Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for enero 2012|Monthly archive page

El precio de la democracia

In Actualidad on 29 enero, 2012 at 0:01

AMERICAN CURIOS

David Brooks

Bienvenidos al país de un dólar, un voto, como afirma una de las pancartas de los que protestan contra la compra de la democracia por las empresas y de los más ricos. Al arrancar el año electoral en Estados Unidos hay un olor verde muy particular: aquí el proceso democrático apesta a dinero.

Una muestra reciente de este aroma: el debate hace un par de días en CNN entre precandidatos republicanos fue patrocinado por American Petroleum Institute, la asociación de las empresas petroleras estadunidenses: Barack Obama anunció que aceptará la nominación de su partido en un estadio que lleva el nombre del Bank of America; el precandidato Mitt Romney tiene millones de su fortuna en un paraíso fiscal para evadir contribuir al tesoro público de su país; un fallo de la Suprema Corte ha desatado lo que un analista llamó un tsunami de dinero privado en el proceso electoral.

Se pronostica que ésta será la elección más cara en la historia de la humanidad, tal vez superior a los mil millones de dólares. Pero esta ronda democrática tiene algo nuevo que explícitamente comprueba que las elecciones aquí se tratan más de dólares que de votos. Hace justo dos años, la Suprema Corte de Estados Unidos emitió un fallo en el caso Citizens United en el cual otorgó a empresas y a ricos el derecho a invertir montos ilimitados para influir en el proceso electoral, al determinar que las empresas son personas y por lo tanto gozan del derecho individual a la libre expresión. Aunque se mantienen límites estrictos sobre cuánto se puede donar a las campañas de candidatos individuales, no hay límite sobre gastos para promover o atacar a otros aspirantes, siempre y cuando no se haga en coordinación con una campaña especifica.

Los efectos de este fallo se vieron de inmediato en las elecciones legislativas y estatales de 2010, cuando al amparo de ese fallo de la Suprema Corte aparecieron nuevas entidades legales llamadas supercomités de acción política (Súper PAC), por donde se canalizan esos fondos sin límite, sobre todo en publicidad política. Según la Fundación Sunlight, los Súper PAC gastaron un total de 455 millones de dólares, de los cuales nunca se ha divulgado el origen de 126 millones, porque el Congreso no ha promovido una ley que obligue a reportar el origen de este tipo de contribuciones a los Súper PAC.

En el ciclo electoral presidencial de 2012 se espera que estos montos sean mucho mayores. Los Súper PAC ya han gastado hasta la fecha casi 30 millones de dólares (la elección es en noviembre).

El Sunlight, centro de investigaciones no partidista dedicado a dar seguimiento a este asunto, realizó una investigación de quiénes son los principales donantes de los procesos electorales federales a través de sus aportaciones a campañas, partidos, PAC y otros grupos. En 2010 descubrieron que poco menos de 27 mil individuos, un grupo muy reducido, contribuyeron cada uno con 10 mil dólares como mínimo, para un total de 774 millones de dólares. Cuando se trata de política, éstos son el 1 por ciento del 1 por ciento, afirma Sunlight.

Creo que lo que uno ve en el sistema de financiamiento político es el acceso desigual y sin precedente de los ricos e influyentes a los que toman las decisiones en el gobierno. Son los que hacen las grandes contribuciones a las campañas… Ellos determinan quién se postula para los puestos y quién gana, qué hace el Congreso”, afirma Ellen Miller, de la Fundación Sunlight, en entrevista con Bill Moyers en su programa Moyers & Company.

Los ejecutivos e inversionistas que conforman este 1 por ciento del 1 por ciento en el financiamiento de la política están ligados con un número reducido de empresas. En 2010, de las 10 principales compañías, seis eran del sector financiero, encabezadas por ejecutivos de Goldman Sachs, seguidos por otros de Citigroup. Otras empresas cuyos empleados forman parte de este grupo de donantes son Microsoft, RJ Reynolds Tobacco, American International Group y Bear Stearns.

Esta compra del proceso político por medio de recursos para cabildear, contribuir a campañas y las guerras de propaganda política en los grandes medios por empresas, ejecutivos, abogados y cabilderos de los sectores más ricos de este país siempre ha existido, pero se ha vuelto aún más marcada y hasta explícita en las últimas décadas, y con el fallo de la Suprema Corte en 2010 ahora llega a niveles obscenos. Hasta el ex director de la oficina del presupuesto federal de Ronald Reagan, David Stockman, alerta que hoy día en Estados Unidos no tenemos ni capitalismo ni democracia. Tenemos un capitalismo clientelista.

La población repudia todo esto. Varias encuestas han registrado que la mayoría de ciudadanos opina que el gobierno federal no representa sus intereses ni comparte sus preocupaciones, y que hay demasiado dinero privado en las elecciones. Hay protestas por todo el país sobre este asunto, las cuales se han multiplicado durante los últimos meses mediante el movimiento Ocupa Wall Street, que repudia lo que llama el secuestro de la democracia por el 1 por ciento, y en sus manifestaciones se burla de un sistema con pancartas como no tengo con qué contratar a un cabildero, sólo tengo esta pancarta.

Es cierto que nada de esto es nuevo. Tenemos el mejor Congreso que el dinero puede comprar, afirmó el humorista Will Rogers hace más de 70 años. El músico Frank Zappa afirmó hace un par de décadas que la política es la rama de entretenimiento de la industria. El cómico George Carlin tal vez resumió todo al afirmar que “los dueños de este país conocen la verdad: se llama el sueño americano porque uno tiene que estar dormido para creérselo”.

Pero quizás esta vez, por ser ahora tan extremo y obsceno, habrá un despertar; mientras tanto, por ahora hay una pausa en esta democracia mientras se ofrece otro mensaje más de sus patrocinadores empresariales. Como afirma el dicho básico para todo periodista, detective y cualquiera que desea descubrir los misterios del poder: follow the money.



[Fuente: La Jornada]






Hungría: las contradicciones del «populismo gulash»

In Actualidad on 29 enero, 2012 at 0:00

Maciek Wisniewsk

Las comparaciones no explican, pero ayudan a entender: Él es Chávez sin petróleo o Perón sin ejército, dice Tamas Pal, un sociólogo húngaro, sobre el primer ministro Viktor Orbán, enfatizando su populismo y cambiando el vector político: en Europa del este después del socialismo real no puede haber otro, sino de derecha.

Una comparación casi imposible. Pero ya pensé en algo así observando su retórica que recordaba al kirchnerismo: su antimperialismo (sic), ataques al FMI, a la globalización y a las trasnacionales.

Su populismo parece una mezcla del recetario conservador y del izquierdista. Algo así de peculiar ya hacía Janós Kádár (1956-1988) con su comunismo gulash, combinando –igual que en este guiso de varios ingredientes– el comunismo con el libre mercado.

Según Ernesto Laclau, un promotor del kirchnerismo, formado en el peronismo, el populismo ofrece grandes oportunidades políticas, sobre todo para la izquierda.

En el caso de la derecha el populismo gulash ofrece sólo políticas estériles y sus ingredientes principales –autoritarismo, nacionalismo reaccionario y rasgos fascistas– echan a perder todo el plato político.

En 2010, Orbán y su partido Fidesz ganaron dos tercios de sillas en el Parlamento, llenando el vacío que dejó la pospolítica de los ex comunistas de MSZP. Con el argumento de la depuración de la corrupción comunista, acapararon los tres poderes del Estado y los medios. La nueva Constitución que entró en vigor el primero de enero amplió este control.

«No es una dictadura. Es un complicado sistema que pretende cerrar la sociedad abierta, sin la utilización de violencia«, subraya Pal. Un ejemplo: el 2 de enero unas 100 mil personas protestaron en contra de la Constitución.

Pero con la criminalización de MSZP, el principal partido oposicionista (por vínculos con el antiguo régimen), cambios en la ley electoral y el otorgamiento del voto a los paisanos en el extranjero para que la derecha se perpetúe en el poder (con el Tratado de Trianion en 1920 el país perdió dos tercios del territorio y aparte de 10 millones de húngaros en casa, 5 millones viven en los países vecinos), todo camina en esta dirección.

Orbán con la mitología nacional y visiones de Gran Hungría se inscribe en el código cultural de la pequeña burguesía. Mientras la oposición –clase media alta– está débil, su bastión, gente de las pequeñas ciudades y del campo, lo apoya, dice Pal (si bien en dos años su respaldo disminuyó de 68 a 31 por ciento).

La Unión Europea (UE) está disgustada y trata de disciplinar a su miembro. Pero lo que más le preocupa no es la democracia, sino la independencia del Banco Central (controlado políticamente) y la deuda húngara (80 por ciento del PIB), rebajada por las agencias de rating al nivel basura (BB+). Teme el mal ejemplo: Budapest comprando su propia deuda. Y que un posible default dañaría los bancos europeos.

La economía es pequeña y abierta. El desempleo ronda el 11 por ciento. El florín, débil. Un préstamo es, según algunos, necesario para salvar el país. Pero Orbán decidió de ‘ir a la guerra con el FMI y la UE, que a cambio del crédito exigen, entre otros, la independencia del Banco Central. Tiene sus razones. Lo impuesto por el FMI siempre ha sido un desastre. Pero a diferencia de Argentina, él no tiene capacidad, ni commodities para desarrollar un proyecto económico independiente.

La gran contradicción es que su nacionalismo no va de la mano con la solidaridad social. Nacionalizó las pensiones privadas (Afores), introdujo impuestos especiales a los bancos y congeló el franco suizo protegiendo a la gente endeudada en esta moneda (¡les dolió a los mercados!). Pero sigue el curso neoliberal: privatiza, desmantela el Estado de bienestar, introduce un flat tax y el IVA más alto de la UE (27 por ciento).

Lo que quiere es seguir acaparando la rabia generada por la crisis (fueron los ajustes recetados por el FMI en 2008 que lo catapultaron al poder). Y lo poco que propone es aún peor.

Slavoj ÎiÏek (quien a diferencia de Laclau, ve en el populismo una trampa para la izquierda y alerta sobre el resurgimiento de la derecha populista), leyendo a Fredric Jameson y su crítica de las modernidades alternativas, que ignoran que no hay otra modernidad que la del capitalismo globalizado, subraya que un intento de construir una fue el fascismo: dominar los excesos y tener capitalismo sin capitalismo (The Parallax View).

Es justamente lo que hace Orbán dándole la espalda al sistema, soñando con una sociedad sin antagonismos promoviendo la autosuficiencia, artesanía nacional y trabajos públicos (¡Mussolini!).

Igual que el fascismo, el populismo gulash busca sus enemigos internos: la comunidad judía y los gitanos (romaníes), víctimas de un apartheid de facto.

Ni las protestas, ni la UE van a abolir a Orbán. Lo echará abajo sólo un colapso total de la economía, asegura Pal.

La UE, hasta ahora incapaz de obligarlo a respetar los valores liberales, quizás tendrá que esperar al golpe de mercado (como en Italia o Grecia) para deshacerse de su gobierno protofascista (y poner un gobierno técnico), con lo que los mercados podrían verse un poco más progresistas que ella.

He aquí otra contradicción. Esta vez, del capitalismo mismo.


(*) Maciek Wisniewsk es periodista polaco.


[Fuente: La Jornada]






Al Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC-PCPE)

In Actualidad, Documento on 28 enero, 2012 at 0:02

Comité Central del
Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC)

Estimados camaradas:

La clase obrera de Canarias afronta en estos momentos, junto a los trabajadores de todo el Estado español y del resto de los países de la Unión Europea, la implacable agresión de la oligarquía financiera que ha decidido, en las condiciones creadas por la crisis irreversible del capitalismo monopolista, utilizar su Poder económico y su control sobre el Poder político, para destruir todas las conquistas que se han arrancado a la burguesía, a costa de luchas heroicas y de inmensos sacrificios, y para hacernos retroceder a los tiempos más oscuros y tenebrosos de la explotación capitalista sin límites y del desarme y la indefensión sindical y política de los trabajadores asalariados.

En esta nueva situación y ante la catástrofe económica y social que nos condena al desempleo masivo y la reducción de los salarios, pensiones y prestaciones, surge como necesidad objetiva y tarea obligada del movimiento comunista de Canarias el fortalecimiento de la organización marxista-leninista, como vanguardia y guía de la lucha revolucionaria de la clase obrera.

Por eso creemos que el objetivo de la unificación de los comunistas de Canarias se ha convertido ya, no sólo en conveniente y necesario sino que, además, se presenta hoy ante nosotros como perentorio y urgente.

Por nuestra parte, como ustedes saben, siempre hemos defendido como un deber de los comunistas canarios la superación, en la teoría y en la práctica, de las diferencias tácticas que, hasta hoy, nos han mantenido en organizaciones separadas.

Y estamos convencidos de que la reflexión y la elaboración que el PRCC ha llevado a cabo en torno a este problema, puede permitirnos conjugar y hacer compatibles, sobre la base de la consigna de la República Socialista Canaria y su derecho a unirse libremente a una República Confederal Socialista, la táctica de la Revolución Socialista en el conjunto del actual Estado monárquico y monopolista español y la vía de la Liberación Nacional de Canarias protagonizada por las clases trabajadoras isleñas y dirigida por la clase obrera y su Partido Comunista.

En cualquier caso, creemos que ha llegado el momento de abordar el debate político, a la luz de la teoría marxista-leninista, para alcanzar un acuerdo mutuamente aceptable y, en un plazo prudencial y razonable, alcanzar el ansiado objetivo de la unificación.

Por todo ello, y después de un periodo de satisfactoria experiencia de unidad de acción, de acercamiento y de confraternización y camaradería entre los dirigentes y militantes de nuestros dos partidos, nos complace proponerles formalmente, a través de esta carta, y cumpliendo la correspondiente resolución del Comité Central del Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC), el inicio de negociaciones tendentes a la unificación definitiva de las dos organizaciones que, combinando y complementando sus capacidades y sus potencialidades dará lugar, sin duda, a un poderoso instrumento político que, como representante de la clase obrera, será capaz de cumplir eficazmente la tarea de reunir, aglutinar y dirigir a todas las fuerzas políticas, sindicales y sociales de la izquierda para levantar una alternativa política revolucionaria, frente al actual dominio de las fuerzas defensoras de los intereses y los designios antiobreros y antipopulares de la burguesía y los monopolios.

Por el Comité Central del PRCC

Pedro Brenes
Secretario General






El Partido Comunista de EEUU pide que se detengan las provocaciones a Irán

In Actualidad, Comunicado on 28 enero, 2012 at 0:01

Partido Comunista de Estados Unidos (CPUSA)

El Partido Comunista de EEUU deplora la rápida escalada de las tensiones entre Irán, por un lado, e Israel, los Estados Unidos y el Reino Unido por el otro. Esta escalada representa una amenaza para la paz mundial, como los diversos partidos irresponsables, como el candidato presidencial republicano Newt Gingrich en los Estados Unidos y de varias personas en el gobierno israelí, habla más abiertamente de los actos como ataques contra las instalaciones iraníes, lo que sin duda sería actos de guerra.

Irán acaba de llevar a cabo ejercicios navales, incluidas las pruebas de misiles de largo alcance, en el Golfo Pérsico, y ha estado hablando acerca de cerrar el Estrecho de Ormuz a la navegación si es atacado. Los Estados Unidos e Israel han respondido con sus propios ejercicios navales conjuntos en la misma área general (ahora suspendido por iniciativa de los Estados Unidos por razones que aún no están claros).

Esto, combinado con los esfuerzos de EEUU para organizar un boicot a las compras de petróleo del oeste de Irán, así como el trato con el banco central de Irán, supuestamente como respuesta a las noticias de nuevas medidas en la refinación de uranio de Irán, constituye una importante escalada de las tensiones. Además de esto viene otro asesinato -el quinto hasta el momento- de un científico nuclear iraní en las calles de su propio país, muy probablemente por agentes israelíes o sus víctimas.

Nosotros no somos admiradores del actual régimen iraní, que ha reprimido a la clase obrera y la izquierda, incluyendo a nuestro partido hermano, el Tudeh, y tiene cada vez más a las mismas políticas neo-liberales económicos que han causado sufrimiento a la gente en todo el mundo. Sin embargo, observamos que la intervención externa y las provocaciones de Israel, EE.UU., los gobiernos británicos y de otros no contribuyen en absoluto a la masa del pueblo iraní. De hecho, los progresistas en Irán, al tiempo que criticaba a su propio gobierno, que se opuso explícitamente a la intervención externa, incluido el tipo de sanciones que están siendo impulsados ​​por los Estados Unidos y sus aliados, como daño al pueblo iraní, mientras jugaba en las manos del régimen.

Además, un accidente o un movimiento irresponsable de cualquier lado podría desatar una confrontación militar que tendría un fuerte impacto en la economía mundial y especialmente en los países más pobres que dependen altamente del petróleo iraní para su propia supervivencia. Irán es mucho más grande que Irak y desarrollado mucho más que Afganistán, y de los Estados Unidos para entrar en una guerra con Irán podría tener consecuencias desastrosas para todos nosotros. Para permitir que esto suceda sería indignante.

Hay todo tipo de juegos e intrigas en el que va dar forma a la actual crisis. Ahmadinejad está siendo atacado por los elementos más reaccionarios de su propio país, dirigido por el tutor religioso ultraconservador, Ali Jamenei, como se acercan las elecciones legislativas. El gobierno israelí está bajo fuertes críticas de muchos de sus ciudadanos debido a las fallidas políticas económicas que han ampliado la brecha entre ricos y pobres. Hay una amarga disputa en marcha entre Irán y Arabia Saudita. Y por supuesto, tenemos nuestra propia campaña electoral en este país, con el empuje de costumbre por los republicanos para representar a la administración Obama como «suave» de los enemigos del país. Todas estas dinámicas aumentar el peligro de una deriva hacia la guerra.

El Partido Comunista de EEUU pide el fin a las intrigas y provocaciones que sale de los gobiernos de Israel, Gran Bretaña y EE.UU. y las facciones políticas. Denunciamos el empuje de paros armados en contra de Irán por parte de Israel, que es, hay que recordar, el único estado con armas nucleares en la región. Hacemos un llamado a la administración de Obama de retirar el portaaviones Stennis y otras unidades navales, y para cancelar en lugar de aplazar el conjunto de Estados Unidos-Israel juegos de guerra. Denunciamos los asesinatos de científicos iraníes como actos criminales de terrorismo. Reiteramos que sólo el pueblo iraní tiene el derecho a decidir qué tipo de gobierno de su país tendrá, y nos oponemos a las actividades por parte de terceros destinados a «cambio de régimen». Hacemos un llamado a continuar las negociaciones como el único camino viable para aliviar las tensiones en la región del Golfo.







Posición de los comunistas bolivianos ante la nueva coyuntura del país

In Actualidad, Comunicado on 28 enero, 2012 at 0:00

Comisión Política del
Partido Comunista de Bolivia (PCB)

Este mes se engarzan dos aniversarios de acontecimientos de relevancia histórica. Por una parte, el surgimiento del Partido Comunista de Bolivia, en la fecha conmemorativa del 17 de enero de 1950; por otra, el segundo año de la emergencia del Estado Plurinacional, que marca un hito fundamental en la vida de los pueblos, clases, nacionalidades y regiones de la Patria.

Nuestro Partido nació de la necesidad objetiva de la clase obrera y los sectores populares del país para tener una organización pertrechada de la ideología marxista leninista, que responda a la demanda de superar efectivamente el capitalismo dependiente, liquidar la explotación de los trabajadores y construir la nueva sociedad por la vía de la Revolución Democrática, Popular, Antioligárquica y Antiimperialista. Hoy, apreciamos que el recorrido de los comunistas en las luchas sociales de Bolivia no sólo no puede ser ignorado o subestimado, sino que se hace indispensable nuestro concurso por la madurez y confianza que inspiran a las masas y a sus más esclarecidos dirigentes.

Seguiremos y cualificaremos esa línea de conducta con el ejemplo de todos los caídos en el combate por la revolución y el socialismo cuya síntesis se halla en las figuras emblemáticas de Rosendo García Maisman y Roberto Alvarado Daza. Obrero minero el uno e intelectual y maestro el otro, ambos con la ética imbatible de los comunistas que no vacilan, en entregar su vida por la causa de la liberación nacional y social. Honor y gloria por siempre a ellos y a todos los camaradas que quedaron en el camino emancipador.

La recordación de nuestros héroes y mártires nunca será suficiente para consolidar la identidad y cultura comunista boliviana, el rescate de nuestra memoria en la línea revolucionaria con la entrega, firmeza, consecuencia y lealtad, debe ser siempre nuestro norte en lo estratégico y cotidiano. Se trata ,pues, del patrimonio surgido de las entrañas del pueblo trabajador, de las angustias y esperanzas del proletariado, del justiciero reclamo de incontables nuestros cuadros, simpatizantes y aliados a lo largo de los cuatro puntos cardinales de Bolivia. Un legado imperecedero que toca preservar, difundir y emular con la convicción que caracteriza el temple de las nuevas generaciones.

Luego de la promulgación constitucional, el país ha ido transformando sustancialmente la organización estatal y su construcción se halla en los ámbitos institucional, territorial y económico. Ha transcurrido el Encuentro Plurinacional por la Profundización del Cambio y se requiere ahora un sostenido esfuerzo a poner en práctica sus conclusiones con la participación militante de los sectores sociales. La socialización de los lineamientos de consenso resulta un imperativo central, en el contexto de ampliación de la base social, con énfasis a nivel urbano y con especial referencia al sindicalismo.

En este sentido, siempre hemos sostenido que el centro y la razón esencial de la existencia y actividad del Estado debe ser la atención adecuada a las necesidades materiales y espirituales de los hombres y mujeres bolivianos y en primer término los trabajadores, desterrando toda forma de injusticia social y discriminación, reconociendo que, la democracia real, incluye el derecho a la dirección de la economía, lo que el sistema capitalista ha mantenido como coto cerrado de las clases dominantes.

Las tareas pendientes a partir de la llamada Cumbre en materia legislativa son múltiples. En el marco del desmontaje del modelo neoliberal, desde la abrogación del DS 21060, debe encararse la discusión a aprobación de las leyes económicas y sociales entre las que se destaca la reforma de la General del Trabajo y la de Control Social. Debe dictarse un código de conducta sobre inversiones, que parta del respeto a la soberanía nacional, que sean mutuamente beneficiosas, sustentable y no depredadoras; que sean pactadas bajo estrictas reglas de ética y transparencia y se de preferencia al desarrollo del aparato productivo preservando el medio ambiente.

A propósito, corresponde un par de reflexiones sobre el Congreso de la COB que actualmente se lleva adelante en Tarija. El mismo supone el gran reto de fortalecimiento y reafirmación, de proyección organizativa, tomando en cuenta los cambios estructurales impuestos por la base económica actual y los avances de la tecnología. La entidad matriz de los trabajadores tiene como columna sólida y válvula de seguridad de su desenvolvimiento autónomo, la independencia sindical.

En primer plano, frente al Estado, e independencia frente a las organizaciones políticas, confesionales, sectarias y otras ajenas a la naturaleza, fines y objetivos del movimiento obrero y sindical popular. Junto a ella, hay que reiterar que la democracia interna es un principio orgánico fundamental que de perderse o deteriorarse, desnaturalizaría a la COB.

En resumen, más allá de los discursos radicales, la clase obrera no puede estar ausente en la transformación estructural del país. Eso lo indica toda la experiencia internacional y la demostración palpable de solidaridad se evidencia a través de las hermanas Repúblicas de Cuba y Venezuela.

Convocamos a la unidad de los trabajadores y redoblar la lucha antioligárquica y antiimperialista, como el mejor homenaje del aniversario del PCB y del Estado Plurinacional.

¡AL RESCATE DE LA PATRIA, RUMBO AL SOCIALISMO!


La Paz, enero de 2012







En torno al acuerdo entre CCOO UGT y la CEOE

In Actualidad, Laboral on 27 enero, 2012 at 0:02

René Behoteguy Chávez

La deriva del mal llamado sindicalismo mayoritario es cada vez más lamentable. Son ya muchos años de retrocesos, negociaciones a la baja y espíritu desmovilizador que, desde el sindicalismo alternativo, venimos denunciando y tratando de hacer evidente ante los ojos de un importante sector de la clase trabajadora que, sea por la inercia de los años, la tradición de los años de lucha contra el franquismo o, finalmente, porque ofrecen cursos gratuitos para el carnet de conducir, siguen alimentando estructuras sindicales que hace tiempo que han abandonado cualquier discurso de clase, que funcionan como corporaciones paraestatales y que en cuanto pueden ponen por encima los privilegios de sus cúpulas sobre los intereses de una clase trabajadora denostada, castigada y en franco retroceso en cuanto a sus derechos sociales y laborales.

Pero lo que CCOO y UGT están  pactando en estos días con la CEOE y que trasladarán al gobierno del PP, es quizá la traición definitiva. Porque es difícil de comprender que un sindicato se jacte como están haciendo estos señores de rebajar (a propuesta de ellos) el salario real de los trabajadores; porque un miserable 0,5% de aumento salarial, comparado con la tendencia inflacionaria que sitúa el alza del IPC por encima del 2%, en la práctica es no ya una congelación sino una rebaja salarial que afectará en primer lugar el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras, pero, además tendrá un efecto en el consumo de las familias que restringirá aún más la economía ahondando la crisis.

Si sumamos a esto el entusiasmo con que estos señores burócratas sindicales han aceptado que la patronal, con la excusa de la crisis, pueda descolgarse unilateralmente de los convenios y endurecer las condiciones de trabajo en las empresas, además de situar la negociación colectiva a nivel de empresa, debilitando la unidad de la clase trabajadora para enfrentar la prepotencia de los patrones y dejándolos a merced de un mercado laboral en el que las escandalosas tasas de paro permiten al empresariado imponer las condiciones que deseen a currantes cada vez más atemorizados y que se aferran al trabajo con uñas y dientes ante la evidencia de que conseguir otro será cada vez más difícil.

Queda en absoluta evidencia que aquellas voces que nos pedían “unidad sindical” o que clamaban por participar de manera “critica” en los sindicatos del poder,  desde la buena fe aunque, y es importante  decirlo, desde una absoluta ingenuidad, se podrán dar cuenta  ahora que los que veníamos advirtiendo que de este lado de la barda, teníamos en CCOO y UGT a los lobos disfrazados de cordero, llevábamos razón. Y que ahora que han decidido quitarse la piel y lanzarse sin pudor alguno a los brazos de la patronal y el gobierno del PP , comprenderán que la movilización de la clase trabajadora que, hoy en día es más necesaria que nunca,  no puede contar con ellos.

En el fondo tal vez sea lo mejor, que se les hayan caído definitivamente las caretas y que hayan decidido bailar al ritmo que el dios del libre  mercado y su sacerdote Rajoy les marque, aunque aún les queden resabios esquizoides como plantear una concentración contra la subida de las pensiones en tan solo el  1%, a la vez que firman el 0,5% de aumento salarial. Por mínima coherencia los mismos delegados sindicales de CCOO y UGT que se movilizan contra esta miserable subida en las pensiones, tendrían que concentrarse en la puerta de sus sedes sindicales para protestar por lo que su cúpula está firmando.

Por eso afirmo que  tal vez sea lo mejor que la clase trabajadora , y en particular los trabajadores y trabajadoras  de Canarias sepamos con que fuerza contamos. Esta es la nación más vapuleada por estas medidas, si consideramos que aquí  las diferencias entre la cesta de la compra y los salario son las más altas en todo el Estado, porque en momentos en que lo único que nos queda es plantar cara y pelear por los derechos sociales y laborales que han costado sudor y sangre en la calle y con la movilización constante. Es bueno saber quien está de nuestro lado en verdad  y como no, quienes son los enemigos de clase y sus sirvientes sean estos políticos con gaviotas en la cabeza o de los que ensucian con su traición las palabras “trabajadores” y “obreras” que mantienen en sus siglas pero que han desterrado de sus prioridades hace mucho tiempo.


(*) René Behoteguy Chávez es miembro de Intersindical Canaria