Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 30/01/12|Daily archive page

Rompamos con la dirigencia sindical traidora, organicémonos para la lucha

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 30 enero, 2012 at 0:01

Comité Ejecutivo del
Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)

El día 25 de enero la dirigencia sindical traidora de CCOO y UGT volvió a firmar un acuerdo lesivo para la clase trabajadora. En esta ocasión un acuerdo sobre subidas salariales que se sitúa en el 0,5% cuando el IPC del año 2010 fue del 2,4% y con cláusula de descuelgue con lo que es posible que no se llegue aplicar realmente ni ese 0,5%.

Desde el PCPE llevamos tiempo advirtiendo que de la crisis estructural del Capitalismo no hay salida favorable a la clase obrera que no sea la de enviar al basurero de la historia al sistema de explotación capitalista. Así como que la única salida es la organización y la lucha de las clases trabajadoras en la perspectiva del Socialismo. Esta nueva vuelta de tuerca no hace más que demostrar nuestro análisis.

Y es que a la burguesía y a sus sucesivos gobiernos no les preocupan las cinco millones cuatrocientos mil personas sin empleo, no les preocupa la perdida constante de poder adquisitivo del pueblo trabajador, no les preocupa que alguna persona pueda encontrarse en la calle por que el banco le haya robado su vivienda, no les preocupa que una persona pueda no ser atendida en un centro sanitario, no les preocupa el alto grado de analfabetismo funcional ni el abultado fracaso escolar de los hijos e hijas de la clase trabajadora, en definitiva no les preocupa lo más mínimo la miseria a la que a grandes zancadas se nos va llevando por que son conscientes de que sólo así podrán remontar su crisis. No debemos olvidar que la burguesía sí tiene conciencia de clase y está perfectamente organizada.

En cambio, la clase trabajadora, que durante décadas de luchas organizadas desde el sindicalismo de clase había logrado importantes conquistas sociales ve ahora como sus organizaciones se vuelven estériles para la lucha, cuando no cómplices de los retrocesos.

Esto es debido en gran medida a la influencia de la ideología burguesa en el seno de las organizaciones obreras, que introdujo hace ya demasiado tiempo el concepto de Pacto Social y de corresponsabilidad ante la crisis. Pero también a la traición de toda una capa de dirigentes que acomodados en las estructuras de dirección sindicales actúan desligados de los intereses de la clase a la que dicen representar.

Sólo tenemos que observar lo poco que hemos tardado, tras las elecciones, en ver como de nuevo las estructuras confederales de CCOO y UGT han acordado un nuevo paso atrás en las condiciones de vida y de trabajo, mientras siguen tendiendo la mano al nuevo gobierno para entrar en un nuevo proceso de concertación social que bajo el paraguas de “por el empleo” todos sabemos lo que significará: más paro y más salarios de miseria.

Todo este escenario nos lleva a un callejón sin salida, donde a cada renuncia sindical le sucede una nueva exigencia patronal y un nuevo descontento entre los trabajadores y trabajadoras que miran cada vez con más recelo a todas las organizaciones sindicales. Provocando con ello una enorme dificultad de organización y de lucha.

Pero hay un camino para luchar contra las medidas lesivas impuestas por los gobiernos de la burguesía en connivencia con los dirigentes sindicales traidores. El PCPE llama al conjunto de delegados y delegadas sindicales, a toda la afiliación de todos los sindicatos y a los trabajadores y trabajadoras en general a la insumisión a estos acuerdos. Llamamos a organizar Comités para la Unidad Obrera (CUO), estructuras asamblearias de base a niveles de empresa y territoriales sin importar la afiliación sindical de cada quien, y que tengan como objetivo levantar una movilización sostenida con el horizonte de la Huelga General.

SI ELLOS FIRMAN RETROCESOS Y PAZ SOCIAL
RESPONDAMOS CON UNIDAD Y LUCHA DE CLASES







Anuncios

La posición de los comunistas contra toda unión imperialista es un criterio fundamental

In Actualidad on 30 enero, 2012 at 0:00

Elisseos Vagenas
Responsable de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Grecia (KKE)

La crisis capitalista global, consecuencia de la contradicción básica del sistema capitalista, ha conducido a una mayor agudización de las contradicciones interimperialistas, a la aparición de nuevas y poderosas potencias imperialistas, que tratan de formar nuevas uniones interestatales con múltiples objetivos: el fortalecimiento de su posición frente a sus rivales globales, el control de las materias primas, la energía, las rutas de transporte de energía, el control de esferas de mercado para favorecer a sus monopolios, así como una mayor explotación de la clase obrera y el reforzamiento del poder burgués en todos los países, utilizando las “herramientas” que proveen las uniones interestatales imperialistas.

Así vemos como, junto a nuestras “bien conocidas” uniones, como la UE, aparecen nuevas uniones en el territorio de la antigua URSS y en América Latina. Estas uniones pueden ser nuevas, pero las “raíces” de su creación no son otras que las que se señalaban en las obras de Lenin: que en la época del imperialismo, fase final del capitalismo, se forman uniones internacionales de capitalistas que se reparten el mundo.

UN INTENTO DE LAVADO DE CARA

Ciertas fuerzas están llevando a cabo un intento de “blanquear” este objetivo de las clases burguesas de esas regiones, en nombre de la formación de un “mundo multipolar”. Según este punto de vista, es positivo para los pueblos que surjan otros fuertes “polos” en el escenario internacional, más allá de los EEUU y la UE. Como argumento adicional, se señala la época en que existía la URSS, que operaba como un “contrapeso”.

Al mismo tiempo, el intento de “blanquear” las nuevas uniones interestatales dice que estas uniones aparecen para ayudar al “capital nacional” contra el denominado capital “comprador sometido a extranjeros”, para así reforzar “el desarrollo”, impedir la penetración de los EEUU y otras organizaciones imperialistas como la OTAN y la UE en estas regiones, e incluso salvaguardar la “soberanía nacional”, que de otra forma estaría amenazada por el imperialismo internacional.

Desgraciadamente, estos análisis no los apoyan sólo las fuerzas burguesas, sino también partidos que son caracterizados como “de izquierda”, e incluso comunistas, como el PC de Brasil (en cuanto a las uniones en la región de América Latina) o el PC de la Federación Rusa (en la denominada región de Eurasia).

LO QUE SE ESTÁN OLVIDANDO

No obstante, estos partidos han olvidado echar un vistazo al asunto desde una perspectiva de clase. Si no se les hubiera olvidado, habrían visto que la Unión Soviética no se parecía a estas nuevas uniones interestatales. Esto es así porque ahora nos enfrentamos a uniones que están construidas sobre el terreno del capitalismo monopolista, es decir, el imperialismo. Además, el imperialismo no debe ser entendido de manera simplista, como una política agresiva de las potencias más fuertes que viene a imponerse a los pueblos desde fuera con el poder del dinero y las armas. En las condiciones actuales, todo país en el que prevalezcan las relaciones de producción capitalistas, independientemente del nivel de desarrollo de sus fuerzas productivas, se incorpora al sistema imperialista internacional, es una sección del mismo.

Entonces, si nos acercamos al acontecimiento de la formación de nuevas uniones interestatales que se están creando en Eurasia o América Latina con un enfoque de clase, veremos que éstas no se están creando para servir a los intereses de los pueblos, sino para promover los intereses del capital de países concretos y de sus monopolios.

Por ejemplo Brasil, donde el capital está viendo hoy un importante crecimiento de su rentabilidad, opera como “motor” en las nuevas uniones interestatales que se están creando en América Latina. La actividad económica y diplomática del estado brasileño tiene el objetivo de convertir a Brasil en un fuerte competidor capitalista en el marco de la “pirámide” imperialista. Ya en algunos mercados de América Latina son predominantes las empresas multinacionales brasileñas, que gozan de financiación pública. Rusia opera de forma similar, así como los monopolios rusos, en el territorio de la antigua URSS.

Con la formación de nuevas uniones interestatales, que constituyen expresiones de unificación capitalista regional y siempre surgen sobre la base de las leyes de la economía de mercado, las clases burguesas tratan de unir sus fuerzas contra sus rivales y a costa de la clase obrera. La política de apoyo a estas uniones transforma al movimiento comunista y obrero en una herramienta de apoyo al “desarrollo” capitalista, lo que fortalece las posiciones del capital y lleva a los trabajadores a la “cámara de tortura”, al consenso social favorable al incremento de la “competitividad” de la “economía nacional” y al fortalecimiento de la unión interestatal imperialista específica.

Por otra parte, el “mundo multipolar” no es realmente más pacífico y seguro para los pueblos, ya que es un mundo duras y depredadoras alianzas y conflictos imperialistas, que se sustancian en todas las formas posibles: económicas, políticas, diplomáticas, espionaje, militar, etc.

CONSECUENCIAS PELIGROSAS

Tal enfoque de apoyo a las nuevas uniones imperialistas podría ser catastrófico para el movimiento comunista, que así llama al pueblo a elegir entre imperialistas. Podría llevar a posiciones y acciones que lo dejarían expuesto. Ofrecemos un ejemplo importante.

Como es bien sabido, a finales del año pasado tuvo lugar una gran masacre en la ciudad de Zhanaonen, Kazajstán, cuando las autoridades reprimieron a tiros la protesta de los huelguistas, quienes habían llegado al límite de la indigencia tras una huelga de muchos meses en una gran empresa petrolera kazajo-china. Los trabajadores exigían la subida de salarios y la mejora de las condiciones de trabajo, la liberación de sus camaradas presos, la libertad de acción de sus sindicatos y la cancelación de cientos de despidos intimidatorios. Las negociaciones entre los trabajadores y los empresarios no llegó a ningún resultado y los trabajadores comenzaron a exigir no sólo cuestiones económicas, sino también demandas políticas como la dimisión del presidente del país y la nacionalización de los recursos naturales del país. La violenta represión ocasionó la muerte de 16 trabajadores y dejó heridas a varias decenas más.

La gran mayoría de partidos comunistas y obreros que participaron en el reciente 13 Encuentro Internacional, organizado por el KKE en Atenas, condenaron la represión de la lucha obrera y expresaron su solidaridad con los trabajadores petroleros en huelga de Kazajstán.

El 4 de enero, el periódico del PC de Ucrania, El Comunista, publicó un artículo titulado: “El expreso “naranja” Moscú-Astaná” en el que tanto los acontecimientos en Kazajstán como las manifestaciones en Rusia contra el fraude que tuvo lugar en las elecciones parlamentarias y los obstáculos que enfrentan varias fuerzas políticas en su actividad, era calificado como “intentos de los EEUU de desestabilizar la situación política y económica de estos dos países sobre los que, en esencia, se basa la Comunidad Económica Euroasiática, Kazajstán y la Federación Rusa”. Hay que señalar que el PC de Ucrania es favorable a la entrada del país en la Comunidad Económica Euroasiática, en la que por ahora participan Rusia, Kazajstán y Bielorrusia.

El mismo artículo menciona que “las movilizaciones de los trabajadores de la empresa petrolera “Kasmunaygas” tuvieron lugar a iniciativa de la abogada sindical Natalia Sokolova, quien ha sido acusada en muchas ocasiones por las autoridades de faltas administrativas. La investigación sobre esta persona, llevada a cabo por periodistas kazajos, ha revelado una serie de provocaciones contra la empresa. Si tenemos en cuenta que en el pasado la sra. Sokolova trabajó como traductora en la misión humanitaria de la estadounidense Army and Navy, así como colaboró en varios asuntos con la agencia del Departamento de Estado de EEUU, USAID, queda todo claro”.

Como es bien sabido, Sokolova ha sido condenada a 6 años de cárcel y ahora está encerrada bajo la acusación de “alentar el odio social”, “violación del orden” y “organización de reuniones, encuentros y manifestaciones ilegales”, mientras que la información relativa a su conexión con los EEUU ha sido refutada y caracterizada como una provocación por varias organizaciones kazajas.

En el artículo incluso hay referencias a las posibilidades económicas (petróleo, plata, cobre, zinc, níquel, fósforo, gas natural, carbón, magnesio, oro y yacimientos de estaño) que existen en Kazajstán, así como a la importancia geopolítica del país, situado en una posición clave, entre Oriente Medio, Rusia, China, el Caspio y el Cáucaso. El artículo llega a la conclusión de que “el futuro de la Unión Euroasiática está directamente vinculado al destino de Kazajstán. La dirigencia de Kazajstán reaccionó de forma dura, sabia y competente”.

NO A TODA UNIÓN IMPERIALISTA

No hay duda de que todas las potencias imperialistas, y sobre todo los EEUU y la UE, tratan de poner obstáculos al surgimiento y funcionamiento de otras uniones imperialistas, puesto que operan en competencia con sus intereses. Además, es bien conocido que las potencias imperialistas tienen mecanismos muy diversos de intervención, desde los medios de comunicación electrónicos a las ONG’s, o “institutos de investigación”, a quienes dan dinero para que influyan y corrompan las conciencias, etc. Existe información específica sobre el papel jugado por una serie de agencias imperialistas en el entrenamiento de fuerzas que estuvieron activas en la denominada primavera árabe y/o están activas ahora en Siria. Está claro que no podemos ignorar los intereses y planes de cada potencia imperialista en distintas regiones y en distintos momentos. La lucha contra los planes imperialistas debe fortalecerse en todos los lugares. No obstante, los comunistas caeremos en trágicos errores y adoptaremos posiciones inaceptables (como el artículo que se opone a la lucha de la clase obrera y aplaude su represión sangrienta), si sustituimos el enfoque de clase para analizar los acontecimientos por teorías no clasistas supuestamente “geopolíticas”, que exigen que escojamos lado en la pugna imperialista, ocultando la contradicción básica entre capital y trabajo, que es la misma en todos los países capitalistas.

Por eso es un trágico error separar a la clase burguesa en “nacional” y “extranjera”, e igualmente peligroso y equivocado es elegir apoyar a una unión imperialista u otra. El movimiento comunista y el movimiento obrero debemos tener una posición clara de oposición a toda unión imperialista, luchar por la salida de nuestros países de los planes y las uniones imperialistas, con el simultáneo derrocamiento del sistema capitalista que las crea.


[Fuente: Rizospastis. Traducxión del PCPE]







Europa en guerra con Irán

In Actualidad on 30 enero, 2012 at 0:00

Pepe Escobar

..

Nadie ha perdido dinero nunca apostando a la insensatez de los políticos de la Unión Europea (UE). Y si comercias con petróleo alégrate, muérete de risa; como era de esperar, los Ministros de Exteriores de la UE, siguiendo dócilmente al gobierno de Barack Obama, han dado luz verde a un embargo total del petróleo iraní.

El embargo no solo se aplica a los contratos nuevos, sino también a los existentes, que vencerán el 1 de julio. E incluso se imponen sanciones adicionales al Banco Central de Irán y a las exportaciones petroquímicas a la UE. Es esencial recordar siempre que el embargo –una declaración de guerra económica de facto por parte de Europa- fue propuesto enérgicamente en primer lugar por el neo-napoleónico «liberador» de Siria y Presidente de Francia Nicolás Sarkozy. La excusa oficial de la guerra económica son las «severas y crecientes preocupaciones por el programa nuclear iraní».

No sirvió de nada que Moscú advirtiese a los países de la UE para que dejen de actuar como simples peones de Washington disparando una vez más sobre sus propios pies calzados por Ferragano. Los rusos saben todo lo que hay que saber respecto a lo terriblemente contraproducente que puede ser este embargo.

La UE defiende su estrategia –o guerra económica- como única manera de evitar «el caos en Oriente Medio». Sin embargo la guerra económica puede acabar provocando la guerra real que teóricamente intenta prevenir. ¡Una serie de consecuencias imprevistas está al acecho!

Y eso nos lleva directamente al asunto del Estrecho de Ormuz. Teherán ha reiterado que únicamente lo cerrará –repetimos, únicamente- si se bloquean las exportaciones de petróleo de Irán. Esa medida representaría un golpe mortal a la economía iraní, totalmente dependientes de las exportaciones petróleo, por no hablar del régimen controlado por el Supremo Líder Ayatolá Ali Jamenei. El cambio de régimen es el verdadero plan de Washington y sus mascotas europeas [ver «El mito de un Irán “aislado”», Independencia y Socialismo, 27 de enero de 2012], pero eso no se le puede aclarar a la opinión pública mundial.

LAS HUELLAS DE MIS LÁGRIMAS

De los cinco principales importadores de petróleo iraní cuatro están en Asia; dos miembros del BRICS (China e India), más los aliados de EE.UU. Japón y Corea del Sur. Se puede argumentar imparcialmente que todos estos importadores culparían severamente a los estadounidenses y europeos por sus provocaciones (de hecho algunos ya lo están haciendo) si Irán considerase bloquear –o activar una serie de minas- en el Estrecho de Ormuz.

La UE, por su parte, importa unos 600.000 barriles diarios de petróleo de Irán; es aproximadamente un 25% de las exportaciones diarias de petróleo de Irán, de 2,6 millones de barriles. El principal importador en la UE es Italia. Otros importadores claves son España y Grecia. Todos estos países del Club Med, para decirlo cuidadosamente, en la actualidad están enredados en profundos líos económicos.

En su discurso político la UE insiste en su denominado «enfoque de doble pista» respecto a Irán. Dejando de lado el discurso, la doble pista se traduce en la práctica como «callad, ceded ante nuestras naciones, dejad de enriquecer uranio y sentaos a la mesa a negociar según nuestras condiciones».

Por lo tanto cuando la jefa de política exterior de la UE –la estupendamente inocua Catherine Ashton– discursea sobre la «validez del enfoque de doble pista», los diplomáticos serios de todo el mundo en desarrollo solo pueden interpretarlo como lo que es: un chiste. No es exactamente un incentivo para que Irán renueve sus negociaciones nucleares con el grupo de los «Seis de Irán» (los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania).

Mientras tanto, el Señor de las mascotas europeas –el gobierno de Obama– aplica todo tipo de presiones sobre las potencias asiáticas para que dejen de comprar petróleo iraní. Para todas ellas –incluidas Japón y Corea del Sur– seguirá haciendo lo mismo: necesitan el petróleo de Irán aún más que Occidente.

Incluso BP –el supercontaminador del Golfo de México– ha solicitado al gobierno de Obama una exención de las sanciones. Todo tiene que ver con el capítulo crucial del «Ductistán», el desarrollo del inmenso yacimiento de gas Sha Deniz II de Azerbaiyán.

No hay forma de que Europa se pueda beneficiar del gas del Mar Caspio sin una enorme inversión de 22.000 millones de dólares para desarrollar Shah Deniz II, en el cual Irán tiene una participación del 10%. Shah Deniz II sería esencial para abastecer el gasoducto Nabucco, si se llega a construir. Nabucco soslaya a Rusia, aliado estratégico de Irán que casualmente mantiene una influencia oculta en el suministro de gas de Europa, como los propios europeos nunca dejan de lamentar en Bruselas.

Si Irán lo bloquea, el acuerdo muere. Por lo tanto tenemos una situación post surrealista en la que Gran Petróleo de Gran Bretaña –a través de BP– implora a EE.UU. que lo exima de las sanciones, de otra manera la seguridad energética de Europa estaría en peligro. También sucede que Gran Bretaña es un implacable enemigo del régimen de Teherán, pero todavía se basa en Irán para que «salve» Europa de las garras de Gazprom. Es algo imposible de inventar.

LA CITY NUNCA DUERME

El nombre del juego de Irán será siempre el cambio de régimen porque el perenne sueño húmedo de Washington y sus mascotas europeas es apoderarse de la fabulosa riqueza de petróleo (12,7% de las reservas globales) y gas. Y el hecho es que esa riqueza ya está beneficiando a la Red de Seguridad Energética Asiática y no a Occidente.

Los inmensos yacimientos de Azadegan del Norte y del Sur –26 millones de barriles– son explotados –quién si no- por China; la Corporación Nacional de Petróleo de China está desarrollando ambos, con una inversión de 8.400 millones de dólares en los próximos 10 años. En cuanto al campo Yadavaran, está siendo desarrollado por la Corporación de Petróleo y Química de China; en cuatro años producirá casi 200.000 barriles diarios. Y todo esto sin mencionar el mayor yacimiento de gas del mundo –South Pars– del cual Irán posee una gran parte, junto con Catar.

Y luego tenemos el crucial frente del petrodólar. Dominique Strauss-Kahn (DSK), poco antes de verse obligado a dimitir de su puesto de director general del Fondo Monetario Internacional por un escándalo sexual, insistía en el final  del dólar estadounidense como moneda mundial de reserva, proponiendo en su lugar los derechos especiales de giro del FMI –la moneda virtual del FMI que incluye el dólar estadounidense, el euro, la libra, el yen y el yuan-

Bueno, ya está ocurriendo por otros caminos. Memorando para un eje Washington/Bruselas que no hace sus deberes: China e India ya están soslayando las sanciones de EE.UU./UE contra Irán.

Tres miembros del BRICS (Rusia, India y China), más Japón e Irán –una poderosa mezcla de los mayores productores y consumidores de energía– ya comercian, o están a punto de hacerlo, con sus propias monedas. Rusia e Irán acaban de comenzar a comerciar en riales y rublos. Todas estas potencias tienen acuerdos bilaterales, que inexorablemente serán multilaterales; y eso se traduce en que el dólar estadounidense comienza a desvanecerse lentamente como moneda de reserva global, con todas las consecuencias sísmicas que esto implica.

Es como si un mundo atónito estuviera observando un suicidio ritual a cámara lenta cometido por Occidente dominado por Washington.

También aparecen auspicios anaranjados en este Año del Dragón –la próxima bolsa de divisas que negociarán en yuanes en la City de Londres-. Pekín lo desea, y la City lo desea como nunca. Teherán ya vende petróleo en yuanes a Pekín. Imaginad a Irán utilizando la Bolsa de la City en yuanes y de esa forma manteniendo el acceso a todos los mercados globales, sin que le importe la avalancha de sanciones y embargos de la UE y EE.UU.

Obviamente, los actores de la City saben que una bolsa de yuanes «de libre comercio» en Londres puede resultar una ventaja para Irán; pero a diferencia de esos idiotas de Bruselas, por lo menos los embaucadores de la City saben que los negocios son los negocios..

[Fuente: Asia Times. Traducido para Rebelión por Germán Leyens]