Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Mujeres migrantes en la clandestinidad: el aborto en Marruecos

In Actualidad, África on 15 diciembre, 2011 at 0:01

Silmar Jiménez

A partir de este informe Women’s Link Worldwide quiere darle más visibilidad a la situación de las mujeres migrantes en Marruecos en lo que respecta a sus derechos sexuales y reproductivos; asimismo presentan un análisis global de un problema que atañe a los derechos fundamentales de las mujeres.

En el informe se analiza el contexto migratorio existente en Marruecos, la legislación nacional y los debates existentes en torno al tema del aborto en ese país. Los datos arrojados en el estudio son resultado de un trabajo de investigación llevado a cabo por Women’s Link en cinco ciudades de Marruecos: Tánger, Rabat, Casablanca, Oujda y El Aaiún, del que se desprende que en el país del Norte de África se llevan a cabo entre 600 y 800 abortos clandestinos a diario de los cuales entre 150 y 200 fueron practicados en condiciones riesgosas e insalubres.

Del mismo modo, indica el informe, que: “de 4.553 mujeres entre los 15 y los 19 años, 10 por ciento de las casadas han recurrido al aborto, mientras que 75 por ciento de las solteras ha considerado interrumpir su embarazo”.

Pero la situación se torna más acuciante cuando se trata de las mujeres migrantes procedentes de Nigeria y de la República Democrática del Congo -en su mayoría-, quienes además de sufrir travesías en condiciones precarias, al llegar a su destino “dependen principalmente de la mendicidad y de la prostitución para subsistir, y en algunos casos acuden a estrategias de supervivencia como las de tener un ‘marido’ o el ‘marido del camino’ (a quien conoce durante su trayecto migratorio) para obtener protección y seguridad”, dice el informe.

EL CONTEXTO

Estas mujeres migrantes arriban a su destino con una condición irregular (ilegalmente) lo que les hace difícil el acceso a los sistemas de salud. Por otro lado las redes de trata de mujeres con fines de explotación sexual, las mantienen cautivas y a merced de las decisiones de los hombres que les explotan o de sus maridos.

En el Tánger, indica el informe, el porcentaje de mujeres tratadas dentro de la población migrante oscila entre 30 y 40 por ciento, “estas mujeres sufren discriminación racial, acoso sexual y violaciones por parte de la población local, además de los abusos perpetrados por las autoridades marroquíes. Asimismo, carecen de acceso a los servicios de salud y muchas denuncian haber sufrido maltrato hospitalario.

En Casablanca y El Rabat, las personas investigadoras de Women’s Link encontraron que las mujeres representan entre 40 y 45 por ciento de la población migrante. Las formas de supervivencia de estas mujeres son la mendicidad y la prostitución y el acceso a los servicios de salud mejora solo si las mujeres van acompañadas por las personas representantes de alguna organización social.

En el caso de Oujda, ciudad fronteriza con Argelia y puerta de entrada de la mayoría de las mujeres migrantes a Marruecos, el porcentaje de violencia en contra de las mujeres es elevado y son muy pocas las organizaciones que les pueden brindar protección. El número de mujeres que ahí habitan fluctúa “y en épocas anteriores ha pasado de 5 por ciento a 20 por ciento.

Las menores que salieron de sus países en un proyecto migratorio representan entre 5 y 7 por ciento de la población femenina; el 90 por ciento de las mujeres y niñas son de nacionalidad nigeriana y para poder acceder a la salud pública es necesario que medie alguna organización social”, señala el informe.

En cuanto a El Aiún, se indica en el estudio, que el porcentaje de mujeres migrantes ha ido en aumento, indica además que muchas mujeres migrantes se trasladan desde Mauritania para abortar en centros privados de El Aiún y Dakhla, otra ciudad situada en el Sahara Occidental.

EL ABORTO EN MARRUECOS

En Marruecos se permite el aborto cuando representa un riesgo para la salud de las mujeres y debe ser practicado por un médico previa autorización del conyugue, si este no existiese, con permiso escrito del jefe médico de la provincia o prefectura. El mantener el secreto profesional es una obligación del personal de salud, excepto cuando se trate de casos o presuntos casos de aborto.

Aún así es uno los abortos inseguros representan una de las principales causas de mortalidad de mujeres en la región.

HALLAZGOS DE LA INVESTIGACIÓN

El hecho de que se produzcan abortos inseguros responde a diferentes causas pero una de las principales son las barreras de acceso, a las mujeres migrantes, a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluido el aborto.

La mayoría de las mujeres migrantes en Marruecos se encuentran en situación de ilegalidad lo cual hace más difícil para ellas el acceder a los servicios antes mencionados, del mismo modo, se exponen a ser detenidas y expulsadas del país ya que existe un fuerte control policial, sobre todo en los hospitales. Cuando ya las mujeres migrantes pasan al estatus de refugiadas mejora su acceso a los sistemas de salud sexual y reproductiva pero no siempre tienen posibilidades de acceder a servicios de aborto seguro cuando es necesaria la interrupción de un embarazo.

La falta de recursos económicos es otra barrera que enfrentan las mujeres migrantes en Marruecos en el caso de tener que practicarse un aborto, ya que el sistema de salud pública en ese país sigue siendo deficitario y hay una privatización de la salud fuertemente extendida y con precios impagables para las mujeres migrantes. En este sentido muchas de ellas recurren a las farmacias en busca de asesoramiento.

Existe un vacío legal que regule el acceso a la salud pública de la población migrante.

Existen barreras relacionadas con el personal de salud quienes sufren de falta de sensibilización y desconocimiento de los fenómenos migratorios sobre todo en cuanto al derecho a la salud por encima de cualquier situación de legalidad; las dificultades en la comprensión lingüística; la corrupción en el sistema público de salud marroquí y la represión de las autoridades, lo que genera lógico temor en la población migrante.

Existe desconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos; “la mayoría de las mujeres migrantes en Marruecos tienen un nivel educativo medio o bajo”, señala el informe esto conlleva a que muchas de ellas carezcan de educación sexual y reproductiva y de conocimiento sobre el uso de los métodos anticonceptivos, la maternidad segura y el aborto.

La violencia sexual continuada conlleva a un alto número de embarazos no deseados y por ende a un elevado índice de abortos inseguros. La anticoncepción de emergencia es inaccesible ya que las mujeres no pueden ser sometidas a su consumo cada vez que sufren una agresión sexual, cosa que sucede frecuentemente, incluso a diario.

La falta de autonomía sexual y reproductiva por parte de las mujeres migrantes, es causa también de los abortos inseguros ya que las decisiones en este sentido dependen de sus novios, maridos o patrones y en el caso de las mujeres víctimas de trata de la red en la que se encuentren siendo además esta forma de violencia ya que serán otros quienes decidan si lleva adelante un embarazo, si usa anticonceptivos o se somete a un aborto.



[Fuente: AmecoPress]





Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: