Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 10/01/12|Daily archive page

La unificación de los comunistas en torno a la consigna de la República Socialista Canaria

In Actualidad on 10 enero, 2012 at 0:01

Pedro Brenes

La existencia en la actualidad de varios grupos comunistas organizados en Canarias es consecuencia de un proceso histórico que comenzó en la década de los sesenta del siglo pasado, a raíz de la deriva oportunista y reformista de la dirección del PCE que, siguiendo la línea “eurocomunista” socialdemócrata de los partidos francés e italiano, renunciaron al leninismo y abandonaron la teoría del Estado como instrumento de dominación de clase.

Colaboraron también en la división y la dispersión de los comunistas la absurda rivalidad entre los grandes partidos soviético y chino y sus intentos por controlar el movimiento comunista mundial.

Pero, aunque aún quedan restos de aquellas confusiones y errores, es necesario iniciar ya el proceso de recuperación de la unidad perdida y poner en marcha una dinámica de acercamiento, debate político y unidad de acción entre todos los comunistas canarios.

Por supuesto que por comunistas entendemos solamente a los revolucionarios que defienden, desde los planteamientos ideológicos y políticos marxista-leninistas, los intereses inmediatos y estratégicos de la clase obrera, la abolición del Poder estatal de la burguesía monopolista y la construcción del Estado socialista.

En estos momentos de agudización de la crisis capitalista, del aumento explosivo del desempleo, del deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores y de la erosión de sus derechos laborales y sociales, los comunistas de Canarias estamos obligados a superar nuestras diferencias tácticas y, sobre la base de nuestra estrategia común, asumir conjuntamente la dirección de un movimiento social lo más amplio posible contra la crisis y el paro, por la nacionalización de la banca, la inversión pública y la renta básica de subsistencia.

Y en esta labor de organización y de movilización de los trabajadores, los comunistas iremos encontrando y desarrollando los métodos para perfeccionar nuestro trabajo político coordinado y para multiplicar nuestras fuerzas y nuestra influencia en el seno del pueblo.

Como ya hemos manifestado en alguna anterior ocasión, los militantes del PRCC consideramos un objetivo irrenunciable la unificación de los colectivos de comunistas de las Islas, pues todos nosotros nos consideramos orgullosamente herederos y continuadores de la obra política y la labor revolucionaria de José Miguel Pérez y Guillermo Ascanio.

Y lo entendemos así porque estamos convencidos de que la diferencia táctica que hoy nos separa no es infranqueable. Por el contrario, pensamos que en torno a la consigna de la República Socialista Canaria, en la que todos coincidimos, puede articularse el conjunto del trabajo político de masas de los comunistas isleños. Pues en esta consigna se reúnen las grandes reivindicaciones democráticas de los trabajadores y el combate contra el capitalismo monopolista borbónico, aliado del imperialismo militarista de la Unión Europea y de la OTAN.

Unidos en la agitación y en las movilizaciones, organizando conjuntamente a los trabajadores y situándonos a la vanguardia de las luchas ciudadanas recuperaremos la camaradería revolucionaria que siempre ha distinguido a los verdaderos comunistas.

Y debatiremos. Con la franqueza, el rigor y el espíritu autocrítico que nos caracteriza, estudiaremos y analizaremos la realidad económica y social en la que se desenvuelve nuestra actividad política revolucionaria y buscaremos las mejores fórmulas y los métodos más eficaces para cumplir nuestro papel de vanguardia organizada y consciente de la clase obrera canaria.

Desde luego que superar desconfianzas y prejuicios incubados durante décadas no será fácil ni podrá lograrse en poco tiempo. Pero no nos queda otro camino. En tanto que comunistas hemos aceptado una muy alta responsabilidad ante nuestro pueblo que nos obliga a sumar fuerzas en la unidad de acción y a elaborar y desarrollar, entre todos, el programa de transformaciones sociales democráticas, antimonopolistas y antiimperialistas, y el proyecto político para avanzar hacia la construcción de la República Socialista Canaria.







Anuncios

Es hora de hacerles frente: el Capitalismo se tiene que ir

In Actualidad, Comunicado on 10 enero, 2012 at 0:00

Partido Comunista de Gran Bretaña Marxista-Leninista (CPGB-ML)

La huelga del 30 de noviembre de las masas contra el ataque al sector público de las pensiones, es un signo de la lucha que emprenderá la población contra las medidas de austeridad que exige la coalición Conservadora-Liberal.

El gobierno quiere que la gente común pague para que los banqueros y multimillonarios ahorren con la muerte de las personas; pero las huelgas, las revueltas estudiantiles en el Reino Unido, las acciones directas, las revueltas juveniles de agosto y el movimiento de los Okupas, son señales de que los trabajadores británicos están despertando al hecho de que el precio es demasiado alto. “No se puede pagar, no vamos a pagar” es el lema que están adoptando cada vez más.

Sin embargo, todos los principales partidos – conservadores, liberales demócratas y Laboristas -, están de acuerdo en que el sistema debe ser salvado y los cortes deben hacerse. ¿Qué otra solución tienen cuando ocurre la crisis económica?

EL CAPITALISMO ENGENDRA CRISIS Y LA GUERRA

En los 400 años de su existencia, impulsado por las leyes de la competencia capitalista, con el capitalismo la humanidad ha permitido hacer grandes progresos muy rápidamente. Estas mismas leyes de la competencia capitalista, sin embargo, tiene un lado negativo que en la actualidad, supera con creces cualquier capitalismo que de beneficios, de lo que es aún capaz de realizar.

En el corazón del sistema, está la contradicción de que, para ganar la batalla de la competencia, los capitalistas necesitan reducir los salarios y los beneficios de las masas trabajadoras tanto como sea posible, mientras que la producción y venta de bienes son realizados cada vez más con un costo más bajos.

Las masas relativamente pobres que trabajan, sin embargo, no pueden comprar todos estos productos, obteniéndose una crisis de sobreproducción , la quiebra y el cierre de miles de empresas, despidos masivos y reducción de los salarios para los que siguen en el trabajo, todo lo cual agravará la crisis aún más.

A pesar de la increíble cantidad de riqueza generada por los trabajadores del mundo, y su distribución desigual significa que casi la mitad de los niños del mundo viven en la pobreza y 22.000 de ellos mueren cada día como consecuencia directa de la pobreza. El enorme aumento de precios de los alimentos causada por la crisis económica ha agravado esta situación ya horrible.

La crisis financiera actual fue desencadenada por la quiebra de los bancos, que trataron de contrarrestar con el empobrecimiento de las masas, prestándoles dinero que nunca podrían pagar. Esta maniobra permitió a la gente a mantener el gasto y así disfrazando la crisis de sobreproducción durante años, pero ahora que el dispositivo se ha derrumbado, la crisis es peor que nunca.

Hasta hace poco, los imperialistas fueron capaces de utilizar su control de las economías de los países oprimidos de África, Asia y América Latina para limitar los peores efectos de la crisis mundial de sobreproducción a esos lugares. Este compró la paz social en el país, ya que incluso los trabajadores más pobres británicos permanecieron un poco protegidos.

Ahora, sin embargo, nuestra inmunidad familiar llega a su fin, y las masas trabajadoras de Gran Bretaña, Europa, EE.UU. y Japón se hundieron en el tercer mundo de la miseria.

La crisis actual está acabando con el poder adquisitivo de las masas de muchas maneras. Muchos trabajos se han ido y más que tardarán en llegar, los ancianos están perdiendo grandes trozos de sus pensiones, los salarios del gasto social y del sector público, junto con las pensiones están siendo recortados para proveer los fondos para los rescates bancarios, etc.

El resultado de todo este rigor sólo puede dar lugar no a más empresas capitalistas, sino a más despidos, menos poder adquisitivo y más profunda crisis.

Además de la pobreza masiva y la inseguridad, el capitalismo trae la guerra a escala industrial. El mundo no ha estado libre de la guerra ya que el capitalismo desarrollado, y estas guerras son cada vez más, que todo lo abarcan como un círculo vicioso. Los EE.UU. y Europa de los capitalistas, necesitan controlar el petróleo del Medio Oriente y las rutas de abastecimiento, por eso llevaron las guerras criminales a Yugoslavia, Irak y Afganistán.

Libia ha sido su víctima más reciente, y Siria e Irán bien podría ser las próximas. Países enteros están siendo devastados en la búsqueda sin fin para el máximo beneficio, sin final a la vista de esta destrucción sin sentido.

ES HORA DE HACER UN CAMBIO

Es claro que el capitalismo ha sobrevivido al fin de su utilidad. Cuanto más tiempo de explotación le permitamos permanecer, más vamos a sufrir.

Es por eso que aquellos que se benefician del sistema están tratando de convencer a las masas trabajadoras que no hay nada malo con el capitalismo, que el único problema es la codicia de unos pocos peces gordos.

Pero esto es como culpar a los moscardones y los gusanos de la carne podrida de que se están alimentando.

En cambio, nuestra atención debe centrarse en deshacerse del cadáver maloliente del sistema capitalista.

Los trabajadores deben tomar posesión de todos los medios de producción, ahora propiedad de la burguesía (fábricas, máquinas, materias primas, etc) con el fin de comenzar a producir bienes que, directamente den satisfacción a las necesidades de las personas , en comparación con el sistema actual, en las que incluso las necesidades más básicas de la vida, sólo se producen o distribuyen si hay un beneficio.

El Estado burgués se ha perfeccionado como una máquina que nos impide combatir difícilmente las relaciones capitalistas de producción y deben ser rotas. En su lugar, tenemos que construir un estado obrero, cuya tarea principal será parar a los explotadores, derrocarlos para impedirles que vuelvan a continuar con su reinado de la miseria, guerra y miseria. Esta es la única manera de salir de la niebla de la oscuridad.

La crisis financiera no tiene nada que ver con nosotros, nuestro trabajo ha creado la suficiente riqueza para todo el mundo como para poder vivir bien. Si el capitalismo no va a producir o distribuir, porque no consigue beneficio por el que se hizo, entonces la clase obrera debe intervenir en la brecha para hacerse cargo de las palancas de la producción.

Mediante la difusión del conocimiento sobre la verdadera naturaleza de la crisis entre los trabajadores, el CPGB-ML busca ayudar a capacitar a nuestra clase para cumplir con su misión histórica de acabar con el capitalismo de una vez por todas y la construcción de una nueva sociedad socialista y un futuro brillante para todos nuestros niños, sin guerras y ni carencias.

¡Únete a nosotros y ayúdanos a que esto suceda!