Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for the ‘Efemérides’ Category

22 de octubre de 2011. Otra vez la bandera.

In Actualidad, Efemérides on 19 octubre, 2011 at 0:01

Francisco Javier González


Otro nuevo 22 de Octubre nos trae la conmemoración de nuestra bandera nacional en el aniversario de su creación. Como el pasado año, se presenta la disyuntiva de manifestación unitaria o dos manifestaciones que expresen los diferentes planteamientos políticos que coexisten en el independentismo canario que, en realidad, no son más que la plasmación de los intereses de las clases que optan a hegemonizar el movimiento libertador canario. Las diferencias se pusieron de manifiesto crudamente en las manifestaciones nacionales de Aguere en 2009 y Las Palmas en marzo del 2010, lo que llevó a que en el pasado 2010 el “Día de la Bandera” se resolviera  con una manifestación autodenominada como “unitaria” y otra en Aguere que concentró a las posiciones situadas claramente en la izquierda nacional. Este año la intervención mediadora de Intersindical Canaria planteó para el 22O la necesidad del imprescindible respeto a la libertad de expresión y al uso de símbolos de cualquier tipo o partido dentro del campo nacional-popular canario incluyendo las banderas rojas que simbolizan y distinguen a la clase más oprimida y explotada por el colonialismo español y el caciquismo burgués criollo. Esa posición y la consensuación del manifiesto de convocatoria dio amparo y pie a una manifestación unitaria en Añaza y en otras islas, salvo Tamarán. Allí, en uso de su libertad de acción, tres organizaciones de la izquierda nacional canaria (Azarug, Inekaren y UP) plantean una separada bajo el lema de “Por una Canarias Libre y Socialista” con un manifiesto que, aún reconociendo el esfuerzo unificador del consensuado en Intersindical, incide más en las específicas reivindicaciones de clase.

Las posiciones extremas en el independentismo canario son, por un lado, las interclasistas que plantean postergar la lucha de clases a la consecución de la independencia y, por otro, las que contemplan la independencia solo como una vía necesaria para alcanzar una sociedad socialista. Mi posición siempre ha sido que Canarias es una nación colonizada y que, por lo mismo, la doble explotación que sufrimos por mano del Estado Español y por mano de su propia lumpenburguesía criolla dependiente, precisa de la unidad del planteamiento político liberador nacional y social, lo que se expresa bien con el lema de “Libre y Socialista”. Soy consciente de la necesidad de presentar un frente común ante el colonialismo que integre ambas posiciones. Es más, solo alcanzaremos la independencia si conseguimos que todo el campo independentista se enfrente unido al colonialismo español, pero eso nunca puede significar renunciar a nuestras posiciones de clase ni a hegemonizar el campo nacional-popular, máxime si tenemos en cuenta las características de nuestra burguesía que la convierten en el apoyo más firme de la continuidad de la dependencia que, para ellos, es más rentable y segura que la independencia. En esta etapa de la lucha las dos posiciones extremas no son antagónicas aunque el interclasismo no comprenda que la burguesía criolla, que ostenta hoy el poder “regional”, forma también una parte –y esencial- del aparato de dominio español. El interclasismo independentista y la izquierda nacional se necesitan mutuamente para combatir al colonialismo, el enemigo común. Juntos sí, pero no revueltos.

Como pienso que, pese al avance que ha significado la intervención de Intersindical Canaria, estamos en situación similar a la de años anteriores y que el debate de fondo va más allá de una simple manifestación el próximo 22 y que, además, sigue abierto, me limito en esta ocasión a reproducir a continuación los pensamientos que en torno a este día del 22O expresé hace tres años dando de nuevo así un sentido homenaje a mi camarada y amigo Elio Rodríguez Figueroa que siempre tuvo claro quienes en esta nación nuestra están por la independencia  y quien es el enemigo, tanto de clase como de un horizonte futuro de libertad y democracia.

BANDERAS Y UNIDADES (22 de Octubre de 2008)

Desde bastante joven –y ya ha llovido- conocí “banderas independentistas”. Mi tío Ramón Pérez Suárez y otro lagunero, Erasmo García, marinos ambos, habían creado una en Venezuela modificando la que allí tenía el MIC, con el aspa blanca central, pero distribuyendo los colores azul y amarillo en los cuarteles y añadiéndole al centro siete estrellas rojas –supongo que símbolo de clase- colocadas en arco como la bandera de su patria de adopción, que luego cambiaron para disponerlas en círculo para no destacar ninguna isla. Esa bandera la izaron repetidas veces en petroleros de la naviera venezolana Gran Colombiana y terminó en 1956 colgada en la pared de un taller de inyectores de la industria petrolera en Maracaibo. El modelo lo copió, años más tarde en Tenerife, Luis Lucena, estudiante entonces en Aguere, para la RIA y, más tarde aún, se lo suministré yo con un dibujo a Manolo Suárez para su Historia de la Bandera. Esa era, en los inicios de los años 60 una bandera independentista que, a pesar de ser dibujada a color y pegadas en paredes de la Universidad lagunera, era tan escasamente conocida como la azul estrellada del PNC de Cuba, por lo que, sin el reconocimiento generalizado de nuestro pueblo, nunca llegaron a ser la Bandera Nacional Canaria.

Nacido el MPAIAC, primer movimiento político que luchaba abiertamente por la independencia desde dentro de esta patria nuestra, adoptó, el 22 de octubre de 1964, como su bandera la tricolor heptaestrellada creada por Antonio Cubillo. Además del MPAIAC, las organizaciones como PTC, CCT, SOC y las socio-culturales con ellas relacionadas como Solidaridad Canaria, que en aquel momento, en Canarias, luchábamos por la independencia y por acabar con la brutal opresión social que sobre los trabajadores ejercía el poder colonial, con el apoyo de sus esbirros infragodos canarios cobijados bajo el paraguas del fascismo franquista, la adoptamos inmediatamente, no como símbolo partidario, sino como la auténtica Bandera Nacional Canaria, culminando así todo un proceso de expresión anticolonial que arranca desde las Añepas de palma guanches, secuestradas hoy por los militares españoles en su museo, y pasa por la azul estrellada del Ateneo lagunero, asumida luego por el PNC, las del MIC y la RIA, y por la primera tricolor a bandas verticales de la Fiestas del Pino del 61 confeccionadas por Dª. Mª. del Carmen Sarmiento y sus hijos Arturo y Jesús Cantero que adoptó Canarias Libre.

Fueron luego otras opciones sindicales –refundidas a posteriori en el SOC-, políticas canarias como AM, y formaciones de izquierda de un ambiguo autodeterminismo (PUCC-UNI-MIRAC o ICAN, reconversión canarizada del PCE) las que reconocieron el carácter nacional de nuestra Bandera, pero son los movimientos sociales de todo signo quienes la dotan de su carácter popular, fundamental para consolidar su categoría de símbolo nacional. Detenciones y multas acompañaron a su crecimiento exponencial, pasando desde una etapa en que para que durara un par de horas colgada en lugar público había que acompañarla por falsos artefactos, o en que el Capitán General González del Hierro acuartelara a las tropas coloniales españolas por su izado en 1979 en los ayuntamientos de Las Palmas y de La Laguna, a otra en que hizo fuera impensable una fiesta o una manifestación pública en cualquier lugar de la geografía isleña, sin la presencia revolucionaria de alguna de los muchos millares que, por rollos, encargaba el gomero José Miguel Ramos Noda.

Ya desde los años 70 –siempre del pasado siglo- se viene celebrando anualmente el 22 de Octubre como “Día de la Bandera Nacional” y, año tras año, aumentan los colectivos de toda índole que se suman a esa celebración. En este 2008 ya, desde el pasado día 17 lo celebraron en Añaza las “Juventudes de CC”, eso sí, separadas para evitar contaminaciones, y para hoy 22, son múltiples las convocatorias a actos conmemorativos, desde una concentración de sacerdotes nacionalistas en el monumento Atis Tirma del Parque Doramas apoyados por el siempre activo Patronato La Sal y por SC, a diversas caravanas de coches en varias islas, actos en el Colegio Mayor San Fernando de Aguere y en el Club Prensa Canaria de Las Palmas, lugares ambos señeros en las luchas ideológicas de nuestra nación. Esta proliferación de actos, indudablemente unidos a un incremento progresivo de la conciencia nacional canaria, han hecho despertar de nuevo las llamadas a la “Unidad Nacionalista” (entendiendo siempre que “nacionalista” en esta colonia solo es el que lucha por la creación de la República Canaria soberana), unidad que, una vez más, es para muchos una especie de panacea, etérea e indefinida, que va a resolver, nada más lograda, el problema colonial.

Precisamente el acto que, en el Club Prensa Canaria, organizan conjuntamente UP y ANC, está dedicado a la memoria de un veterano luchador, de esos escasos que mantienen sus ideales una vida entera, que ya, envuelto en nuestra bandera y, con otra roja en el corazón, emprendió el camino sin retorno a los Montes Claros –a las estrellas le gustaba decir a él- el camarada Elio Rodríguez Figueroa, compañero primero de lucha en el PC de mis tíos Luis y Antonio, miembros de las iniciales “Juventudes Comunistas” fundadas con él y su heroico hermano Layo –hijos ambos del inolvidable D. Luis Rodríguez Figueroa- en el garaje de su casa lagunera, incautada después por el fascismo español para “Cuartel de Antigas”, y luego de Ramón en la aventura americana, y compañero también inapreciable para mí en la lucha dentro de la patria, con una mirada verdaderamente marxista y, por lo mismo, abierta, como afirmaba en uno de los muchos debates que sostuvimos : Primero, ser Marxista, ¡faltaría más!…..Yo no acostumbro a ocultarme bajo seudónimos (respeto a quien lo hace). Me llamo Elio Rodríguez Figueroa, soy marxista-leninista desde hace 71 años, tengo 85 (contestaba así, hace unos 6 años, a una reflexión firmada por “Tixama”)…….. ¿Qué debemos hacer? Lo que han hecho otros pueblos en su lucha por la liberación, con la lógica de un precepto marxista: las experiencias no se exportan, se interpretan (“Reflexiones sobre lo que dice el compañero Francisco Javier”. El Guanche) Esto lo planteaba en oposición a mi posición de que los independentistas debíamos aprovechar siempre los procesos electorales, mientras que él planteaba la actuación de las que llamaba “Unidades de Tagoror” para la resistencia pasiva y el desbordamiento democrático y, en última instancia, la movilización popular generalizada.

El camarada Elio planteó una Plataforma Unitaria, innominada, con unas bases que quedaron planteadas en su escrito “Notas de Trabajo para la Construcción de una Alternativa Nacional y Popular Canaria” desarrollada en 10 puntos que se pueden consultar en su página de “El Guanche” cuya introducción y 3 primeros puntos reproduzco:

La desbandada, las traiciones y la división de la izquierda, el encanallamiento político, y la falta de una expresión política de los intereses populares, permiten que las fuerzas más reaccionarias campen por sus anchas en Canarias.

Esta situación no debe perpetuarse. Mujeres y hombres provenientes de distintas militancias y experiencias, pero conscientes de esta necesidad, apostamos por iniciar el proceso que permita la construcción de esa fuerza transformadora.

La experiencia nos lleva a ser sensatos y prudentes. A no lanzar siglas a la aventura, sin un largo proceso de sedimentación de ideas y de métodos. A no medir los pasos por las exigencias electorales. A abrir un debate inteligente, generoso y de largo alcance. Un debate del que surja una poderosa organización, de sólidas bases populares, para la emancipación social y nacional del pueblo canario.

Una organización:

1. Democrática, flexible y horizontal, entendida más como una red que como una jerarquía piramidal. Integradora, transparente y plural, construida sobre la ética personal y política.

2. Partidaria del socialismo, de la propiedad colectiva y de la propiedad pública. Que apueste por un potente sector público canario frente a la dependencia de las grandes corporaciones transnacionales.

3. Que defienda los derechos de las trabajadoras y trabajadores frente a la explotación sin control y la voracidad empresarial. 

Elio era consciente de quienes, en esta patria nuestra, tenían clara esta perspectiva y quienes eran los aliados firmes del colonialismo, así en “Respuestas a Notas de Trabajo” aclara: Cualquier acción coherente pasa por construir por los “cimientos”; independencia coherente con los intereses del pueblo de Canarias, los cuales no son compatibles con aquellos que comparten sentimientos españolistas, puesto que ello es compartir la doble explotación; como colonia y como clase trabajadora, por españoles y sus secuaces, sean las máscaras supuestamente nacionalistas o de izquierda, léase PSOE o IU; ATI y sectores colaboracionistas de CC.

Hoy, y en su recuerdo, mantengo mi posición clara: La izquierda nacional canaria tiene que ser el alma matriz de esa organización para la liberación que Elio nos reclama desde las estrellas y, con ella, construir esa Unidad Nacional Popular, contrahegemónica, que nos lleve a la independencia y al socialismo.


Gomera a 18 de octubre de 2011






Centenario del 15 de Noviembre de 1911

In Actualidad, Efemérides on 3 octubre, 2011 at 0:01

EL  PRÓXIMO 15 DE NOVIEMBRE HARÁ 100 AÑOS DE UN HECHO TRAUMÁTICO COLECTIVO QUE CONMOCIONÓ A LA ISLA ENTERA ANTE LA TRAGEDIA, Y QUE GENERÓ UNA OLA MULTITUDINARIA DE APOYO Y SOLIDARIDAD CON LAS FAMILIAS AFECTADAS: LA PRIMERA MATANZA DE OBREROS EN CANARIAS.


Juan Peña García

Comisión Organizadora del Centenario del 15 de Noviembre de 1911


Decía en mayo de 2010 el historiador laspalmense Agustín Millares Cantero, en una conferencia pronunciada dentro de las actividades organizadas con motivo del centenario de la primera estancia de Unamuno en las Islas en 1910: Existen años que marcan el rumbo de una época para cualquier colectividad humana, que resumen las contradicciones de un período señalado o apuntan las directrices imperantes en el transcurso de una etapa definida. Son años con una significación especial en la historia de un pueblo, de un estado, de un país, de una región o de una simple localidad. Un solo acontecimiento puede alterar radicalmente las bases sobre las que se asentaba la vida de toda una población, de su inmensa mayoría o de un segmento significativo de ella. Pero más a menudo es la concatenación de varios procesos en marcha lo que ocasiona una diversidad de cambios con naturaleza variopinta, unos llamados a imponerse durante una larga singladura y otros a ser meros episodios.

El miércoles 15 de Noviembre de 1911 se repetían las votaciones municipales en el colegio electoral sito en la calle de La Marina, perteneciente al distrito electoral de Molino de Viento, en el barrio capitalino grancanario de Arenales. Se desarrollaba unas elecciones locales reñidas entre el Partido Liberal (de Fernando León y Castillo) y el Partido Republicano Federal (de José Franchy y Roca).

La Guardia Civil, movilizada en las inmediaciones, disparó sobre una concentración popular de carácter pacífico a las puertas del colegio electoral, resultando muertos seis trabajadores portuarios y vecinos de La Isleta, seis hijos del pueblo y del trabajo: Pedro Montenegro González, Cosme Ruiz Hernández, Juan Torres Luzardo, Vicente Hernández Vera, Juan Pérez Cubas y Juan Vargas Morales.

Acontece, pues, la primera matanza de trabajadores en Canarias, los primeros mártires del movimiento obrero canario. Un suceso único que ha marcado un hito histórico, un episodio singular en la historia la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Un hecho traumático colectivo que conmocionó a la isla entera ante la tragedia, y que generó una ola multitudinaria de apoyo y solidaridad con las familias afectadas, con la realización de colectas, suscripciones y funciones literarias-musicales benéficas para socorrer a las familias de las víctimas, organizadas por periódicos, colegios profesionales y sociedades obreras, entre otros.

La manifestación de duelo celebrada el domingo siguiente, a la que acudió la población en masa y en silencio para colocar coronas sobre los sepulcros de las víctimas, fue un acto imponente, en que todas las clases sociales populares se mezclaron para significar el inmenso dolor que causaron los incalificables hechos. Expresión popular de duelo que no volverá a conocer la ciudad sino hasta el verano de 1980 con los funerales por la muerte de la joven isleteña Belén María, hija de un estibador portuario cuyo colectivo laboral mantenía en aquel momento una huelga.

Los tiempos cambian, los lugares se transforman, las sociedades evolucionan. Lo que origina problemas de identidad y de cohesión. Las personas, los grupos y las colectividades ven modificados sus valores e intereses.

Mayoritariamente, venimos de un pueblo trabajador; nuestros antecesores (bisabuelos/as, abuelos/as, padres y madres) eran o son trabajadores, pequeños autónomos procedentes del artesanado o jubilados/as. Gente emprendedora y esforzada, sencilla y austera, honrada y honesta, de palabra y compromiso, solidaria y comunitaria. Nos dieron bienestar y calidad de vida. Sin embargo, los actuales modos, ritmos y valores de vida, tanta abundancia y derroche, han acomodado y desclasado a gran parte de la ciudadanía, haciéndole olvidar, ocultar y renegar sus orígenes, con mentalidad y comportamientos de “nuevos ricos”.

¿Y qué nos dice este acontecimiento pasado? ¿Qué alumbra? ¿Acaso aporta alguna enseñanza útil para nuestro presente continuo? Algunos se empeñan en olvidar y en que olvidemos. No sirve para nada, es nostalgia, es melancolía, dicen.

Nuestra ciudad de hoy se ha construido también con el sacrificio de anónimos héroes civiles, como aquellos seis obreros portuarios asesinados vilmente. Cuando hoy nos enfrentamos a la pérdida de derechos logrados con el sacrificio de nuestros antepasados, habremos de considerar que tales logros están ya amortizados, los hemos pagado con el sudor y la sangre de los mejores hijos e hijas del pueblo.

Desde el año 2008 diversos colectivos de La Isleta vienen celebrando un sencillo acto de recuerdo de la efeméride del 15 de noviembre de 1911, como elemento simbólico configurador de la historia del barrio, al tratarse del asesinato de obreros portuarios y vecinos de la comunidad isleteña, obrera de origen y desarrollo; homenaje ligado, además, al barrio popular de Arenales, donde tuvo lugar la masacre. Evento que se inscribe también en la tradición obrera y ciudadana de la ciudad palmense de homenajear cada 15 de noviembre este luctuoso suceso, hasta el año 1935 (interrumpido en 1936 por la guerra civil española), sirviendo de punto de unión de las fuerzas progresistas de la Isla durante muchos años.

En esa fecha, cada año, una manifestación salía del Círculo Republicano Federal en Triana para dirigirse al cementerio de Vegueta y depositar unas coronas en las tumbas. El acto volvió a recuperarse en noviembre de 1976, tras la llegada el 7 de noviembre de ese año de los restos mortales de José Franchy y Roca, muerto en el exilio de México en 1944. Antiguos militantes del Partido Republicano Federal Canario, vinieron celebrando una ofrenda floral en el cementerio de Vegueta hasta finales de la década de los años 80, momento en que esta tradición memorística se apagó.

De ahí, la propuesta de constituir una Comisión Organizadora del Centenario del 15 de Noviembre de 1911 que cuente con la mayor y activa participación y colaboración de la ciudadanía y sus organizaciones, para el logro de la realización de un programa de actos que esté a la altura de la significación, importancia y oportunidad de la efeméride que se pretende conmemorar. Invitamos desde aquí a cuantas personas, colectivos, asociaciones, entidades e instituciones que, estando interesadas, quieran sumarse a esta iniciativa.

Rescatemos para nuestro pueblo y la memoria colectiva de la ciudad el recuerdo de lo sucedido el 15 de Noviembre. No para vivir entre fantasmas ni anclarse en el pasado, sino para recuperar parcelas de la historia canaria que nos han robado. Nuestras raíces están ahí, en los que cayeron entonces, entre los que siguieron luchando y cayeron más tarde, en las que aún hoy siguen bregando.

Un centenario es un evento del todo excepcional. Ya no están los protagonistas de los hechos que se narran. Y corresponde a las generaciones presentes mantener vivos los rescoldos de la memoria. Este es el encargo que nos hace la Historia. Las cartas están echadas sobre la mesa. Nos toca jugar.

Sembrado de espinas está el camino, llena de dolores la vida de los pueblos que luchan por la emancipación de los oprimidos, por la libertad de todos, por la libertad social, pero hay que seguir adelante, porque las ideas son inmortales“. José Franchy y Roca: “La horrible jornada”. El Tribuno (Noviembre, 1911).

15 de noviembre de 1911: masacre de obreros en Las Palmas




Actos de homenaje a Bartolomé García Lorenzo

In Actualidad, Efemérides on 20 septiembre, 2011 at 12:50

Una Comisión de vecinos de los barrios santacruceros de Somosierra y García Escámez han organizado unos actos de homenaje al joven Bartolomé García Lorenzo, acribillado a balazos en septiembre de 1976 en la puerta de la casa de un familiar por un grupo de policías fascistas. 35 años después de aquel crimen de Estado, sigue impune.

PROGRAMA DE ACTOS

Plaza García Escámez (Santa Cruz de Tenerife)

Miercoles 21 septiembre 19:00 horas:
Mesa redonda: “Bartolomé García Lorenzo y su época.” Periodista Carmelo Rivero, Dulce García Lorenzo, hermana de Bartolomé; Cirilo Leal Múgica, periodista y escritor; Alfredo Horas Casanova, abogado laboralista que destacó por su defensa de la clase trabajadora en los años setenta; e Ignacio Reyes García, licenciado en Historia.

Sábado 24 septiembre 11:30 horas:

Acto de homenaje “Bartolomé, no te olvidamos”, actuación de Rogelio Botanz. Se leerá un manifiesto en recuerdo del joven asesinado y se entregará una placa conmemorativa a sus familiares.

Asesinato del joven independentista Bartolomé García Lorenzo






En el tercer aniversario del PRCC

In Actualidad, Efemérides on 1 septiembre, 2011 at 0:01

Pedro Brenes


Como nos recuerda Marx en “El Capital”, el filósofo griego Aristóteles, una de las mentes más geniales que ha dado la Humanidad, estuvo a punto de descubrir, hace más de dos mil años, la Ley del Valor, base fundamental de la ciencia económica marxista.

Sin embargo, sus prejuicios de clase le impidieron aceptar la idea de que el Valor de cualquier mercancía nace exclusivamente del trabajo humano invertido en su producción, lo que llevaba a la conclusión, inaceptable para un esclavista como él, de que eran los trabajadores sometidos a servidumbre forzada los que creaban el Valor que determina, en último término, las proporciones relativas de los intercambios en el mercado. Proporciones a las que normalmente llamamos “precios”.

Esta misma ceguera ideológica padecen hoy los economistas burgueses, incluyendo entre ellos a varios premios Nobel, cuando se niegan obstinadamente a aceptar las conclusiones lógicas de sus propios datos y análisis, que demuestran que con la actual crisis de su sistema financiero, productivo y estatal, el capitalismo monopolista ha llegado definitivamente a su límite histórico y es totalmente incapaz de frenar su marcha imparable hacia la decadencia y la ruina.

Estos pretenciosos académicos están atados ideológicamente a las ideas dogmáticas y seudocientíficas con las que nos bombardean a diario, cual sacerdotes de la fe supersticiosa en la “autorregulación” de los “mercados”, mientras defienden fanáticamente la rígida regulación estatal de los recortes sociales y laborales y la contención del déficit, con la inevitable secuela de la contracción del consumo, la disminución de la producción y la destrucción de empleo que provoca el ciclo infernal de la destrucción económica.

Por eso no pueden admitir que el capitalismo monopolista se ha convertido en un obstáculo para el progreso de la economía y de la sociedad ni que, según la Ley de la Correspondencia entre el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y el carácter de las relaciones sociales de producción, está condenado a ser sustituido por un nuevo y superior sistema económico y político en el que desaparecerán para siempre el Poder de los monopolios financieros, la especulación improductiva y la obscena concentración de la riqueza en manos de una minoría de banqueros irresponsables y magnates especuladores.

En este nuevo contexto social, provocado desde hace tres años por la repentina explosión de la crisis general del capitalismo en los Estados Unidos y en Europa, a los luchadores del pueblo y particularmente a los comunistas de Canarias, se nos ha planteado la necesidad de enfrentarnos a las trascendentales tareas de reafirmar nuestra estrategia, actualizar nuestras tácticas y renovar nuestros métodos y nuestro estilo de trabajo para adaptarlos a la nueva situación y, como consecuencia de todo ello, resolver y completar exitosamente, en el plazo de tiempo más corto posible, los objetivos ineludibles de la reunificación de los comunistas y el reagrupamiento de todas las fuerzas políticas, sindicales y sociales que mantienen consecuentes posiciones antimonopolistas y antiimperialistas.

Y nos hemos visto obligados a mantener una lucha decidida contra el sectarismo simplista, el burocratismo reformista, el nacionalismo interclasista fascistoide, los cantos de sirena que llaman a la desorganización “apolítica” y los intentos de retrasar la Unidad de todo el pueblo con el fin de dividirnos y debilitarnos sirviendo, consciente o inconscientemente, a los intereses de la burguesía capitalista y de los monopolios nacionales e internacionales.

Por supuesto que en esta batalla ideológica y política para organizar la resistencia de los trabajadores ante la ofensiva general de la oligarquía financiera no sólo participan los comunistas del PRCC, que nació precisamente con el inicio de la crisis capitalista y, quizás por esta circunstancia casual, con una influencia menor de la inercia de las formas y las tácticas propias de la anterior etapa, sino que rápidamente se han incorporado a la promoción y la defensa de la política unitaria muchos camaradas de los demás grupos comunistas y numerosos compañeros que militan en todos los colectivos obreros y populares.

Porque es indudable que sin la participación activa de los sectores más conscientes y avanzados del pueblo del Archipiélago, que comprenden claramente que la Unidad es la única alternativa revolucionaria en esta época de destrucción de los derechos conquistados por generaciones de trabajadores en durísima lucha contra la explotación capitalista, no se habría podido avanzar hasta la situación actual, que contrasta claramente con la que existía hasta hace poco tiempo en la izquierda canaria.

Maduran ya de forma acelerada las condiciones para la creación del Frente Unido de Resistencia. Progresivamente van apareciendo iniciativas y movimientos unitarios en los distintos campos ideológicos de la izquierda. Se impone, cada vez con más fuerza, la idea de alcanzar un acuerdo programático que recoja las aspiraciones y las reivindicaciones de los sectores políticos que defienden, frente a la agresión de los bancos, las grandes empresas monopolistas y sus testaferros políticos e ideológicos, los derechos y los intereses de los trabajadores asalariados, los autónomos y los pequeños empresarios.

No será tarea sencilla y el tiempo apremia. Pero tampoco es conveniente intentar saltarse las etapas, ni suplir con negligencias y pasos en falso el necesario rigor y el orden indispensable que debe impulsar la confección de un proyecto de sólidos cimientos, basado en el acuerdo sobre un Programa en el que todos se reconozcan y se sientan representados.

Pues la tarea del momento es la redacción común de un Programa democrático popular, antimonopolista y antiimperialista contra la crisis, el paro y los recortes sociales.

Ahora empieza lo más difícil.


Artículos relacionados:

La unificación de los comunistas en torno a la consigna de la República Socialista Canaria

Reagrupar las fuerzas de la izquierda

El sectarismo y la política de alianzas




Este viernes, 5 de agosto, homenaje a Eduardo Suárez y Fernando Egea

In Actualidad, Convocatoria, Efemérides on 4 agosto, 2011 at 0:02

A LAS SEIS Y MEDIA DE LA TARDE, JUNTO AL MONUMENTO A NEGRÍN EN TRIANA

Organizado por nuestros camaradas del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC), este viernes, 5 de agosto, a las 18:30, se celebrará en la calle  Teiana de Las Palmas, junto al monumento a Juan Negrín, un acto de homenaje a Eduardo Suárez, comunista, diputado del Frente Popular, y Fernando Egea, socialista, delegado del Gobierno de la República.


POR LA 3ª REPUBLICA SOCIALISTA

VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN


HOMENAJE Eduardo Suárez, comunista, diputado del Frente Popular, Fernando Egea, socialista, delegado del Gobierno de la II República fusilados el de agosto de 1936 en el campo de concentración de La Isleta (Gran Canaria), y a cuantas personas dieron su vida su lucha por la República, la Democracia la Revolución Socialista.

La Democracia no llegó con la muerte de Franco, en cuanto se mantuvieron los pilares que sirvieron de soporte a la dictadura fascista (poder económico, político, eclesiástico, judicial), y, además, ni siquiera los golpistas fueron juzgados por su participación y/o colaboración en la represión y crímenes que habían cometido. Hoy en día, la herencia y continuidad del franquismo no sólo se refleja en el poder político, con la figura de la monarquía borbónica y su Constitución a la cabeza, sino que también tiene una continuidad en el poder económico, al mantenerse la Dictadura del Capital -que solo ha cambiado de forma, pasando de la Dictadura Militar Fascista a una Dictadura Democrático Burguesa parlamentaria-, la cual se intensifica aun más en esta crisis estructural del capitalismo.

En la actualidad, ante esta crisis estructural, es el pueblo trabajador quien está recibiendo todo tipo de agresiones: robo de la vivienda por la banca (esa misma banca  que el gobierno rescata con dinero público), recorte de los salarios, intensificación de la jornada de trabajo, aumento de la edad de jubilación y los años de cotización a la seguridad social, reforma los Convenios Colectivos para dejar desarmada a la clase obrera frente a las imposiciones de la clase empresarial, privatización de los servicios sociales  aún en manos públicas (educación y sanidad), etc. Y arrebatándole los derechos conseguidos a través de luchas históricas.

Todas estas políticas antisociales en general, y antiobreras en particular, son propias de cualquier gobierno que defienda los intereses de la burguesía, llámese PSOE, PP, CC, NNCC, etc. Por eso, es necesario acabar con la Dictadura del Capital, que se sustenta en el poder de la oligarquía, los banqueros, los empresarios y sus gobernantes políticos de turno; acabar con ese sistema capitalista que sólo genera explotación, miseria, pobreza, violencia, guerras, expolio del planeta, etc.

El Partido Comunista del Pueblo Canario entiende que la salida a esta situación de sometimiento de la clase obrera y los sectores populares a los intereses de una minoría explotadora pasa por la defensa de la III República,  de carácter Socialista, en donde el pueblo trabajador, que es quien genera la riqueza de este país, tome las riendas del poder y sea el verdadero protagonista de su historia. Por eso lucharon muchos hombres y mujeres republicanas hace más de 75 años y por eso recogeremos el testigo las personas que luchamos en el presente y en el futuro.

¡VIVA LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS!

¡VIVA LA III REPÚBLICA SOCIALISTA!

www.pcpc.es                      comunica@pcpc.es




Manifiesto comunista unitario del 26 de Julio: Para l@s comunistas, ¡Siempre es 26!

In Actualidad, Comunicado, Efemérides on 26 julio, 2011 at 11:35

Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)
Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC)
Unión Proletaria


El 26 de julio el pueblo cubano celebra el aniversario del asalto al cuartel Moncada. Los comunistas de todo el mundo nos sumamos a esta conmemoración por ser el inicio del proceso que condujo al triunfo de la Revolución el 1º de enero de 1959 y a la proclamación del Socialismo en Cuba.

Tras 52 años del triunfo revolucionario, el pueblo de Cuba ha tenido que soportar el asedio permanente del Imperialismo; en un primer momento por parte de EE.UU., y posteriormente del resto de potencias imperialistas, principalmente de los países de la UE. El objetivo de estos ha sido tratar de derrotar y hacer inútil la construcción del Socialismo, ya que los logros de Cuba en materia educativa, sanitaria, de participación ciudadana o protección social pueden servir de ejemplo y acicate a los trabajadores del mundo. El intento de invasión mercenaria con el apoyo económico y logístico del imperialismo norteamericano en Playa Girón en abril de 1961 marca definitivamente la opción revolucionaria y socialista del pueblo de Cuba encabezado por el Partido Comunista.

La crisis estructural del capitalismo está azotando a la clase obrera y a los sectores populares a través de la imposición de los planes de ajuste por parte de los gobiernos de la gran burguesía. Recortes laborales y sociales así como desahucios y paro es ya lo único que puede ofrecernos el capitalismo. Sólo organizándonos y fortaleciendo la vanguardia de la clase obrera, el Partido Comunista, conseguiremos empujar el progreso social y hacer frente al imperialismo construyendo la auténtica democracia para el pueblo, el Socialismo.

Frente a las propuestas engañosas de todos los partidos burgueses, incluidas las reformistas que pretenden un capitalismo más humano, los comunistas celebramos el 26 de julio en Cuba como una de las conmemoraciones históricas de los pueblos que luchan contra la opresión del sistema capitalista para erradicarlo y sustituirlo por el sistema social y político de las grandes mayorías, de los trabajadores y trabajadoras, de los sectores populares, que sólo representa el Socialismo.

La batalla continúa a pesar de las constantes victorias que el gobierno y pueblo cubanos están obteniendo en los foros internacionales (tanto en forma de resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas como en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra). Aunque aumenta la solidaridad internacional, continúa el criminal bloqueo impuesto por EE.UU. Los 5 héroes cubanos, presos en las cárceles norteamericanas por luchar contra el terrorismo, promovido y financiado por el gobierno yanki contra Cuba, siguen sufriendo injustas condenas tras el juicio farsa y sin garantías celebrado en Miami.

Las organizaciones comunistas abajo firmantes hacemos nuestra la celebración del 26 de Julio que interpretamos en la actualidad como la victoria ética y moral de la lucha del gobierno y el pueblo cubano contra el bloqueo imperialista y la prisión de los 5 héroes revolucionarios cubanos, y mostramos nuestra solidaridad permanente con la Revolución y el Estado Socialista de Cuba.

¡¡VIVA EL 26 DE JULIO!!

¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!

¡¡ABAJO EL CRIMINAL BLOQUEO!!

¡¡POR LA INMEDIATA LIBERTAD DE LOS 5!!

POR EL SOCIALISMO, ¡¡VIVA LA REVOLUCION CUBANA!!