros, lo que representa cerca del 40% del Producto Interior Bruto (PIB). Los vencimientos de la deuda exterior obligarán a captar 414.000 millones de euros, mientras que otros 27.500 millones se destinarán a financiar las nuevas necesidades netas. El Estado español tiene aún más complicada su situación, debido a un crónico déficit de balanza de pagos (-3,7% del PIB entre 1992 y 2007, -3% en 2012) que le obliga a pedir fondos en el exterior ante su bajo nivel de ahorro interno.

Según el BBVA, el problema para España es que el proceso el desapalancamiento se está haciendo de forma desordenada, y eso complica todavía más las cosas. Según sus palabras, “la reducción de las necesidades de financiación de la economía española se están produciendo de forma especialmente perniciosa para el crecimiento y la creación de empleo”. Y todo ello en “un contexto de credit-crunch que puede intensificarse aún más, tal y como amenazan las tensiones financieras actuales y las elevadas primas de riesgo”. Esto significa que la falta de crédito pondrá plomo en las alas del crecimiento económico, y sin actividad, difícilmente puede rebajarse la deuda en relación al PIB nominal.

Algo que es especialmente preocupante cuando la Posición de Inversión Internacional de España -el saldo entre lo que los nacionales deben al exterior y lo que adeudan los extranjeros a España- es claramente negativa. Mientras que en España representa nada menos que un -86,6% del PIB, en Italia tan ‘solo’ es del -24,1%, lo que da al país un margen de maniobra que para nada tiene España, cuyo déficit exterior sólo es algo mejor que el de Grecia (-95,3% del PIB), Irlanda (95,7%) o Portugal (107,8%). Alemania, por el contrario, mantiene un posición exterior excedentaria del 42,5% de su PIB, lo que explica su alta exposición a una cadena de suspensiones de pagos en Europa.

El problema, según sostiene el BBVA, es que los procesos de desapalancamiento son lentos. Y para acreditar este aserto sólo hay que tener en cuenta -en el caso español- lo que viene sucediendo en las actividades inmobiliarias (sin construcción). Al comenzar la crisis, primer trimestre de 2008, la deuda contraída con los bancos ascendía a 311.272 millones de euros, y casi cuatro años después, ha bajado hasta los 308.425 millones, según estos datos del Banco de España.  Incorporando todos los sectores productivos, resulta que hace casi cuatro años la deuda era de 962.331 millones, y hoy es de 963.849 millones, lo que da idea de las dificultades para reducir el endeudamiento.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: