Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 16/01/12|Daily archive page

Aleka Papariga: «¡Dentro del sistema capitalista no hay salida de la crisis a favor del pueblo!»

In Actualidad on 16 enero, 2012 at 0:01

Por su interés, reproducimos un extracto de la entrevista a la camarada Aleka Papariga, Secretaria General del Comité Central del Partido Comunista de Grecia (KKE), en el programa matinal del canal de televisión griego ANT1, el pasado 5 de enero.

¿Qué propone el KKE? Es un partido que no aspira tomar el poder burgués. No dice al pueblo que le vote para formar un gobierno y que las cosas cambiarán. ¿Qué propone para salir de este callejón sin salida?

Cuando decimos al pueblo que el sistema capitalista –refiriéndonos al sistema capitalista de Europa que ha cumplido todo su ciclo– hoy objetivamente no puede dar soluciones, que ha dado todo lo que podía dar, esto significa que no espera que el KKE participe en el sistema político burgués, en un gobierno de gestión de un sistema que no puede dar nada.

Entonces habla del derrocamiento del sistema.

Por supuesto.

¿No les interesa participar en un esquema gubernamental?

La cuestión no es si nos interesa. Es que será perjudicial para el pueblo. Nos encontraremos ante una gran contradicción, es decir, por un lado tener consignas a favor del pueblo e invocar a nuestra historia de más de noventa años y por otro lado discutir sobre la abolición de los bonos de la Navidad y del Pascua. La cuestión no es qué queremos.

Si el pueblo vota por el KKE y consigue un porcentaje significativo, hipotéticamente, ¿qué van a decir, que no van a gobernar porque le harán daño, porque no pueden gobernar en el marco del sistema capitalista?

Cuando el pueblo griego dé tal mayoría al KKE, estará determinado a lanzarse a la batalla. Nosotros exponemos nuestra política en su totalidad. No le vamos a decir que se puede formar un gobierno que impondrá un par de buenas soluciones. Esto lo dicen los demás partidos y es mentira. En mi opinión debemos decir o bien que sus políticos y cuadros son incompetentes, lo cual no lo creo, o bien que mienten conscientemente.

Si pudiéramos, en este momento, con nuestra participación en un gobierno, impedir las consecuencias de la crisis y resolver los problemas del pueblo, tomaríamos parte. Somos atrevidos y arriesgados. Pero esto es imposible. Que nos expliquen los partidos que hablan de gobiernos progresistas de izquierdas o de centroderecha y centroizquierda: forman un gobierno; el día siguiente tendrían que afrontar nuevos memorandums, préstamos, la Federación Helénica de Empresas, las federaciones de los empleadores. ¿Sabe qué está pasando? Aun cuando en un sector o fábrica la lucha ejerce presión sobre el empleador y él quiere retrocederse un poco, la federación de los industriales interviene y le dice que no lo haga porque abrirá el camino para las demás fábricas. Así que los trabajadores no se enfrentan solamente a su propio empleador sino a todos los propietarios de capital y de medios de producción.

Elecciones. Si nos fijamos en las encuestas no vamos a tener gobiernos de un partido. ¿Qué van a hacer en este proceso? ¿El KKE seguirá gritando y diciendo que es el único que expresa la izquierda?

Lo que ha dicho, no lo decimos de esta manera. Nosotros, con nuestras posiciones, tratamos de expresar objetivamente los intereses de la clase obrera contemporánea y de una gran parte -no de todos- de los autónomos y de gran parte del campesinado, no de todo el campesinado. Identificamos las fuerzas sociales. Nosotros nos dirigimos al obrero que vota tanto por la ND como por el PASOK. Hablamos de fuerzas sociales porque hoy en día los términos izquierda, derecha, centro no dicen nada.

El pueblo no tiene nada que perder; al contrario puede ganar algo cuando de las elecciones surja un gobierno débil. Lo más fuerte el gobierno, lo mayor será su fuerza y su determinación contra el pueblo.

Vamos a ser realistas en cuanto a las próximas elecciones. Es posible que el pueblo surja más fuerte y pueda poner obstáculos contra la obra del próximo gobierno. El pueblo no debe tener miedo. Si no se puede formar gobierno de un solo partido van a encontrar una solución entre ellos. Ya se están preparando. No tomen en cuenta lo que dice señor Samaras, señor Papandreou o el próximo líder del PASOK. Ya hay algunos que están dispuestos a contribuir. Esperamos llegar en un momento que no se podrá formar un gobierno y que intervendrá el pueblo. Lo que es importante es no tener un gobierno fuerte. No podemos tener un gobierno a favor del pueblo.

Esto es un poco astuto, en un sentido político. Dice que no puede existir un gobierno progresista excluyendo la posibilidad de un gobierno no que sea de su partido sino de señor Tsipras (SYRIZA), de señor Kouvelis (Izquierda Democrática).

Lo decimos claramente. No lo insinuamos.

Así que lo dicen directamente.

No puede haber un gobierno progresista en coexistencia con los monopolios, no sólo en la economía sino en general, que llevará a cabo negociaciones con la UE, porque eso es lo que dicen todos, que supuestamente van a hacer negociaciones “combativas”; pero tal cosa es imposible. Estas dos cosas son incompatibles. Por otro lado lo que puede existir inmediatamente, el día después de las elecciones, es un movimiento fuerte.

La gente tiene expectativas de ustedes; dice que el KKE quizás tenga una de las pocas oportunidades en el período post-dictatorial para que haga sentir su presencia con los votos de la gente y quiere escuchar las propuestas de salida del KKE. Lo está pidiendo gente que, incluso, no tenía ninguna relación ideológica con el KKE.

Por supuesto tenemos una propuesta para la salida. No les diré solamente que la hemos difundido en versión impresa. Hemos organizado mítines, reuniones en toda Grecia. Es cierto que no se puede presentar en un minuto. Si para usted la propuesta de salida es que todo permanezca igual y que venga un gobierno que lo cambiaría todo mediante las decisiones del parlamento, tal cosa es imposible. Es decir que dentro del sistema actual no hay salida.

Están hablando del derrocamiento del sistema.

Sí, pero esto no puede suceder en una noche y con un solo asalto. Nosotros decimos que en cada batalla el pueblo debe avanzar como militante, incluso con logros parciales. No podemos descartar la posibilidad de un derrocamiento radical en los años siguientes. El propio pueblo lo decidirá y debe prepararse y al mismo tiempo ejercer presión decisiva, impedir lo peor y lograr conquistas. Nosotros no podemos fijar una fecha para el cambio del sistema político, o sea decir en uno, dos o tres años porque esto depende de la mayoría del pueblo; no se llevará a cabo solamente por el KKE. Si el pueblo no toma la decisión, este cambio no sucederá.







Anuncios

La guerra económica entre EEUU e Irán

In Actualidad, Economía on 16 enero, 2012 at 0:00

Pepe Escobar

Intentemos un curso rápido sobre cómo arruinar la economía global.

Una enmienda clave de la Ley de Autorización para la Defensa Nacional firmada por el presidente de EE.UU., Barack Obama, el último día de 2011 –cuando nadie prestaba atención– impone sanciones a cualquier país o compañía que compre petróleo iraní y lo paguen a través del Banco Central de Irán. Desde este verano, cualquiera que lo haga no podrá realizar negocios con EE.UU.

Esta enmienda –para todos los fines prácticos una declaración de guerra económica– se la debéis al Comité EE.UU.-Israel de Asuntos Públicos (AIPAC), por órdenes directas del gobierno israelí bajo el primer ministro Benjamin “Bibi” Netanyahu.

Torrentes de discursos político han tratado de justificarla como el plan B del gobierno de Obama en lugar de permitir que los perros de guerra israelíes realicen un ataque unilateral contra Irán por su supuesto programa de armas nucleares.

Sin embargo, la estrategia israelí original era realmente aún más histérica –que se impidiera efectivamente a todo país o compañía que pagara por petróleo iraní importado, con las posibles excepciones de China e India-. Además, los que ponen a Israel por sobre los intereses de EE.UU. trataron de convencer a todos de que esto no conduciría a interminables aumentos del precio del petróleo.

Exhibiendo una vez más su incomparable capacidad de disparar a sus propios pies calzados de Ferragamo, los gobiernos de la Unión Europea (UE) están discutiendo si o no seguir comprando petróleo de Irán. La duda existencial es si deberían comenzar o esperar unos meses. Inevitablemente, como la muerte y los impuestos, el resultado ha sido –qué iba a ser– un aumento astronómico de los precios del petróleo. El barril Brent de crudo gira ahora en torno a los 114 dólares y la única posibilidad es que suba.

ENTRÉGAME EL CRUDO A TIEMPO

Irán es el segundo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y exporta hasta 2,5 millones de barriles diarios. Cerca de 450.000 de esos barriles van a la Unión Europea, el segundo mercado iraní después de China.

El necesario burócrata anónimo, el comisionado de Energía de la UE, Gunther Ottinger, ha estado divulgando que la UE puede contar con Arabia Saudí para compensar la falta de petróleo de Irán.

Cualquier analista petrolero que se respete sabe que Arabia Saudí no tiene la necesaria capacidad adicional disponible. Además, y crucialmente, Arabia Saudí tiene que ganar mucho dinero con petróleo caro. Después de todo, la contrarrevolucionaria Casa de Saud necesita urgentemente esos fondos para sobornar a sus súbditos para que descarten toda posibilidad de una Primavera Árabe autóctona.

Hay que agregar la amenaza de Teherán de bloquear el Estrecho de Ormuz, impidiendo así que un sexto del petróleo del mundo y un 70% de las exportaciones de la OPEP lleguen al mercado; no es sorprendente que los negociantes petroleros hagan todo lo que pueden por asegurarse la posesión de todo el crudo que puedan conseguir.

Hay que olvidar el petróleo asequible a 50 dólares o incluso 75 dólares por barril. El precio del petróleo puede estar destinado a llegar pronto a 120 dólares por barril e incluso a 150 dólares para el verano, precisamente como en el año 2008 afectado por la crisis. La OPEP, a propósito, bombea más petróleo que nunca desde finales de 2008.

Por lo tanto, lo que comenzó como un artefacto explosivo improvisado del camino urdido por Israel, se ha convertido ahora en un múltiple atentado suicida contra sectores enteros de la economía global.

No es sorprendente que el presidente de la comisión de seguridad nacional y política exterior del Parlamento iraní, Ala’eddin Broujerdi, haya advertido de que Occidente puede estar cometiendo un “disparate estratégico” con estas sanciones al petróleo.

Traducción: tal como van las cosas, el nombre del juego para 2012 es una profunda recesión global.

OBAMA SE LA JUEGA

Primero Washington filtró que las sanciones contra el Banco Central de Irán no “están sobre la mesa”. Después de todo, el propio gobierno de Obama sabía que se convertirían en un aumento del precio del petróleo y solo pueden conducir a más recesión global. El régimen iraní, además, obtendría más dinero por sus exportaciones de petróleo.

No obstante, el combo Bibi-AIPAC no tuvo problemas para imponer la enmienda a través de esas Mecas de los que ponen primero a Israel, el Senado y el Congreso de EE.UU. –incluso si el secretario del Tesoro de EE.UU., Tim Geithner, se opuso expresamente-.

Es posible que la enmienda que acaba de aprobarse no represente las “sanciones paralizantes” exigidas a gritos por el gobierno israelí. Teherán sentirá la presión, pero no a un nivel intolerable. Sin embargo, solo esos irresponsables del Congreso de EE.UU. –aborrecidos por la abrumadora mayoría de los estadounidenses según numerosos sondeos– podrían llegar a creer que conseguirán sacar los 2,5 millones de barriles diarios de Irán del mercado mundial sin consecuencias drásticas para la economía global.

Asia necesitará cada vez más petróleo y seguirá comprando petróleo de Irán. Y los precios del petróleo seguirán flirteando con la estratósfera.

¿Entonces por qué firmo Obama la enmienda? Para el gobierno de Obama todo depende actualmente del cálculo electoral. Esos dementes terminales del circo presidencial republicano –con la honorable excepción de Ron Paul– pregonan la guerra contra Irán desde el momento en que resultan elegidos, y algunos sectores sutanciales del electorado estadounidense son lo bastante despistados como para aceptarlo.

Nadie, sin embargo, hace algunos cálculos elementales para concluir que las economías estadounidense y europea, ciertamente no necesitan que el petróleo flirtee con el nivel de 120 dólares si se espera una recuperación mínima.

MUÉSTRAME LO QUE TIENES

Aparte de ese grupo contraproducente de la OTAN en crisis terminal, todos sus vecinos dejarán de lado la declaración israelí-estadounidense de guerra económica:

• Rusia ya dijo que la pasará por alto.

• India ya está pagando el petróleo iraní a través de Halbank en Turquía.

• Irán negocia activamente la venta de más petróleo a China. Irán es el segundo de China después de Arabia Saudí. China paga en euros, y pronto pagará en yuanes. Para marzo los dos países habrán sellado un acuerdo sobre nuevos precios.

• Venezuela controla un banco binacional con Irán desde 2009; es como pagan a Irán por su negocio en Latinoamérica.

• Incluso algunos aliados tradicionales de EE.UU. quieren quedarse afuera. Turquía, que importa cerca de un 30% de su petróleo de Irán, buscará una cláusula de escape que exima al importador turco de petróleo, Tupras, de las sanciones estadounidenses.

• Y Corea del Sur hará lo mismo, para comprar cerca de 200.000 barriles diarios, un 10% de su petróleo, a Irán en 2012.

China, India, Corea del Sur, todos tienen complejos vínculos comerciales en ambas direcciones con Irán (el comercio China-Irán, por ejemplo, es de 30.000 millones de dólares anuales, y subiendo). Nada de esto se acabará porque lo diga el eje Washington/Tel Aviv. Por lo tanto se puede esperar una racha de nuevos bancos privados establecidos en todo el mundo en desarrollo con el propósito de comprar petróleo iraní.

Washington no tendrá el valor de tratar de imponer sanciones a bancos chinos porque estén tratando con Irán.

Por otra parte, hay que elogiar la valentía de Teherán. Después de una implacable campaña de asesinatos encubiertos; secuestros de científicos iraníes; ataques a través de la frontera en la provincia Sistan-Baluchistán; sabotaje israelí de su infraestructura, con virus y otros medios; invasión de su territorio por drones espías estadounidenses; interminables amenazas israelíes y republicanas de un inminente ataque de “Conmoción y pavor”; y la venta de 60.000 millones de dólares en armas de EE.UU. a Arabia Saudí, Teherán todavía no cede.

Teherán acaba de ensayar –exitosamente– sus propios misiles crucero, precisamente en el estrecho de Ormuz. Entonces, cuando Teherán reacciona ante los continuos actos agresivos de Occidente, le acusan de “actos de provocación”.

El viernes pasado, el consejo de redacción del New York Times se mostró totalmente enamorado de las amenazas del Pentágono a Irán, mientras pedía “máxima presión económica”.

El resultado final es que los iraníes de a pie sufrirán, afectados por la crisis, y los endeudados europeos de a pie también sufrirán. La economía de EE.UU. también sufrirá. Y cada vez que perciba que Occidente exagera su histeria, Teherán seguirá reservándose el derecho de provocar un aumento astronómico de los precios del petróleo.

El régimen en Teherán seguirá vendiendo petróleo, seguirá enriqueciendo uranio y, sobre todo, no caerá. Como un misil Hellfire que cae sobre una fiesta pastuna de matrimonio, esas sanciones occidentales fracasarán miserablemente. Pero no sin haber provocado mucho daño colateral, en el propio Occidente.


[Fuente: Asia Times. Traducido para Rebelión por Germán Leyens]