Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Un nuevo gobierno para explotar aún más a la clase obrera

In Actualidad on 31 enero, 2012 at 0:01

Ástor García
Responsable de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)

MÁS RECORTES, MENOS DERECHOS E INCREMENTO DE LA EXPLOTACIÓN, EJES DEL NUEVO GOBIERNO

Como señalábamos en el momento en que se conoció la decisión de adelantar las Elecciones Generales, la oligarquía española venía necesitando un nuevo gobierno “de refresco” que sustituyese al de Zapatero, ya exhausto y desgastado, en la tarea de profundizar en las duras medidas de ajuste marcadas por las clases dominantes para remontar la crisis estructural del capitalismo. Este análisis, que reiteró el Comité Ejecutivo en su resolución de valoración de los resultados electorales, va haciéndose realidad con rapidez.

Durante la campaña electoral Rubalcaba convirtió en eje de su discurso la crítica a Rajoy por el supuesto hecho de que éste no aclaraba las líneas de su programa para el caso de que llegase al gobierno. Fuegos de artificio de la política burguesa, pues estaba claro que la propuesta del PP no era otra que profundizar y acelerar las medidas ya iniciadas por el PSOE: sumisión a los planes de austeridad de la UE, privatización de los restos del sector público, recortes y contrarreformas laborales. El nombramiento del nuevo gobierno despeja cualquier atisbo de duda, máxime cuando comprobamos cómo varios de los nuevos ministros han sido miembros de Consejos de Administración de empresas vinculadas directamente con el ramo del que se encargan. El antiguo presidente de Lehman Brothers para España y Portugal es ahora ministro de economía, un asesor fiscal de grandes empresas es ahora ministro de hacienda, un fabricante de bombas de racimo es ahora ministro de defensa y un receptor de ayudas de la PAC es ahora ministro de agricultura, por citar algunos casos. ¿Tenía o no tenía razón Marx al decir que el poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa? Las primeras medidas ya las hemos conocido: subida del IRPF, congelación del Salario Mínimo Interprofesional y de los sueldos de los funcionarios, a quienes también se les aumenta la jornada laboral, se congela la Ley de Dependencia y se recortan más de 8000 millones en los presupuestos generales para el 2012, mientras para marzo se anuncian nuevos e importantes tijeretazos.

Pero no conviene confundir a quien lea estas líneas: el gobierno del PP está vinculado directamente a la oligarquía, pero ello no implica que el anterior no lo estuviera. Los poderes económicos, en la sociedad capitalista, tienen múltiples formas de influir sobre el gobierno, la única diferencia en este caso es que ahora tienen acceso directo a las deliberaciones del consejo de ministros. No hemos de caer en la crítica facilona que deja de atender a la realidad material que nos rodea: en un momento de agudización de la crisis capitalista se imponen con mayor crudeza las leyes de desarrollo del capitalismo, y éstas no atienden a gobiernos de uno u otro signo, sino únicamente a la necesidad de remontar la tasa de beneficio y reiniciar el proceso de reproducción ampliada del capital. ¿Qué quiere decir esto? Sencillamente que si se asume el cuento de que las políticas que benefician a las grandes empresas acaban beneficiando “a todos”, entonces lo que aprobaremos serán políticas en beneficio de la banca, de los grandes monopolios, pero no de la clase obrera y el pueblo trabajador, que pagaremos esas políticas con más horas de trabajo y menores sueldos, por poner sólo dos ejemplos.

Ante esta situación los y las comunistas no podemos abandonar ni un minuto nuestra lucha política e ideológica: hemos de ser lo suficientemente hábiles como para, denunciando todos los atropellos y ataques del PP, mantener vivo en la memoria de la clase obrera el papel jugado hasta ahora por la socialdemocracia y el oportunismo, y atraer a un número creciente de trabajadores y trabajadoras a la lucha por el socialismo-comunismo, y no hacerle el trabajo sucio a Rubalcaba, Chacón o cualquier burgués disfrazado de “socialista y obrero”.






Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: