Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for the ‘Efemérides’ Category

Cuba: un aniversario diferente

In Actualidad, Efemérides on 26 julio, 2011 at 0:02

Javier Rodriguez Roque


La llegada del 26 de julio -fecha emblemática en la historia de Cuba- marca hoy una coyuntura especial en el proceso que vive la isla desde el triunfo de los guerrilleros de la Sierra Maestra. Desde hace bastante tiempo, la celebración del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, -inicio en 1953 de la lucha armada que terminó con la dictadura de Fulgencio Batista-, abandonó cualquier vestigio de conmemoración nostálgica.

Los cubanos no dejan de recordar las horas dramáticas vividas tras el primer intento de Fidel Castro y un puñado de combatientes por cambiar definitivamente el rumbo de una nación entonces sumida en una profunda crisis política y social y en total dependencia del poder económico de Estados Unidos.

El líder de la Revolución cubana, cual Quijote moderno, la emprendió entonces contra Molinos muy diferentes a los de la obra cervantina, con la única diferencia de que, a pesar de representar la estructura supuestamente indestructible de una sociedad egoísta, cayeron ante el empuje de una nueva generación.

Después del triunfo de los guerrilleros de la Sierra Maestra, los aniversarios del 26 de julio se mezclaron con más episodios inéditos para toda América Latina, cargados de peligros a los que venció la naciente epopeya revolucionaria y siempre signados por los vientos de violencia provenientes del Norte vecino.

Los ataques terroristas, la invasión de Playa Girón derrotada en menos de 72 horas para sorpresa del poderoso adversario, la cuasi increíble historia del pequeño país sobreviviendo con posiciones firmes a una amenaza de agresión nuclear, se mezclaron, año tras año, con la llegada de la fecha histórica.

Igual sucedió con la ceremonia de proclamación del Socialismo como modelo definitivo para el desarrollo económico y la vigencia de la justicia social en el país materializada en el contexto impresionante de pueblo presente con fusiles en alto, en cierta forma remedando a los jóvenes antecesores asaltantes del Moncada.

Sin embargo, este nuevo 26 de julio encuentra a los cubanos enfrascados en batallas bastante diferentes aunque no menos trascendentes para el futuro de la nación.

Los esfuerzos a todo lo largo y ancho del territorio hablan de modificar pensamientos y acciones sobre la forma de hacer las cosas para lograr la actualización de un modelo económico que puede brindar más a toda la población con el concurso precisamente de todos.

Dejar atrás anquilosamientos, valorizar al máximo los instrumentos dirigidos a permitir aumentar la producción de bienes, la productividad del trabajo y la distribución más justa de sus beneficios, cambiar todo lo que deba ser cambiado, son las premisas vigentes con las cuales se saluda este 26 de julio.

Lograr que esos empeños se conviertan en realidad representa para los cubanos, sin duda alguna, una batalla de trascendencia singular en el convulso mundo actual y a muchos hará recordar, en cierta forma, la arremetida contra los Molinos escenificada junto a los muros del Cuartel Moncada.


[Fuente: Prensa Latina]






Bicentenario

In Actualidad, Efemérides on 11 julio, 2011 at 0:00

Edgar Meléndez
del Partido Comunista de Venezuela (PCV)


Hace 200 años se declaraba en el Congreso la Independencia absoluta de la Capitanía General de Venezuela del reino de España y con ello nacía la República; es decir, Venezuela dejaba de ser una colonia española para transformarse en un país soberano. Con la declaratoria de independencia se declaraba a su vez la guerra a España que por ese entonces la pasaba mal con la invasión napoleónica pero que nunca, bajo régimen francés o una vez recobrado el mandato por parte de Fernando VII, aceptó el desprendimiento de tan importante territorio.

Estos doscientos años de lucha por una independencia que aún hoy es relativa, están llenos de importantes lecciones históricas; Venezuela ha transitado este camino con grandes avances pero con enormes reveses; por ejemplo, nace la Primera República el 5 de Julio de 1.811 y un año después la misma se perdía en Puerto Cabello lo que obligó a la capitulación de Miranda en San Mateo y su posterior encarcelamiento, esta derrota temporal para los intereses patriotas a la postre sería el inicio del surgimiento como líder político y militar de otra figura de enorme estatura histórica en la lucha anticolonialista como lo fue Simón Bolívar, quien una vez derrotada la Primera República se va a la Nueva Granada a preparar la invasión en lo que se conoce como la Campaña Admirable cuya finalización en Caracas da inicio a la Segunda República.

Llega el bicentenario patrio precisamente cuando soplan en América Latina vientos de cambio y de intenciones de independencia definitiva, soy de los que está convencido que mientras exista el imperialismo toda independencia es relativa, y sin lugar a dudas que frente al complejo escenario nacional e internacional que amenaza con acabar con la posibilidad cierta de avance que representa esta etapa del largo proceso revolucionario venezolano sirve enormemente el ejemplo de la Sociedad Patriótica de aquellos días previos al 5 de Julio de 1.811.

La Sociedad Patriótica como espacio de discusión y debate de los sectores revolucionarios de la vida nacional marcó el rumbo para la declaratoria de Independencia cuando el Congreso se debatía entre el miedo a la misma y una tímida autonomía; sin dejar de lado que en ese Congreso instalado en Marzo de ese año había diputados que seguían argumentando a favor del Rey y de la dependencia.

En este escenario la actividad y consecuencia de la Sociedad Patriótica con los más altos intereses anticolonialistas jugó un papel protagónico al encarnar los anhelos y los sueños de quienes influenciados por las principales corrientes filosóficas humanistas y progresistas de la época deseaban llevar hasta sus últimas consecuencias la posibilidad abierta en Abril de 1810, aún resuenan aquellas palabras de Bolívar pronunciadas el 3 de Julio en una reunión de este grupo: “…vacilar es perdernos”, a 200 años de aquellos memorables hechos debe estar prohibido vacilar para no perdernos.

La contradicción de aquella coyuntura, que la Sociedad Patriótica resolvió muy bien, era entre dependencia e independencia, la autonomía, argumentada por algunos, no era más que revestir con una posición seudoindependentista al deseo de que continuáramos siendo una colonia.

Hoy, en nuestra patria, dónde reconocemos que los últimos 12 años han significado un avance en el camino libertario, la contradicción coyuntural es entre revolución y contrarrevolución, la reforma no es más que otro “traje” de los sectores que no están interesados para nada en la “independencia definitiva”; es decir, en el socialismo.

La guerra, como consecuencia lógica e inmediata de la declaración de independencia, no se decidió a favor de la causa patriota hasta la incorporación del pueblo que veía inicialmente con desconfianza su sumatoria a una propuesta surgida de sus “amos inmediatos”, no olvidemos como se pierde a manos de Boves la Segunda República; la participación, el heroísmo y sacrificio popular sirvieron para ganar la independencia política pero no para construir una sociedad al servicio de los intereses de ese pueblo por un problema estructural que no es menester de este artículo analizar y en gran medida también por la traición a los proyectos emancipatorios enunciados por numerosas personalidades, entre ellas Simón Bolívar, y grupos políticos una vez alcanzada la independencia; de allí que para mí tenga plena razón la argumentación del Historiador Vladimir Acosta cuando plantea la situación en torno a Emancipación e Independencia en un ensayo histórico de su autoría que recomiendo leer. Se logró la independencia política, no fuimos más una colonia, pero no se logró la emancipación o independencia definitiva como sinónimo de libertad muy bien ilustrada por el Che: “lo más sagrado, que es el sentimiento de no tener ningún problema insalvable por delante”.

Son lecciones, lecturas y ejemplos que los y las comunistas, a quienes se nos acusa de desconocer o subutilizar la gloriosa historia patria, obtenemos de un estudio consuetudinario, dialéctico, materialista y apasionado de las distintas etapas y momentos que ha atravesado nuestro pueblo en la lucha por su libertad y que al final no es más que una historia continua y vinculada dónde toda derrotada al proyecto emancipador está condenada a ser un revés temporal.

Hoy, mientras deseamos un colectivo feliz cumpleaños a nuestro país reflexionamos que para una independencia definitiva hay que hacer una revolución completa, porque toda liberación nacional está trunca sino llega a la liberación social.

P.S Recibimos el Bicentenario con la buena nueva del retorno del Presidente Chávez al país. Deseamos que su proceso recuperativo marche en paralelo a la profundización y depuración del proceso bolivariano para así tener sano al líder y sana a la revolución.


www.twitter.com/edgarmelendez79






La constitución de 1978 legitima la usurpación de la Jefatura del Estado

In Actualidad, Comunicado, Efemérides on 6 diciembre, 2010 at 0:01

Comité Ejecutivo del
Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)


LA LUCHA DEL PUEBLO ES CONTRA LA MONARQUÍA, POR LA MEMORIA HISTÓRICA Y POR LA REHABILITACIÓN DE LAS VÍCTIMAS, POR LA REPÚBLICA, POR EL SOCIALISMO Y POR EL COMUNISMO

El capitalismo español desata toda su furia, contra la clase obrera y contra los sectores populares, en sus desesperados intentos para tratar de remontar la profunda crisis estructural en que se encuentra.

El pueblo trabajador está siendo despojado de sus derechos, se reducen los salarios, se aumentan los impuestos, y las relaciones laborales caminan hacia una esclavitud extrema. Aumentan las tarifas de los suministros básicos, de una manera especial la tarifa eléctrica, y también los precios de los alimentos. Las condiciones de vida del pueblo se deterioran por días, aumenta la pobreza y la exclusión social; el paro lleva a familias enteras a situaciones desesperadas, mientras la banca sigue robando las viviendas de quienes no pueden hacer frente a las cuotas de sus hipotecas (más de 300.000 viviendas), al tiempo que aumentan sus beneficios escandalosos. El sector oligárquico sigue obteniendo beneficios multimillonarios, sobre la base de su posición en la cadena imperialista, a través del expolio de las economías de otros países (Telefónica, Endesa, BBVA, Repsol, etc.).

La monarquía es parte fundamental de la superestructura necesaria para sostener este sistema explotador y violento que, además, ha hecho de su participación en la guerra imperialista un factor que favorece su participación en la explotación de la clase obrera mundial, como estrategia necesaria para su acumulación de capital.

La restauración monárquica fue parte fundamental de la estrategia de recomposición del capitalismo español a la salida de la dictadura franquista. Bajo este paraguas la oligarquía española consiguió articular los consensos sociales necesarios que le han permitido su instalación dentro de la cadena imperialista mundial. También bajo este paraguas se dejaron impunes todos los crímenes del franquismo y del post-franquismo.

Por todo ello la lucha por los derechos de la clase obrera, la lucha por el socialismo y por el comunismo, es lucha contra la monarquía cómplice de tantos asesinatos, y de tanto robo y explotación a la clase obrera.

En el escenario de la crisis capitalista española la monarquía es la institución que -pretendiendo situarse por encima de unos y de otros-, juega un papel determinante para intervenir como recurso último y legitimador cuando otros mecanismos de represión y contención se muestran insuficientes.

Así la lucha por el socialismo y el comunismo es lucha contra la monarquía, como parte sustancial de la estructura superior de la dominación capitalista. La lucha por la república es también lucha por la justicia histórica; ante los crímenes que el capitalismo español realizó -para recomponer su dominación hegemónica-, en una etapa en la que el ascenso de la lucha obrera y popular por la emancipación lo puso contra las cuerdas. Pero la lucha por la república es también lucha por el socialismo, para que la forma republicana no se convierta en una estrategia de las clases dominantes para tratar de contener el avance del pueblo trabajador hacia su emancipación.

El PCPE llama a constituir un amplio bloque de unidad popular por la república y por el socialismo, que es la respuesta que hay que dar al capitalismo español en este momento histórico, para agrupar todas las fuerzas que impulsarán en este país el cambio social contra el capitalismo, y por la soberanía y autodeterminación de los pueblos que componen el estado español.

¡ABAJO LA MONARQUÍA!

¡MEMORIA Y REHABILITACIÓN DE LAS VÍCTIMAS!

¡LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS!

¡NO A LA GUERRA IMPERIALISTA!

¡BLOQUE DE UNIDAD POPULAR POR LA REPÚBLICA Y EL SOCIALISMO!

 

El poeta que murió para nacer

In Actualidad, Cultura, Efemérides on 6 octubre, 2010 at 0:01

victor1COLABORACIÓN


Víctor J. Rodríguez Calderón

La historia nos muestra que hay poetas que vivieron sin el oficio de vivir y por eso están muertos. Es decir, se hicieron esclavos de la belleza y se olvidaron del hombre.

Neruda mi amigo y maestro dijo: “Para nacer he nacido” y se hizo poeta. Libertó su imaginación para construir todo un basamento primordial con oficio humano orientado en el vivero de sus asociaciones y alimentando en el diario racimo de problemas que se debaten en nuestras sociedades.

Su poesía es liberadora, porque él le cantó al amor como gran romántico, como hombre, pero se hizo militante del drama de la vida, y de ahí que su literatura es contraria, es decir, aliteraria, se traspuso a su protocolo, rompió los cánones del código para responder a las leyes y estructuras de la realidad, no hizo historia, no, la vivió.

Ese hueco vacio que la modernidad suele marcar como mundo desarrollado y progresista, Neruda lo encontró como el diluvio, como la creación de un mundo regresivo a esa modalidad caótica, destructora, sin sentido. Rechazó su estilización y no se hizo cubridor de lo artificial y lo abstracto.

A 106 años de su natalicio y 37 de su partida, la humanidad le rinde homenaje al gran poeta Pablo Neruda.

Cuando partiste, ese día se escuchó tu voz encabezando el primer grito de protesta de tu pueblo, contra la felonía que se levantada y ese día se ratificó tu militancia “Yo no voy a morirme, porque ahora es que estoy naciendo, salgo hoy en este momento lleno de volcanes, con la multitud hacia la vida”.

Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, nació en Parral, Chile, el 12 de Julio de 1904, y se retiro de este mundo un lunes 23 de Septiembre al atardecer, cuando arriba sobre las colinas de Santiago, en su casa devastada por los militares que no respetaron su cadáver para allanarla y quemar libros y revistas.

Ciudadano de Chile y del mundo comprometido con las aspiraciones y demandas de los trabajadores y del pueblo, las de ayer y las de hoy. Neruda de Chile, rico en artistas y creadores como Violeta, Víctor Jara, Sergio Ortega, Patricio Bunster, Santos Chávez, como Gabriela Mistral, a quien Neruda conociera en Temuco. Se integraba al grupo universal de inmortales como su amigo el poeta español Federico García Lorca, asesinado por la dictadura franquista. Tomando posición durante la Guerra Civil española, establece su definición poética.

Neruda de amistades. Poeta del amor, de los pájaros, de la naturaleza. Amigo de la buena mesa. Amante de la vida y que convirtiera sus Memorias en un “Confieso que he vivido”.

Neruda hombre completo: poeta, militante, representante del pueblo, cumplió su palabra. Neruda cantor del amor, pero, como lo dije, también poeta intransigente, intérprete de los reclamos y luchas del pueblo.

De esas luchas centenarias como la de los hermanos mapuches, a quienes admiró y conoció bien en la Araucanía. Neruda estaría hoy apoyando la huelga de hambre de los comuneros mapuches.

Hoy, cuando conmocionan a Chile y al mundo el entierro en vida de los 33 mineros de la mina San José como resultado de la codicia empresarial amparada por la legislación y la institucionalidad oficial, resuenan las palabras de su Testamento del Canto General: “Dejo a los sindicatos del cobre, del carbón y del salitre mi casa junto al mar de Isla Negra. Quiero que allí reposen los maltratados hijos de mi patria…

Preguntareis por qué su poesía no nos habla del sueño, de las hojas, de los grandes volcanes de su país natal. Venid a ver la sangre por las calles del mundo…” Y como anticipándose, también acusa: “Generales traidores, mirad mi casa muerta, mirad España rota, venid a ver la sangre por las calles…Venid a Venezuela, Ecuador, Bolivia, para que conozcáis de cerca el imperio”.

Ese es su discurso escrito por allá en las lejanías del siglo pasado cuando se atrevió a señalar y a gritar con su voz “Yo Acuso”, cuando denunciaba la antidemocracia, no solamente de su país, sino del mundo, para ser perseguido y ocultarse en un exilio que lo hizo cruzar la cordillera.

Neruda fue parte del pueblo, tomó parte en la larga columna de los pobres y oprimidos para convocar a la felicidad colectiva, luchó y sostuvo en sus hombros una porción del dolor de todos los hombres. Porque la cultura es estéril, opaca y vacía, sino la compartimos, haciéndola pan de todas las mesas de la tierra.

Neruda muere para nacer, porque el viene de eliminar ese viejo concepto que existe del poeta y de la poesía. No pisar, no tocar. La poesía es un templo sagrado, el poeta es un sacerdote y su obra una reliquia contenida para el culto. Neruda maduró el tiempo moderno y demostró que la poesía es comunicación, es educación, es información es forjadora de conciencias libertarias, para buscar la justicia y la liberación de hombres y pueblos.


(*) El venezolano Víctor Rodríguez Calderón es politólogo, periodista, escritor, poeta, director de empresas y experto en Planeación de Organizaciones. Recomendamos su blog El Victoriano.


Dos años de organización y lucha

In Actualidad, Efemérides on 1 septiembre, 2010 at 0:01

Pedro Brenes

Quizá lo más reseñable de este segundo año de existencia de nuestro Partido, ha sido la elaboración y la puesta en práctica de la política de alianzas basada en los principios de unificación comunista y reagrupamiento de la izquierda anticapitalista. Principios sintetizados en nuestra consigna de “La Unidad es la Revolución“.

Cuando se cumplen dos años desde la fundación, en Septiembre de 2008, del PRCC, es indudable que la nueva política unitaria promovida, sobre todo, a partir de la publicación, en Octubre pasado, del artículo “Reagrupar las fuerzas de la izquierda” se ha ido extendiendo y ganando adeptos progresivamente, hasta convertirse hoy en la tendencia dominante y mayoritaria entre los hombres y mujeres que trabajan desde los partidos, los sindicatos y los movimientos sociales de la izquierda, por la superación del régimen explotador capitalista y de la opresión imperialista.

Sin embargo, como suele ocurrir con la aparición de nuevas ideas que rechazan los estereotipos y las rutinas para avanzar y responder a nuevos tiempos y nuevas condiciones de lucha, no faltaron los escépticos, ni los incrédulos, ni los indiferentes.

La primera batalla que hubo que librar para definir y delimitar ideológicamente el campo de la izquierda anticapitalista, se desarrolló en contra de la campaña del fascio-cubillismo insularista reaccionario, que pretendía, con sus “gloriosas” manifestaciones en demanda de la intervención de la ONU, arrastrar a los compañeros de la izquierda nacionalista (socialistas revolucionarios, sindicalistas, anarquistas y ecologistas) a una alianza basada en la supuesta “unidad de todos los patriotas” y al grito fascista de “¡Nada de lucha de clases!”.

Al desenmascarar y denunciar la maniobra insularista de “La Santa Alianza de ATI-El Día-Cubillo-Concepción” se logró el primer objetivo: aislar al fascismo independentista y frustrar y llevar al fracaso su empeño de conseguir aliados en el juego de la burguesía canaria, dependiente y chantajista, para la recomposición del Pacto Colonial Histórico con el imperialismo español.

Y, al mismo tiempo, salvar el honor de los diversos grupos de independentistas de izquierda que, después de un primer momento de desconcierto, supieron romper definitivamente los lazos con los lacayos del capitalismo y del imperialismo que intentan disfrazarse, en su despreciable y ridículo carnaval antipopular y anticomunista, de “Movimiento de Liberación Nacional”.

Libres del estigma cubillista, se abrió la posibilidad de contactar con los partidos, sindicatos y movimientos sociales que conforman la izquierda anticapitalista del Archipiélago y, fruto de esos contactos, se alcanzó el acuerdo de unidad de acción de los tres partidos comunistas de Canarias que, por primera vez, aparecieron unidos en la celebración del Primero de Mayo en Las Palmas.

También como consecuencia de la política unitaria, que se ha convertido en la corriente principal en el seno de la izquierda canaria, junto al Bloque Comunista han ido surgiendo otras iniciativas hacia la Unidad, como la propuesta de los partidos, sindicatos y asociaciones independentistas, que han lanzado la idea de organizar Comités Populares como órganos de la Resistencia frente a los recortes y los ajustes contra los derechos y los intereses de los trabajadores.

Y ahora, en el periodo de preparación de la Huelga General del 29 de Septiembre, cobra enorme importancia y significación la Plataforma Unitaria Sindical de Canarias que reúne a los grandes sindicatos UGT, Comisiones e Intersindical, junto a casi todos los colectivos, sectoriales o de empresa, que respaldan la unidad sindical contra los designios del gobierno de los banqueros y los monopolios, sometido a los dictados antiobreros y antipopulares del Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Todos estos acontecimientos, vistos en su conjunto, demuestran que la tendencia hacia la reagrupación de fuerzas y la creación de una alternativa unitaria de la izquierda anticapitalista para organizar y dirigir la Resistencia Popular contra la crisis, el paro, las reformas contra los derechos de los trabajadores y los recortes en las prestaciones sociales, los salarios y las pensiones, se ha consolidado definitivamente y se ha vuelto irreversible, en la medida en que la gran mayoría de los luchadores del pueblo han tomado conciencia de que la Unidad es el único camino y la única forma de enfrentarnos con posibilidades de éxito a la ofensiva de la patronal y los bancos.

Sin embargo, todavía persiste una minoría que se niega a admitir la necesidad, ante las nuevas circunstancias históricas, de abandonar los viejos hábitos y los métodos desfasados.

Algunos pretenden mantener, contra viento y marea, los reflejos del electoralismo vulgar y del más rancio sectarismo. Llegando, en algún caso, al extremo de pretender que los trabajadores sobre los que tienen influencia hagan de esquiroles en la Huelga General del 29 de Septiembre, pasándose, consciente o inconscientemente, con armas y bagajes al enemigo de clase y apoyando la política de la burguesía capitalista y la oligarquía financiera.

Pero estamos seguros que, como hemos hecho la mayoría de los partidos y sindicatos de la izquierda canaria, estos compañeros desorientados analizarán las nuevas condiciones, reflexionarán con seriedad y responsabilidad y llegarán obligatoriamente a la conclusión de que ya se acabaron los tiempos de los pequeños proyectos electoralistas y sectarios, que no tienen la menor posibilidad de éxito frente a los poderosos aparatos de los partidos de la derecha.

Y comprenderán que sólo la alianza de todos los grupos de la izquierda anticapitalista en un Frente de Resistencia Popular unitario, democrático y asambleario, dotado de un Programa Político antimonopolista y antiimperialista, puede levantar una alternativa revolucionaria capaz de enfrentarse al bloque de la derecha representado por el PP, el PSOE, CC y NC.


Vietnam como lección

In Actualidad, Efemérides, Historia on 31 agosto, 2010 at 0:00

Jerónimo Carrera
Presidente del Partido Comunista de Venezuela (PCV)


En estos ya muy próximos días, el 2 de septiembre, estará el pueblo de Vietnam celebrando junto con sus numerosos amigos de todos los demás países en todo el mundo, los 65 años de haber proclamado su independencia nacional. Un hecho histórico, que en la mayoría de casos de otros países luce como algo natural hasta para sus propios pueblos, bien puede decirse que en este caso de Vietnam sí tiene y mantendrá siempre una significación mundial.

Esa proclamación de independencia de un pueblo de los que acá sólo conocíamos con la denominación de Indochina, como parte del extenso mundo colonial entonces bajo la dominación de Francia, pasó prácticamente desapercibida aquí y en otros países como el nuestro, del mundo neocolonial controlado por Estados Unidos y bautizado en forma despectiva como el traspatio yanqui.

Recuerdo bien, en lo personal, que estando yo en Francia para el año 1946, por primera vez pude leer en la prensa el nombre de Vietnam, y luego con mayor énfasis lo escuché en Praga, el siguiente año, durante el Primer Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

Acá en nuestra Venezuela, sin embargo, fue en los años ’60 y con motivo de nuestros fallidos intentos de lucha armada, ya enfrentados los jóvenes comunistas y miristas -con las armas en la mano- a toda una gama de pitiyanquis encabezados por Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, cuando se empezó a hablar, bastante y elogiosamente, del caso de Vietnam.

En verdad el pueblo de Vietnam le ha brindado a la humanidad un extraordinario ejemplo de la más alta moral, en muchos sentidos, y valioso en especial para los revolucionarios, pero también para la gente de sentimientos patrióticos en general. Lo he escrito yo en otras ocasiones, la lección de ética que con sabiduría y sencillez nos ha legado Ho Chi Minh, el gran Tío Ho, en mi opinión es ya y será para siempre insuperable.

Veamos como explican hoy los propios vietnamitas aquella lucha suya. En un formidable libro de 906 páginas recién publicado allá lo encontramos: “El pueblo vietnamita comenzó la guerra contra la intervención yanqui para liberar el sur y unir a su nación (1954-1975) en condiciones internacionales muy complicadas. Los países socialistas, particularmente la Unión Soviética y China, estaban divididos y sostenían puntos de vista diferentes; el movimiento internacional comunista y de trabajadores se sumió en crisis, y el movimiento nacional de liberación estaba siendo debilitado por el neo-colonialismo.

Y se añade: “Vietnam libró las dos guerras de resistencia: desde 1945 a 1954 y desde 1954 hasta 1975. Durante ese periodo, la Guerra Fría reinaba a través del mundo.” Para luego agregar esto: “En esa lucha a vida y muerte, el pueblo vietnamita bajo la dirección del Partido Comunista, gradualmente logró su propia experiencia y alcanzó finalmente una victoria gloriosa. Varios factores contribuyeron a esta victoria. Entre ellos estuvo la sabia y visionaria conducción de Ho Chi Minh, quien creativamente aplicó una política independiente y propia en asuntos exteriores, y supo cómo manejar estas relaciones con tacto y prudentemente. Gracias a su conducción y la del Partido Comunista de Vietnam, lograron las guerras de resistencia de Vietnam gran apoyo y estímulo de la Unión Soviética, China y otros países socialistas, de países nacional-independientes, y de las fuerzas amantes de la paz y progresistas en el mundo, incluso de gentes de Francia y Estados Unidos.” (Mai Ly Quang, Viet Nam from past to future o sea Vietnam del pasado al futuro, de ediciones Thé Giói, editado en Vietnam, 1ª edición de 2007 en inglés). Huelgan comentarios, digo yo.


Muy breve P.S.- También por esta vía van mis condolencias a toda la querida familia de los Villegas, por la muerte reciente de María, la viuda del inolvidable camarada Cruz Villegas.—